Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
23 septiembre 2020 3 23 /09 /septiembre /2020 18:06
AUSENCIA DE GOBIERNO, ANARQUIA DE UN PUEBLO

Un país no puede avanzar cuando a sus habitantes les falta sentido común y la responsabilidad individual y social.

 

 

Un árbol seco que está en la acera enfrente de mi casa se inclina peligrosamente. Mi vivienda puede ser una de las afectadas en caso de que se caiga. El caso es que esto se ha convertido en un problema que debería resolver  la Alcaldía Libertador.

Recientemente una de mis vecinas se comunicó conmigo para que yo me encargase de resolver el problema llamando a unos hombres para  derribar el árbol.

La señora, por quien siento sincero aprecio, ya muy mayor, evidentemente no vislumbró lo irregular de su planteamiento. La situación presentaba varios problemas. Uno de ellos es que esas personas podían cobrar un dinero que yo no tenía, pero el otro era que en caso que se dañase la propiedad de uno de los vecinos durante el trabajo ¿quién era la persona a responder por esos daños? Sin duda la que encargó el trabajo.

Por otra parte, estas personas, que de forma individual vienen a realizar este tipo de trabajos, lo hacen sin las herramientas adecuadas. Y es que para realizar este tipo de tareas la alcaldía tiene que emitir unos permisos y los hombres responsables tienen a su disposición  un camión especial con escaleras.

Pero estos trabajadores que obran fuera de las regulaciones municipales, escalan con motosierra un árbol  de 14 metros sin ningún tipo de protección. Se cae del árbol el obrero y se mata: ¿quién es el responsable de esa muerte? La respuesta es la misma: el ciudadano que  encargó la tarea fuera de la legalidad. 

Pero la cierto es que el gobierno municipal actual parece no estar presente ni parece que los ciudadanos lo esperen. Ante su ausencia los vecinos buscan ellos mismos la solución sin darse cuenta de que incurren en una irregularidad grave.

Esto fue lo que hicieron mis vecinos. Llamaron a unos hombres para que realizasen el trabajo que le corresponde a la Alcaldía Libertador. Por supuesto, una de las casas resultó dañada: la mía.

Cuando reclamé, uno de los responsables de la contratación de los hombres que derribaron parte de las ramas del árbol, me dijo que eso me pasaba por ser poco “colaboradora” y además por ser “mala vecina”. No entiendo lo de poco “colaboradora. Supongo que se asume como poca “colaboración”  mi negativa a incurrir en una irregularidad.

Por otra parte, al decirme esto ¿está asumiendo que los hombres  ejecutaron el daño a mi propiedad a propósito porque no cedí ante la proposición que me realizaron? Sí es así, la situación es mucho más grave.

En el vecindario vive el familiar de un alto mando militar y una persona que fue concejal de la alcaldía. Adicionalmente en las cercanías tenemos también  un organismo de la Fuerzas Armadas que está custodiado por miembros de este cuerpo.  ¿No podrían ellos ayudar a los vecinos a que la situación se arreglase por la vía legal y no provocar que se  incurra en situaciones ilegales provocando daños a la propiedad de otros o una desgracia lamentable? ¿No es eso colaboración y deber cívico ciudadano?

El peligro del árbol no ha pasado. La situación del ahora tronco sin ramas es más peligrosa que antes. A esto hay que añadir que  las ramas han quedado en la vía pública,   entorpeciendo el paso peatonal y de vehículos. A nadie parece preocuparle este hecho.

¿Qué nos dice todo esto? Que a un país tan rico como Venezuela le falta un bien imprescindible sin el que no se puede avanzar: el sentido común y la responsabilidad individual y social. No hay civismo y algunos todavía creen que se pueden  llenar la boca con palabras como  “colaboración”. Muy grande les queda esa palabra. Y como no comprenden su significado, el resultado es que el país más rico de América Latina está sumido en la absoluta miseria. En Venezuela falta el recurso más importante: gente que tenga valores y que piense.

 

 

Compartir este post

Repost0
16 septiembre 2016 5 16 /09 /septiembre /2016 19:55

CUANDO UN “INTELECTUAL” MALTRATA “CIVILIZADAMENTE” A SU MUJER

Resultado de imagen para LA MUJER DE SU CASA

Hoy voy a contar una de estas historias de maltrato machista cotidianas, de esas que están cerca de nuestras casas. Es la historia de una amiga, colega de profesión.

Esta amiga descubrió nada más casarse que durante el período previo al matrimonio su marido había mostrado una cara que no era la real. Durante lapso de noviazgo alardeó de una generosidad y amplitud de miras que después no fue tal.

El hombre en cuestión era profesional universitario y compartía intereses con mi amiga: literatura, cine, filosofía… Supuestamente era un profesional moderno, letrado, culto, liberal a pesar de su fuerte influencia religiosa, que entendía y practicaba la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Hasta que la realidad cotidiana demostró lo contrario.

Las primeras  desavenencias aparecieron porque se empeñaba en cambiar la personalidad de mi amiga. Habiéndose casado con una mujer profesional independiente comenzó a exigirle menos dedicación a su trabajo. Descuidaba sus tareas del hogar, decía, a pesar de que en aquel momento tenían ayuda de una domestica a tiempo completo.

En este primer tiempo llegó a ponerla contra la espada y la pared: tenía que elegir entre él y su profesión. Un traslado de domicilio impidió que mi amiga eligiese. Me contó que en la disyuntiva lo tenía claro: su profesión. Quizás eso hubiese sido lo mejor que le podría haber pasado.

Pero el cambio de domicilio favoreció los objetivos del marido que vivió luchando contra la profesional que era. Llegó a contarme que en un intercambio de opiniones sobre su especialidad, la mandó a callar pues, le dijo, no sabía nada sobre el tema. Sorprendida le dijo: “tienes razón, soy profesional del sector, llevó doce años en el ejercicio de mi profesión, pero no sé nada del tema…tú que perteneces a otro ramo lo sabes todo".

En otra reunión, en este caso familiar, una de sus cuñadas  llegó a increparla de malas maneras porque estaba “perdiendo el tiempo” y desatendiendo a la familia al realizar unos cursos relacionados con su especialidad. No dijo nada. Para qué. Ante la ignorancia lo mejor era callar.

Los hijos nacieron, su cuidado era exigente, mi amiga fue abandonando el ejercicio de su profesión mientras su relación de pareja se deterioraba. ¿Cómo compartir con alguien a quien no le importaba, para quién sus deseos, gustos o anhelos no eran tomados en cuenta? Mi amiga se sentía ignorada. Su marido parecía que veía en ella a la doméstica, a la amante ocasional, pero no  a una compañera. Paulatinamente buscó refugio en aquello que más le gustaba: los libros y la escritura.

Pero su dedicación a los libros también le molestaba.  Este “moderno profesional” amante de la literatura, un “intelectual”, se mostraba contrario a que su mujer gastase dinero comprando libros porque “ocupaban demasiado espacio” en la casa y se gastaba demasiado. Parecía que el único fin de mi amiga  era servirlo.

Mientras los niños fueron pequeños vivió preocupada de atenderlos, deseando que él encontrase una mujer más acorde a sus gustos y finalmente rompiese el vínculo matrimonial. Ella no tenía tiempo para pensar en esa posibilidad. Pero eso no llegó a ocurrir.

Cuando sus hijos rozaban la adolescencia se enfrentó al hecho de que estaba conviviendo con una persona con la que ya no compartía nada. Seguir con un hombre  a quien  ella no le importaba, con el que ya nada la unía,  comenzó a ser un problema y decidió separarse.

Si en algún momento ella creyó que terminaban ahí los problemas se equivocó. La falta de respeto que demostró hacia ella, sus gustos, su formación, su profesión se manifestó nuevamente, pero en esta ocasión invadiendo su espacio privado y pretendiendo disponer de ella y sus posesiones como si siguiesen casados. Para ello comenzó a utilizar a los hijos.

Continuará…

 

Compartir este post

Repost0
16 septiembre 2016 5 16 /09 /septiembre /2016 14:30

 

AL FIN EL MALTRATO A LA MUJER ES NOTICIA

 

 

Hoy el feminicidio es noticia. Hoy el feminicidio escandaliza. Las redes sociales lo visibilizan. Los medios se hacen eco. Han pasado 1000 años para que esto ocurriese. ¡Al fin!

Este pasado 15 de septiembre Barbihijaputa comentaba en el diario.es, una agresión machista que pone los pelos de punta. Este era uno de los muchos casos que uno se puede encontrar a diario cerca de casa o, al fin, en las páginas de los periódicos.

Éste artículo no es para repetir la reflexión de la columnista que puede leerse en el siguiente  enlace: http://www.eldiario.es/zonacritica/. Este escrito es para hacer un poco de historia y recordar cómo comenzó el maltrato que sufre la mujer en todos los países de tradición cristiana.

 En la actualidad podemos observar estos hechos reseñados en los periódicos, pero en realidad los mismos fueron cotidianos a lo largo de los siglos sin que las instituciones legislasen para proteger a la mujer. Y la pregunta que cabría hacerse es ¿por qué?

En el Nuevo Testamento  se reseña cómo Jesús se interpuso entre los que querían lapidar a una mujer por adúltera: quien esté libre de culpa que tire la primera piedra (San Juan 8,7). ¿Verdad que nos es familiar? Este proverbio nos indica que entre las prédicas de Jesús estaba la de la igualdad entre hombres y mujeres, algo que no se contemplaba en el judaísmo.

Pero lo cierto es que está acción de defensa por parte de Jesús hacia una mujer no fue seguida a lo largo de los siglos por la institución que se creó en su nombre. Entre el 900 y el año 1000 la iglesia estaba en un proceso de reorganización: declaró que los frailes no podían casarse, que debían guardar castidad y decidió crear el rito de la unión matrimonial con una serie de normas entre las cuales estaba la indisolubilidad del vínculo.

La iglesia comenzó a ser especialmente estricta con la aristocracia en la persecución de aquellos que violaban las normas. Uno de los primeros  afectados por esta persecución fue el rey Felipe de Francia, casado con Berta de Frisia, madre del futuro Luís VI, que se unió en concubinato a Bertrade, del linaje de los señores de Monfort, casada con el conde de Anjou. A pesar de que Bertrade y el mismo Felipe ya estaban casados, celebraron sus nupcias pasando por alto este “detalle” y sin solicitar ninguno de los contrayentes la anulación de su anterior matrimonio o el divorcio.

Este hecho desató  una guerra entre el obispo de Chartres, Yves, y el propio y Felipe. Yves se dirigió al papa y obtuvo de éste varias cartas de amonestación, una circular a los prelados del reino prohibiendo coronar a Bertrade, una amonestación del obispo de Reims y la advertencia para el rey Felipe de que sería excomulgado si no abandonaba a Bertrade.

Pero lo cierto es que esta persecución no tenía otro objetivo que dejar patente las reglas eclesiásticas que regulaban las relaciones matrimoniales. Dada la indisolubilidad del matrimonio era mal visto que un hombre repudiase a la esposa y ahí comenzó el calvario de muchas mujeres que, en el mejor de los casos, eran recluidas por sus esposos en conventos, torres e incluso en instituciones para tratar enfermedades mentales. Como solía decir una amiga, no había el divorcio, pero existía el ahí te quedas.

Estaba mal visto que en estos casos la mujer se escapase, que regresase a su hogar, y estaba también mal visto que la familia la acogiese o cualquier otra persona. Las regulaciones eclesiásticas eran estrictas en este aspecto. La mujer debía cumplir con su sagrado deber aunque el obstinado del marido llegase a matarla como ocurrió en más de una oportunidad.

El medievalista George Duby cuenta uno de estos casos en “La mujer madre y la mal casada: percepción del matrimonio en el norte de Francia «circa» 1100”[1] . Godelive, hija de Heinfridus de Londefort, en el Boulonnais, caballero de Eustaquio de Boulogne fue solicitada en matrimonio  por el «poderoso» Bertolf,  uno de los oficiales del conde de Flandes en el distrito de Brujas. Una vez que los padres de Godelive aceptaron la petición, Bertolf cambió de opinión. Deseaba repudiar a la que ya era su esposa, pero las reglas eclesiásticas se lo impedían.

Con la ayuda de su familia Bertolf comenzó el maltrato para que la joven, que no pasaba más de los 14 años, violase el rito matrimonial abandonando el hogar. Pero si lo hacía estaría mal vista y aquella niña tuvo simplemente que resignarse a ser maltratada porque sus propios padres le negaron el auxilio necesario ya que las reglas de la iglesia eran estrictas en ese apartado.

Por tanto, Godelive sólo recibía asistencia de gente humilde que se compadecía de ella y le hacía llegar comida y agua para que no pasase hambre y calmase su sed. Ante la imposibilidad de deshacerse de su esposa, Bertolf tomó la decisión final: matarla, para de esa manera romper el vínculo al que la iglesia lo obligaba a estar sometido.

Esta historia ha llegado hasta nuestros días porque fue recogida por frailes benedictinos de uno de los monasterios del principado de Flandes, situado entre Boulogne y Brujas. La misma formaba parte de una serie de biografías que debían servir de ejemplo a otras mujeres. Godelive había cumplido con su deber, resistir el maltrato, convirtiéndose de esta manera en mártir por  “mandato divino”. Con ello había ganado la santidad. 

Pero la realidad es que Godelive fue el símbolo, la mujer que se convirtió en el instrumento por el que la iglesia comenzaba a someter a un hombre poderoso a sus designios, y con él a toda una sociedad. Godelive fue utilizada en la lucha por el poder entre hombres,  clérigos y laicos, y con ella  comenzó  el maltrato consentido a las mujeres que ha llegado hasta nuestros días. 

Por tanto, en los países de tradición cristiana se ha consentido la barbarie masculina y el maltrato a la mujer instigado por la iglesia. Las normas de la iglesia le ganaron la partida a la caridad, a la misericordia y a la buena educación. La mujer debía someterse pasase lo que pasase para que la iglesia pudiese conseguir sus objetivos.

De esta manera se creó un modelo de sociedad, un modelo de pareja, un modelo de mujer  y con todo ello se fomentó la misoginia, el machismo y la violencia que hoy en día observamos. La mujer fue despesonalizada, convertida en objeto...

Hoy el feminicidio es noticia. Hoy el feminicidio escandaliza. Las redes sociales lo visibilizan. Los medios se hacen eco. Han pasado 1000 años para que esto ocurriese. ¡Al fin!

 

 


[1] Duby, Geroge, «The Matron and the Mis-Married Woman: Percepdons of Marriage in Northern Francc "circa" 1100», Socialana'Ideas: Esiays in Honour of R.H. Hilton, ed. Aston, Coss, DyerandThirsk. Past and Prcsent Society, 1983.

 

Compartir este post

Repost0
31 agosto 2015 1 31 /08 /agosto /2015 12:46

¿Cómo vamos a imaginar si las imágenes siempre nos son dadas? Hoy el pensamiento unidimensional, con Herbert Marcuse, es distribuidos incansablemente por los medios, la publicidad y el marketing. Su discurso está poblado de supuestos que se autovalidan y que, re-producidos exponencialmente desde oligopolios a través de las pantallas, las tele-redes y el papel, devienen en preceptos.

 

“¿VAS A PODER SALIR DE VENEZUELA?”

 

 

    Con esta pregunta tan directa  me abordaba en las redes sociales este sábado una amiga que vive España. “¿Por qué no voy a poder hacerlo?”, le pregunté. Ya habíamos hablado en otras ocasiones de los problemas que existen para comprar  pasajes desde que las aerolíneas decidieron dejar Venezuela con el argumento de que el gobierno venezolano les debe mucho dinero. Así que dicha pregunta no me parecía pertinente. Yo consideraba que el tema estaba aclarado.
 
     Pero a continuación siguió preguntando:  “¿Viste la noticia?” “¿Cuál noticia?”, le pregunté. “Hay muchas”. Inmediatamente me mandó un enlace donde se informaba que el gobierno venezolano había suspendido el sellado de los pasaportes de ciudadanos venezolanos y extranjeros tanto para la  entrada como para salida del país.
 
    “Relacionado con el cierre de la frontera colombo−venezolana”, pensé nada más ver el titular. Hasta ahí todo normal. Ante la situación fronteriza con Colombia que se ha desatado en la última semana de agosto la información resultaba, sin leer más, lógica. Y efectivamente, en el primer párrafo se refería a la zona fronteriza con Colombia, en el Estado Táchira. Pero lo que me sorprendió es que en el segundo y tercer párrafo se daba una información confusa sobre el mismo cierre a través del aeropuerto internacional Simón Bolívar.
 
    El párrafo estaba redactado de forma farragosa  hecho que suele ser frecuente cuando la información no es fidedigna. El redactor no cuenta con datos que apoyen su exposición y la redacción se torna poco clara.  Pensé, “estamos  ante un caso de  manipulación”.
 
    Ante esta conclusión fui a la primera página de todos los periódicos nacionales. Una noticia  tan importante como esa ¡qué menos que ser el primer titular de los periódicos! Pero nada. No había ni una sola referencia  al tema.
 
   Me molesté con mi amiga y le mandé un mensaje. Supuse cómo le había llegado el enlace y le pedí por favor que la próxima vez verificase la información que llegase por esa vía.
 
   La verdad es que en esta semana no fue esta la única experiencia de desinformación con la que me topé. Ya el día anterior otra amiga,  en este caso una profesional sanitaria venezolana, me había dicho que había visto una noticia donde se afirmaba que iban a eliminar varios bancos privados y que se estaba realizando una migración de estas entidades a la banca  pública. Me pareció una locura. Indagué y ni siquiera encontré el medio en el que  decía haber visto la noticia.
 
   Sin duda, cada día es más evidente la manipulación que realizan ciertos medios de comunicación. A pesar de ello todavía un número importante de personas sigue siendo víctimas de este manejo poco inocente. Y lo más sorprendente es que no engañan a cualquiera. Muchos de los engañados son personas con capacidad para discernir, pero no lo hacen y me  pregunto ¿por qué? Aquí dejo un vídeo de la película El profesor. En esta parte que coloco se habla de lo importante que es aprender a leer para no ser manejados cual marionetas en un teatro de polichinelas.

 

Compartir este post

Repost0
21 agosto 2014 4 21 /08 /agosto /2014 03:52
MAL MOMENTO PARA ENFERMARSE

 

EL INFIERNO VENEZOLANO

 

 

Sigo en Venezuela. Vine hace cuatro años cuando mi padre se enfermó y aquí sigo. Ahora tengo a mi hermano enfermo; muy enfermo. Tiene cáncer de vejiga y en estos momentos lo están dializando. Lleva ya más de un mes en el Hospital Pérez Carreño del Seguro Social. Desde este hospital se puede percibir, claramente, cómo es el infierno venezolano.

 

Por ejemplo: es mal momento para enfermarse. Mi hermano está esperando que le realicen una nefrostomía. Pero no hay anestesia y las intervenciones quirúrgicas están paralizadas. De tal manera que tendrá que esperar.

 

Los usuarios del hospital, y los ciudadanos  comentan que la falta de anestesia en los hospitales no es nada nuevo. La falta de este insumo ya es habitual. La diferencia es que en los actuales momentos tampoco la tienen las clínicas privadas. La falta de divisas otorgadas por el gobierno  para la compra de los insumos necesarios en el área de salud, parece que ha generalizado a todo el sistema sanitario, incluido el privado, su carencia. El consuelo es que se ha conseguido la igualdad de condiciones entre los excluidos y los privilegiados, al menos en este apartado.

 

Mientras este descalabro de la falta de los insumos necesarios (tampoco hay catéteres y los familiares hemos tenido que dirigirnos a los comercios especializados para comprarlos, y faltan medicinas, por ejemplo, hipertensivos) mi hermano está siendo dializado en la misma unidad de diálisis que posee el hospital. Pero no le dan todas las horas necesarias y, por tanto, la diálisis no le está bajando la creatinina y ni la urea en sangre.

 

Por ello una doctora de la unidad de nefrología nos ha instado a buscar, con el mismo Seguro Social, otra unidad de diálisis: seguirá ingresado en el hospital pero tendrá que acudir a otra unidad para que le den las horas correspondientes. Todo ello teniendo el mismo hospital una unidad de diálisis y recibiendo este centro a pacientes deribados de otros centros. Si alguien quiere entender esta situación, por favor, pidan a dios que baje y lo explique porque  para un ciudadano normal resulta imposible de descifrar. Pero, para el que no lo sepa, este es el muy particular infierno venezolano.

Un paciente que necesita diálisis tiene que salir de un hospital con unidad de diálisis a otra unidad para que lo dialicen. Qué baje dios y lo entienda porque a los ciudadanos comunes se nos hace cuesta arriba.

Compartir este post

Repost0
10 septiembre 2013 2 10 /09 /septiembre /2013 00:58

INTERCAMBIO COMERCIAL Y MANUFACTURA

NO DEFINEN  AL CAPITALISMO

 

fenicios_barco.jpgfenicios_colonia.jpg000101060.png

En los dibujos: interior de un barco comercial fenicio con los distintos compartimentos dedicados a guardar las mercancías que después venderían al llegar a las colonias. Un puerto con el trasiego de mercancías y a continuación los distintos territorios o colonias que fueron ocupando los fenicios a lo largo del Mediterráneo, saliendo de Fenicia con sus grandes barcos.

 

“Mucha gente identifica el capitalismo con la existencia de los mercados e incluso de las empresas pero eso es un grave error. Ambos existieron desde mucho antes que el capitalismo y seguirán existiendo cuando desaparezca, aunque sí es cierto que en cada sistema económico funcionan con características y funciones diversas”.

Con este párrafo abría su artículo, “La economía, el capitalismo y la guerra”,  Juan Torres, profesor de economía en la Universidad de Sevilla, y miembro del  Consejo Científico de ATTAC España. Nunca una entrada de un artículo llegó tan a tiempo a mis manos. Este punto lo he estado rumiando hace ya algún tiempo dada la desinformación de la que hacen gala muchas personas  que me rodean y que detestan visceralmente  todo lo que refleje ideas socialistas (de sociales) y comunistas (de comunitarias).

Como bien dice el profesor Torres la actividad del intercambio comercial  es tan antigua como  los primeros asentamientos neolíticos y ya en tiempos de los cartagineses y de los fenicios el intercambio  por el mediterráneo era una actividad intensiva y extensiva.  Por esta razón Cártago[1] tenía dos grandes puertos, uno comercial y otro militar.Y en el caso de los fenicios que tenían que recorrer distancias mucho mayores, tenían ya establecidos a los largo del mediterráneo puertos que les servían de puntos de escala. 

En el puerto comercial cartaginés fondeaban los barcos  que en su mayoría importaban  garum, trigo, púrpura, marfil, oro, estaño y esclavos, además de piezas manufacturadas como vidrio o cerámicas, objetos de hierro o bronce y tejidos de las colonias y de las explotaciones agrícolas creadas en numerosos enclaves costeros a lo largo del Mediterráneo[2]. Y en el caso de los fenicios llegaron a desarrollar compañías de navegación. Una de estas compañías fue contratada por el rey persa Darío I en el siglo V a.C. (Ver en la Wikipedia Cártago y Fenicia)

Por tanto, si el intercambio comercial y la manufactura no tiene mucho que ver con el capitalismo, porque  son actividades humanas  previas al surgimiento de este sistema económico ¿qué es lo que realmente define al capitalismo? ¿Cuál es su característica principal si no es la manufactura ni el intercambio comercial?

Juan Torres lo aclara muy bien en su artículo: el rasgo distintivo del capitalismo es que  incorporó a la órbita del mercado recursos que antes se utilizaban fuera de él, como el tiempo de trabajo y la tierra. Antes se podía comprar o vender a las personas pero no se adquiría su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Por su parte  la tierra se conquistaba o transmitía pero no se intercambiaba en mercados como se hace en el capitalismo.

Este hecho, y el que más adelante se haya mercantilizado incluso hasta las expresiones más íntimas de la vida humana y social, hacen que el capitalismo se distinga por haber creado la sociedad de mercado. Y, por tanto, someter la vida social en su conjunto al afán de lucro.

Es la relación entre  los recursos humanos, como se conoce  al grupo de individuos  que “ofertan” su tiempo y trabajo en el mercado   laboral, y los empresarios, es lo que realmente caracteriza al sistema capitalista así como la compra y venta de la tierra. Y es aquí donde está el verdadero desacuerdo entre los dos sistemas que se oponen, el capitalismo y aquel que surgió tomando como base las teorías de Karl Marx. Este punto en concreto es el que se cuestiona. Dicho cuestionamiento se intensificó en los últimos años con la aparición del neoliberalismo en la década de los 80 y el progresivo deterioro del poder adquisitivo de la fuerza laboral.  Y es que el neoliberalismo profundizó las relaciones asimétricas del las relaciones del mercado de trabajo con el laboral y, además, perpetró una estafa legalizada por el mismo estado. En otro artículo  trataré este tema.



[1] Cártago fue durante mucho tiempo una ciudad más próspera y rica que Roma. Durante su mayor apogeo llegó a tener 400.000 habitantes, edificios de hasta seis y siete pisos de altura, un sistema de alcantarillado unificado y docenas de baños públicos.Los fenicios fueron uno de los primeros pueblos antiguos en tener un importante efecto sobre la historia del vino. A través del contacto y el comercio difundieron su conocimiento de la viticultura y la producción de vino y propagaron varias variedades antiguas de vid. Varios países  siguen elaborando variedades aptas para el mercado internacional, como el mismo territorio que ocuparon los fenicios, el Líbano, Argelia, Túnez, Egipto, Grecia, Italia, España y Portugal. Aunque pudieron ejercer un efecto indirecto en la expansión de la viticultura en  Francia , a menudo se confunden con los griegosfoceos, que fundaron la colonia viticultora de Massilla(Marsella) en el 600 a. C. y llevaron la producción de vino tierra adentro.

[2] En su apogeo Cártago fue la primera potencia económica y militar en el Mediterráneo occidental. En sus inicios, el territorio cartaginés comprendía sólo la ciudad y una pequeña área de unos 50 km². En el siglo VI a.C.  los cartaginenses fueron ocupando un territorio entre 30.000 y 50.000 km², que constituyó la base del Estado Cartaginés. Partiendo de esta área, que se suele denominar metropolitana, se expandieron para crear entre los siglos V y III a. C. un imperio mercantil marítimo, aprovechando las factorías y ciudades existentes fundadas por los fenicios, o estableciendo otras nuevas, en Hispania, Sicilia, Cerdeña, Ibiza y en el norte de África, consolidando además su poder sobre Numidia y Mauritania.

Compartir este post

Repost0
11 agosto 2013 7 11 /08 /agosto /2013 02:17

 

 

CUANDO EL “ÉXITO” ES TRAMPOSO

 

 

 

images-copia-5.jpgimages2.jpgejecutivos02.jpg

 

En estos días pasados tuve un intercambio de opiniones con una ex compañera de instituto en el cual discrepamos por tener puntos de vista diferentes sobre un mismo tema. Sin que venga a cuento mencionar el motivo de dicho intercambio de opiniones, si quiero referirme al momento en el que mi ex compañera, para aclarar un punto relativo a su persona dijo, literalmente: “…he sido exitosa profesionalmente”. Dicha frase, debo admitir, me arrancó un par de parpadeos y una leve, muy leve sonrisa.

Y es que eso de ser exitoso o exitosa reconozco que, personalmente, para mi tiene infinidad de matices. Desde muy pronto, y confieso que no tan pronto como hubiese deseado, comencé a ver las trampas que escondía el reconocido por la mayoría de la gente como “éxito”. Y es que el “éxito”, hoy como antaño, conlleva una trampa que es, en más de una ocasión, insalvable, puesto que en muchas oportunidades, diría yo demasiadas, provoca que en pos del “éxito” una persona pierda toda su vida.

Siempre he comparado a los “exitosos” ejecutivos de nuestro tiempo con los caballeros andantes de la Edad Media. Y ustedes se preguntarán qué relación tienen los unos con los otros para que yo realice semejante paralelismo. Y debo decirles que salvando las distancias de los siglos y las costumbres, considero que es claro que nuestros actuales ejecutivos suelen estar tan engañados como en su día lo fueron los caballeros andantes del Medioevo.  Y en ello, si es verdad, no hay mucho cambio. Me explico.

A los profesionales de nuestro tiempo,  ya sea través de los medios de comunicación o de la literatura de consumo rápido, se les inunda de publicidad sobre  las prebendas que conlleva ser “exitoso”. Claro, hay que especificar que pueden llegar a ser “exitosos” siempre y cuando cumplan a cabalidad con su rol de profesionales de “éxito”. Y he aquí el dilema: ¿en qué consiste dicho rol?

Antes de explicarlo, voy a aclarar que esta función que cumplen  nuestros medios de comunicación se me antoja muy similar a la que cumplían  los relatos de los trovadores durante la Edad Media que hablaban del fino amor entre un caballero y una dama. Dichos poemas solían encerrar en el nudo gordiano de su trama la promesa  de riquezas y el disfrute del amor con una bella y encumbrada dama; claro, siempre y cuando el caballero cumpliese con el objetivo de ser un “auténtico” caballero. Y de nuevo tenemos el dilema: ¿en qué consistía ser un “auténtico” caballero?[1]

Un auténtico caballero debía ser, antes que nada,  un siervo fiel; su fidelidad sería  “recompensada” por su señor. Debía dedicar su empeño, además a una mujer, que solía ser la esposa del señor, la dueña del castillo. A ella debía dedicar su empeño y sus desvelos porque un buen caballero era hombre de un solo amor. Y una mujer digna de ser amada y considerada una dama, debía exigir al hombre que la cortejase que cumpliese con los preceptos del fino amor y de la caballería.

La realidad, cuando uno lee los libros de historia, es que los caballeros se pasaban toda su vida en pos de la fama, la gloria, el honor y del amor de una dama, pero la triste realidad es que en la persecución de este “sueño” se consumía su vida. Y como bien recogen los que estudiaron las órdenes  de la  caballería,   entre ellos los medievalistas George Duby y su discípulo Jean Flori,  los que fueron recompensados por sus desvelos se cuentan con los dedos de una mano y sobran[2].

La mayoría de los caballeros llegaba a los cincuenta, si llegaban, en muy malas condiciones, muchas de las veces mutilados de algún miembro y teniendo que retirarse solos, pobres  y sin familia a un convento para pasar los últimos años de su vida.[3]El que mejor reflejó este triste destino fue un soldado de la corte de Felipe II, Miguel de Cervantes y Saavedra que sirvió al hermanastro del rey, Juan de Austria, y que se convirtió, posiblemente gracias a la lectura de los poemas caballerescos de Ludovico de Ariosto y Los Diálogos de amor de León Hebreo[4], en un convencido caballero andante[5].

Pero el caso es que, regresando a nuestra época, durante mi ejercicio como periodista me percaté que el rol de “exitoso” ejecutivo de una gran empresa de nuestro tiempo camuflaba bajo sus promesas de bienestar y reconocimiento social una trampa tremenda; conocí numerosos ejecutivos y ejecutivas, todos ellos profesionales “exitosos” cuya vida personal se había quedado truncada en el empeño. Su familia, y sus afectos, se habían quedado olvidados en el camino gracias a los sacrificios que debían realizar en pos del éxito: trabajar hasta tarde, incansablemente, sirviendo a la corporación y a la empresa, estando siempre dispuesto a viajar en caso necesario…etcétera, etcétera…

Y con estos etcéteras estos “exitosos” profesionales llegaban a una edad donde ya no eran necesarios y pasaban a ser relegados a un segundo término. Regresaban a casa, después de haber vivido una especie de viaje mediático, para enfrentarse con un esposo o una esposa, si todavía estaba en casa esperando, que ya era un o una desconocida, unos hijos que ya estaban independizados y que ya no necesitaban del padre o la madre exitosa. Y entonces, el hombre o la mujer de “éxito” se enfrentaba a su dura realidad: el fracaso de su proyecto personal, el único duradero y el único que dependía de ellos mismos. Y el antiguo “éxito” pasaba a ser un “éxito amargo” y la realidad pasaba a ser una “realidad de fracaso”. Por ello, tengan mucho cuidado con el “éxito” porque el “éxito” según se mire es tramposo, muy tramposo. Tras las promesas de "éxito" suelen estar los intereses de otros, los señores feudales en la Edad Media y las corporaciones en la Edad Moderna; ellos son los verdaderos exitosos, especialmente en convencer a otros de que persigan el "éxito" que termina siendo su "éxito".



[1] Cualquiera que revise los textos relativos a esta época se encontrará  que un caballero,  debía ser un miembro de una regimiento militar a las órdenes de un señor por obligación moral o por  imposición de una promesa a su dama.  Debía estar dispuesto a viajar  grandes distancias, ya sea persiguiendo un objetivo concreto o no, aceptando o provocando desafíos  resolviendo injusticias, a las que Don Quijote llama entuertos  y protegiendo a los desfavorecidos (doncellas, viudas y huérfanos).

 

[2] Uno de esos pocos caballeros que alcanzó hacerse rico y famoso fue Guillermo El Mariscal,  de origen normando como sus señores,  sirvió a cuatro  reyes del Imperio Angevino: Enrique II de Inglaterra, Ricardo Corazón de León, Juan Sin Tierra y Enrique III.

Guillermo el Mariscal llegó a ser un caballero exitoso entre otras  razones gracias a su longevidad; en una época donde la mayoría de las personas no pasaban de los cincuenta años, (de hecho su primer señor Enrique II muere a esa edad) él recibe su reconocimiento del sucesor de su primer señor, Ricardo Corazón de León cuando ya tenía medio siglo. Con este gesto el nuevo rey quería granjearse la fidelidad de aquel que tan fielmente había servido a su padre.

Y a los cincuenta años Guillermo el Mariscal recibió las tierras de una rica heredera de quince años que el rey le dio en matrimonio, junto con el título de conde. Guillermo el Mariscal apreció tanto las prendas que le dio Ricardo Corazón de León que se hizo acompañar por su mujer a todas partes. Murió a los 82 años en su cama en su compañía  y rodeado de su numerosa prole. Pero su caso no se repitió.

 

[3] La época de oro de estos caballeros fue durante lo que se conoce como el imperio Angevino, etapa en la que los normandos dominaban Inglaterra, entre el 1150 y el 1200. Bien entrado el siglo XIII en las novelas de caballería se lamenta que la época de los caballeros andantes haya quedado en el pasado recordando el siglo anterior como un siglo de oro para la caballería.


[4] Las reglas del amor cortés fueron codificadas por el muy influyente trabajo de Andreas Capellanus (Andrés el Capellán) titulado De Amore, a fines del siglo XII. Esta obra tiene una lista de  reglas tales como "El matrimonio no es una excusa real para no amar", "El que no es celoso no puede amar", "Nadie puede estar obligado por un doble amor" y "Cuando haces el amor público rara vez perdura". El libro de León Hebreo recoge estas mismas ideas pero tres siglos más tarde.

 

[5] Y este caballero andante, manco, envejecido, regresó a su tierra después de muchas vicisitudes y el premio que consiguió fue ser recaudador de impuestos, oficio que no llevaban precisamente de muy buen grado. Se casó con una heredera, pero añosa, y separado de ella, conviviendo con sus hermanas, que los chismes de la gente señalaban como mujeres de mal vivir, y cuyo honor  su hermano, caballero andante hasta las últimas consecuencias, defendió terminando por ello con los huesos en la cárcel.

Pero, sin amargura, sin hiel, como más tarde diría la mujer del poeta gaditano  Rafael Alberti , María Teresa León, en su libro El soldado que nos enseñó a hablar,  Miguel de Cervantes escribió Don Quijote; con humor, y burlándose, seguramente, de sus sueños de juventud. Envejecido, pobre, sin reconocimiento, tuvo al final de su vida la dicha de ver como su historia arrancaba carcajadas a todos los que la escuchaban del lector de turno. Su gloria estaba  destinada a ser póstuma y duradera, pero él autor del Quijote  nunca supo que sería así.

 

Compartir este post

Repost0
7 julio 2013 7 07 /07 /julio /2013 15:16

DIFERENCIA ENTRE OBTENER REGISTROS

Y ESCUCHAR CONVERSACIONES

 

9125418802_71d2fd4aca.jpg3981867077_05baf14fce.jpg

 

En estos días me bloquearon la cuenta en facebook. Durante unas horas permanecí  sin poder entrar a esta red social. El aviso que me daba era que posiblemente había tratado de publicar pornografía, exhortaciones terroristas u otras razones parecidas. En una de las ocasiones me preguntaron que intentaba publicar cuando me bloquearon. Se lo mandé: información sobre el caso del ex empleado de la CIA, Edward Snowden. 

La noticia que trataba de publicar era de RT, también conocida como Rusia Today, una cadena de televisión de noticias multilingüe que transmite en varios idiomas, entre ellos en inglés y español. Inmediatamente la red me hizo saber que podría acceder a mi muro en el transcurso de una setenta y dos horas. Y efectivamente así fue.  

Cuando pude acceder a mi caralibro me encontré con la sugerencia de ver una nueva página de noticias, en este caso de Estados Unidos, que se llama USA Hispanic.  Y fíjense ustedes, qué casualidad, que la página me sugería, así mismo, entrar en una información relacionada con  Snowden. Tras un antetítulo que lo precedía, Caballero Audaz  -que me deja la duda de si es en realidad el antetítulo o el seudónimo del que escribe- seguía el siguiente titular: “Snowden, el debate de fondo”.

Estoy acostumbrada, desde mi experiencia de periodista a este tipo de páginas que han terminado por provocarme aversión, especialmente por las contradicciones que encierran entre líneas y, por supuesto, en este sentido la que tenía para leer no me defraudó. Tras varios párrafos de lectura se llega a uno donde se comienza a tratar con cierta burla al presidente de Ecuador Rafael Correa con oraciones como las siguientes: “Menos mal que está Correa en Ecuador para volver a instaurar la justicia y la moralidad mundiales. ¡Qué haría el planeta sin él!”. 

Por la forma  de redactar imaginé que el escritor tenía que ser latino y si me enervó la forma como  hablaba de un presidente latinoamericano más me enervó que lo hiciese alguien de la región. Inmediatamente pienso: ¿acaso no es Estados Unidos el país que ha estado alardeando durante todo el siglo XX de ser el paladín de la justicia y la libertad? ¿Y no se merecía ese alarde unas palabras tan burlonas y despreciativas como las que se expresan aquí? Pero bueno. Dejémoslo así y sigamos.  

En los siguientes párrafos, tras tratar despectivamente el papel de Ecuador y  su presidente, comienzan a aparecer esas contradicciones entre líneas que tanto me han molestado desde mi experiencia como periodista. Primero explica el título ¿Cuál es el debate de fondo?  Y lo responde: cómo Estados Unidos entiende la libertad y cómo ésta se  percibe desde la óptica crítica hacia Estados Unidos tras el affaire de Snowden. Y dice textualmente: “por un lado defiende la libertad, y por otro vigila a sus ciudadanos”.

Pero en el siguiente párrafo aclara que está visión, propia de países como Cuba China, Ecuador, Venezuela, es errónea porque Estados Unidos no vigila a sus ciudadanos; tan sólo obtiene sus registros telefónicos, puertas adentro. Y aclara contundente: “Esto es muy diferente a escuchar conversaciones de los estadounidenses, frente a lo que hacen los países mencionados con quienes cuestionan su regímenes”. 

Menos mal, pienso yo, persona cuestionadora del régimen estadounidense. Palabras “tranquilizadoras”, sin duda,  que recibirán con “beneplácito” los miembros del movimiento Ocupa Wall Street. Tanto ellos como yo ya podemos dormir tranquilos. El Tío Sam no nos tiene en su mira.

Pero a continuación sigue diciendo que esto no es válido para los extranjeros; y pienso, mi gozo en un pozo. Tengo que salirme del conjunto nacional de Wall Street y colocarme en el de  los sospechosos.  Claro que dice que es para todo extranjero que resida en territorio estadounidense. ¡Debe ser ésta, sin duda, una invitación a vivir en Estados Unidos! Voy a preparar las maletas y mi pasaporte.

Pero lo cierto es que una vez más una información proveniente de un medio pro estadounidense tiene la virtud de mover mi cerebro es un estado de confusión notable. Y es que claro, mira por donde nosotros  pobres tontos de los que vivimos en países como Venezuela o Ecuador, que no comprendemos que “obtener los registros telefónicos, puertas adentro, es diferente a escuchar las conversaciones de los ciudadanos”.  ¿En que estaremos pensando? 

Debe ser que vivo en un mundo paralelo, como decía mi ex compañera de instituto María Fernanda Blanco Alonsdo en facebook,  y por eso no veo con claridad las virtudes que los "verdaderos" paladines de la libertad nos intentan inculcar. Sí estaba creyendo que  Snowden  es un luchador, un defensor de los derechos humanos, de la libertad y que en nombre de estos principios se está sacrificando él y su familia, va a ser que no ¡Qué equivocada ando!

 

Compartir este post

Repost0
18 mayo 2013 6 18 /05 /mayo /2013 00:38

 

¿CÓMO ANDAS DE PAPEL HIGIÉNICO?

 

6997068750_4ff91142d6.jpg       

 

Desde hace unos días esta es la pregunta del millón en mi facebook. Mis contactos, venezolanos y no venezolanos, me la han formulado de mil y una maneras. Al principio no entendía ¿papel higiénico? “Bien, tengo ¿por qué?” “Porque ha salido en las noticias que hay problemas de papel higiénico en Venezuela y que están importando cincuenta millones de rollos”.

A renglón seguido me dijeron que en Venezuela andábamos con la libreta de racionamiento y haciendo largas colas para comprar comida. Después del primer momento de perplejidad, logré preguntar ¿pero en dónde sale esa información? En los periódicos, contestan; en las noticias de España, en México, Chile…

Tranquilicé a mis contactos: no tengo problemas con el papel higiénico, tampoco hago largas colas, a pesar de que en todos los supermercados hay siempre mucha cola (y en los bancos, y en las farmacias, porque es lo que tiene una capital de cinco millones de habitantes, que hay que hacer cola para todo), pero yo compro al por mayor en donde lo hacen las pequeñas tiendas.

Esto quiere decir que tengo en mi casa de todo. Y me he acostumbrado tanto a esta dinámica de comprar cada mes y medio o dos meses  que mi preocupación es que cuando llegue a España no voy a contar con esta facilidad. Pero ¿escasez? No, siento desilusionar a los que nos quieren ver con una libreta de racionamiento, pero no sufro, ni conozco a nadie que sufra de escasez (conste que he preguntado profusamente sobre el tema).

El siguiente comentario que me han hecho, después de hablar sobre el racionamiento en Venezuela, es que Colombia es un país maravilloso, especialmente si lo comparamos con Venezuela. En mi cabeza no se forman más que interrogantes: si Colombia es un país maravilloso ¿por qué están los paramilitares colombianos, coloquialmente conocidos como paracos, cobrando vacuna (impuesto) en nuestra frontera a hacendados venezolanos?

Y si Colombia es un país maravilloso, donde todo funciona mejor que en Venezuela, ¿por qué tenemos a Venezuela llena de colombianos que están trabajando como buhoneros ya sea vendiendo medias (calcetines) en la calle, café, bollitos, comida, película pirateadas…? ¿No será porque Colombia no produce suficientes puestos de trabajo a pesar de ser un país industrioso y maravilloso? ¿No será por qué en Colombia no se pueden ganar la vida ni vendiendo medias en la calle?

Y para terminar: si Colombia es un país maravilloso, donde todo el mundo vive tan bien  y donde no hay libreta de racionamiento, como en Venezuela, ¿por qué salen y salen toneladas de comida de Venezuela por la frontera hacia  Colombia? Por no  mencionar el contrabando de gasolina.

Y si Venezuela es un país tan depauperado, y Colombia tan exuberante, ¿por qué los pueblos colombianos de la frontera se están muriendo de mengua desde que el bolívar se devaluó? Comercios que vivían de lo que compraban los venezolanos, por una moneda que favorecía a Colombia, cierran sus puertas, despiden empleados…

Menos mal que Colombia es un país de maravilla y Venezuela una nación depauperada, con libretas de racionamiento, porque a esta tierra depauperada y con libretas de racionamiento siguen llegando y llegando, haitianos, senegaleses, árabes… ¿Qué pasaría si estuviésemos muy bien y tuviésemos mucho petróleo? ¿Pensaría invadirnos Estados Unidos como a Irak o Libia?

Pero la marca Venezuela, para utilizar una palabra favorita de los peperos españoles,  está en decadencia según los medios internacionales y no tiene el problema de que USA la quiera invadir por su petróleo. Y miren por donde yo le veo la ventaja a todo esto, porque si siguen dando estas noticias de Venezuela lograrán que el país solucione un problema que tiene desde la década de los cuarenta del siglo XX: la afluencia masiva de emigrantes provenientes de todos los puntos cardinales del mundo que buscan tener un medio de vida que no encuentran en sus países. Pero según los medios internacionales ¿para qué van a venir a una Venezuela depauperada con libretas de racionamiento y sin un triste rollo de papel higiénico? Se me antoja que esta es la solución a la emigración ilegal. Y uno sin saberlo. El presidente Maduro debería tomar nota.

Compartir este post

Repost0
5 abril 2013 5 05 /04 /abril /2013 01:59

Esencia de mujer narra la historia de la relación entre un oficial del ejército retirado, que sufre de ceguera, y un joven estudiante que le sirve de lazarillo en la gran ciudad de Nueva York. Además del Oscar al mejor actor a Al Pacino, obtuvo otras nominaciones, como mejor película y mejor director. En este vídeo se puede apreciar el excelente discurso final de la película.

 

 

LOS PADRES INSTRUIMOS HASTA SIN INTENCIÓN 

 

 

Cuando se tienen hijos y se piensa en el futuro que se les quiere dar,  los mejores propósitos acuden a nuestra mente. Los padres solemos desear que nuestros hijos superen las deficiencias o carencias que poseemos en determinados apartados. Esto fue lo que nos ocurrió a mi marido y a mí con los nuestros. En cierta medida, desde que nacieron nuestros pasos, como pareja, eran medidos en función de su bienestar.

Recuerdo en alguna ocasión estar barajando la posibilidad de salir a cenar fuera. Pero también recuerdo como en esos momentos nuestra mirada bajó hasta llegar a nuestro primogénito, en una primera época, y después hasta los dos, y pensar en todo lo que significaba salir con ellos: el subir y bajar el cochecito del auto, imaginar controlar a dos pequeños en el restaurant    y, con la decisión tomada, recuerdo como elevamos  la mirada   hasta cruzarla y decir al unísono: ¡mejor encargamos comida china!

De tal manera que nuestros fines de semana se llenaron, durante los primeros años de nuestros hijos, de sesiones caseras de cine, comida china o pizza, lectura y música. Mis hijos crecieron escuchando mucha música, especialmente clásica, que era la que le gustaba a su padre. Aunque también, siguiendo su gusto, las melodías de  Juaquín Sabina sonaban de fondo algunas veces y otras Andaluces de Jaén  o Libertad sin ira, e incluso diversos grupos latinoamericanos, alguno de moda en su momento como el grupo de bachata Aventura o el venezolano Ali Primera con su canción Casas de cartón.

Por mi parte, añadía al ambiente musical Cómo curar un corazón herido de los Bee Gees o  No es una carga, es mi hermano de Los Hollies   que se mezclaban con O son do ar del grupo gallego Luar na Lubre,  O bruxo da montaña  de Milladoiro o Orinoco flow de Enya. Pero lo cierto es que, en general, su cultura musical nunca fue una preocupación porque  a esto se  añadía  que ambos estudiaron un instrumento y entre los familiares, el que más o el que menos, tiene actitudes naturales y,  ya sea por formación autodidacta o formal,  muchos de ellos tocan alguno, hecho que ayudó a  crear un entorno propicio para el desarrollo de esta faceta.

Personalmente me preocupé  en estimular su curiosidad científica pues siendo sus padres humanistas sentía que cargábamos excesivamente el peso hacia esta área. Por ello, dentro de mi limitada formación  en el área de ciencias  traté de despertar su interés por las matemáticas y, muy especialmente por el mundo de  la física. Para ello me vino muy bien la serie Start Trek: la nueva generación, pues yo había visto Start Trek: la serie original en blanco y negro. 

Estas sesiones compartidas, viendo la popular serie, estaban  acompañadas por  conversaciones sobre temas cómo la expansión del universo, la velocidad de la luz, los agujeros negros, las estrellas enanas, los soles rojos, el número de  galaxias…etc. De esta forma surgían comentarios alrededor de la teoría de la relatividad, la velocidad de la luz, la posibilidad de la tele transportación…

Tengo que confesar que precisamente por el fuerte carácter humanista de nuestro hogar, nunca me preocupó, personalmente, crear en ellos el hábito de la lectura por cuanto sabía que el ejemplo era más que suficiente, como así fue. A pesar de esto quise que mis hijos disfrutasen de los libros que había leído en mi niñez lo que significó, en muchas ocasiones, la búsqueda activa por librerías y ferias del libro de ciertos ejemplares que ya no se encontraban. Esta actividad  creó momentos de disfrute conjunto en la propia búsqueda de los libros, disfrute que  se prolongaban cuando el libro había sido conseguido  y era leído.

Sin embargo, siendo muy cinéfilos mi marido y yo, tampoco nos preocupamos especialmente por  cultivar su gusto por el cine. E incluso nuestras sesiones de cine casero las reservábamos exclusivamente para los dos. Sin embargo, llegó un momento que nuestro hijo mayor, primero de tres años, luego cuatro o cinco, quiso compartir ese rato con nosotros: ¿me puedo quedar con ustedes? recuerdo que fue su pregunta la primera vez. La respuesta no se hizo esperar: su padre y yo hicimos sitio en el sofá, en medio de los dos, y lo acurrucamos a nuestro lado de tal manera que sus piececitos  quedaron en las piernas de su padre y su cabeza recostada en mis brazos. Tengo en la memoria el gesto de arroparlo con una manta suave  pensando que nuestro pequeño se quedaría dormido mientras su padre le acariciaba sus pies desnudos.

Evoco en alguna ocasión mirar para él con la finalidad de ver si ya había cerrado los ojos y de si ya dormía. Y también rememoro ver, con asombro, como permanecía con las manos bajo su mandíbula y con los ojitos muy abiertos. Parecía estar muy interesado en la película de turno ¿Qué entenderá de lo que ve? pensé en su momento, pues la mayoría de los filmes  me parecían complejos para un pequeño de su edad.

Ahora, con 20 años, ya en la universidad estudiando medicina, en otra urbe, lejos de su casa, con fines de semana libres en solitario, me cuenta que recordó aquellas películas que los padres veíamos en nuestras sesiones de cine. De tal manera que las ha retomado una a una, muchas de ellas de estreno en su día y otras rescatadas de la filmoteca por sus progenitores. Y ahora las rescata él a su vez y las vuelve a ver: Esencia de mujer, con Al Pacino, El indomable Will Huntig, con Robin Willians y Matt Damon,  Educando a Rita con Michael Caine y Julie Walters, La leyenda del pianista en el oceáno con Tim Roth,  Un león de invierno en sus dos versiones, la primera de 1968 dirigida por Anthony Harvey con Peter O´toole y Katharine y Herpburn y la segunda del director Andrei Konchalovsky, Horizontes de Grandeza dirigida por Willian Wyler con  Gregory Peck  y Charleston Heston , El Golpe con Paul Newman y Robert Redford entre muchas otras.

Este entretenimiento cinéfilo lo comparte desde la distancia con su hermano, comentando y muchas veces volviendo a ver las películas, reflexionando sobre el mensaje que transmiten, la estructura y el diálogo. Y me doy cuenta de que los padres instruimos hasta cuando no lo hacemos intencionadamente. Qué gratificante ver que, en este caso, ha sido para bien y que este hecho les ha dado a mis hijos otra dimensión de la vida de la cual también disfrutar.

Compartir este post

Repost0