Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
16 marzo 2013 6 16 /03 /marzo /2013 20:06

LA VIOLENCIA QUE AZOTA A VENEZUELA

SE COMBATE HUMANIZANDO EL  ENTORNO SOCIAL

 

cdi-ibis-pino-copia-1.jpg         Pie-diabetico1-615x468.jpg

En las fotos se puede apreciar la entrada del CDI Ibis Pino de Sierra Maestra, en el 23 de enero y el quirófano donde los doctores realizan las curas a los pies de los pacientes diabéticos.   

 

Ilustre Señora:

 

Me dirijo a usted con la finalidad de hacerle saber lo beneficioso que está siendo la Consulta del pie diabético, que su ministerio tiene implementado en la capital de Caracas, para mi anciana madre, quien padece una úlcera por insuficiencia venosa en uno de sus tobillos.

Después de haber permanecido varios años en el extranjero tuve que regresar al país para encargarme de mi madre tras sufrir mi padre un ACV. Venía con todas las aprehensiones que poseía sobre el sistema de salud público venezolano. Como periodista, me tocó en su día cubrir crisis hospitalaria, y tengo que decir que mis aprehensiones tenían un buen fundamento dadas las numerosas denuncias realizadas por usuarios y profesionales de la medicina que oportunamente recabé y publiqué en el vespertino El Mundo a finales de la década de los años ochenta.

Para mí ha sido, sin embargo,  una muy agradable sorpresa ver la respuesta que ha dado su ministerio  a la necesidad  de asistencia sanitaria de la población más desfavorecida e incluso, a la de la clase media. La presencia de los Centros de Diagnóstico Integral, CDIS, y la  respuesta que dan a las necesidades sanitarias de la  población venezolana van en dirección, entiendo, de dinamitar esa inhumanidad que  rodea a ese estatus quo propiciado, en parte, por el crecimiento de la medicina privada que ha convertido la salud de los venezolanos en un producto más de lucro.

La Consulta del pie diabético me parece especialmente beneficiosa por la carga de humanidad que conlleva. A él acuden personas que corren el riesgo de perder sus miembros inferiores, en un marco además, de gran dolor físico ocasionado por las mismas úlceras. El esfuerzo humano y material que se realiza para  atender a esta población hay que valorarlo más allá de su costo material pues el mismo alcanza cuotas de humanización en la atención al paciente que son sumamente beneficiosas  para la comunidad en general.

Soy consciente de  que la violencia que azota nuestro país, en el ámbito de la delincuencia común, no se combate sólo con más efectivos policiales en la calle o mayor represión. Se combate también humanizando nuestro entorno social y desde el Poder irradiando humanidad a través de iniciativas que hagan sentir a las personas que su bienestar es el eje fundamental a través del cual se toman las decisiones políticas.

Este eje debe ser, sin duda, y a mi entender, el instrumento a través del cual deben girar el resto de toma de decisiones. Y mi favorable impresión es que la Consulta del pie diabético y la atención integral a través de los CDIS giran en torno a este eje. Por ello mi calurosa enhorabuena por esta exitosa acción y desde esta humilde carta de usuaria agradecida le insto a seguir y a profundizar en este itinerario cuyos resultados serán, sin duda, a corto y a largo plazo, altamente beneficiosos para el conjunto de la sociedad venezolana.

Por otra parte, me permito remitirle la dirección de algunos artículo de mi blog donde recojo mi experiencia e impresiones  sobre la Consulta del pié diabético como usuaria, como ciudadana  y profesional del periodismo, con conciencia  y responsabilidad ética de dar a conocer los aspectos valiosos de un programa de salud como al que hago referencia y que posee un significativo  compromiso con el enfermo diabético, con su familia y el entorno social.

 Por medio de esta serie de artículos paso a reseñar los beneficios individuales para el enfermo, y los sociales para la comunidad, que yo, personalmente, he apreciado; los comentarios de los usuarios que he podido recoger y, en conjunto, mi impresión general sobre esta acción concreta con el objetivo de darlo a conocer tanto a mis allegados como a todos los que tengan a bien leerme. También deseo señora ministra que estos humildes trabajos la estimulen a usted, a su equipo y, en general, a su gobierno para que  sigan en esta senda.

Los artículos en mi blog son los siguientes: Médicos cubanos en Venezuela y Mundos paralelos en la Venezuela de Chávez.

Sin más a que hacer referencia, y reiterando nuevamente mi agradecimiento, me despido de usted.

 

Lic. Mercedes Fuentes.  

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Situación venezolana
Comenta este artículo
15 marzo 2013 5 15 /03 /marzo /2013 16:00

 

CUANDO LA HISTORIA SE CONJUGA EN GERUNDIO

 


 

En estos días vino a mis recuerdos la película El Gatopardo, realizada  en 1963  y dirigida por el director Luchino Visconti. La misma está  basada en la novela del mismo nombre, del autor Giuseppe Tomasi di Lampedusa. En su elenco incluye un amplio plantel de actores de renombre internacional como el estadounidense Burt Lancaster,  el francés Alain Delon y  la italiana Claudia Cardinale.

La vi por primera en mi época de estudiante universitaria en Venezuela, a principio de los años 80, en una de esas salas que en aquel momento se autodenominaban de Arte y ensayo y donde se solían retrasmitir películas inolvidables de otras épocas. Solían incluir ciclos de cine que a veces eran dedicados a un país o a un director concreto.

No recuerdo en qué sala vi El Gatopardo, pero sí recuerdo la impresión que me dejó este filme en concreto.  El largometraje muestra la vida de Don Fabrizio, príncipe de Salina  y de su familia, la cual se ve alterada al ser Sicilia invadida por las tropas de Garibaldi. Como consecuencia de esto, todos van a refugiarse en la casa de campo que la familia tiene en Donnafugatta. Hasta el lugar se desplazan, además de la mujer del príncipe y sus tres hijos, el joven Alfonso Tancredi, el sobrino predilecto de Don Fabrizio.

El conflicto comienza  cuando  el príncipe Don Fabrizio Salina (Lancaster), se disgusta  con su sobrino Alfonso (Delon), debido a que éste decide unirse a la causa de la República. Don Fabricio es el  aristócrata que sabe que el fin de su clase no está lejos, y se rehúsa a reaccionar, ya sea manteniendo o incrementando su fortuna, o reconstruyendo una nueva y naciente Italia. No obstante, como el líder de su linaje y como cabeza de familia,  busca el bienestar y la supervivencia de los suyos. Por tanto,  se asocia con el adinerado alcalde, Paolo Stoppa, al que considera un “burgués vulgar” que ha amasado una cuantiosa y vil fortuna.

El personaje del príncipe es  el único consciente de lo que está pasando y de que el ocaso de su clase se aproxima. Sin embargo, mientras rechaza cargos políticos, pues ya no tiene aspiraciones, ni ilusiones, ni esperanzas, porque en el derrumbe de la sociedad que le rodea le deja  un constante pesimismo y cansancio, se sobrepone en medio de su  melancolía, para que los más jóvenes tengan lo que ya él no puede: cabida en un mundo que se renueva con la revolución.

La interpretación de Lancaster,  una de las mejores que se recuerde, con su rostro grave, gastado, cansado, seco, es la imagen de la resignación de la madurez, que presenta  un cansancio doble: el de la edad, de lo que ha pasado y vivido, y el de lo que está por venir, pues como nadie, entiende y lamenta el nuevo porvenir; es él, melancólico, el símbolo de una generación que debe dejar lugar a la nueva.

La floreciente juventud que llega está representada por la jovencísima Claudia Cardinale, Angélica,  la hija del alcalde cuya inocencia la hacen colindar por momentos con la vulgaridad no acorde con la pompa de la aristocracia; y el jovencísimo Alain Delon, Alfonso Tancredi, sobrino del príncipe  quien  la desposará a pesar de su carencia en prestancia aristocrática que se ve compensada por el hecho de ser heredera de una gran fortuna.

Tanto Tomasi di Lampedusa, autor de la obra original,  como Luchino Visconti, el director del filme, no   presentan a  don Fabrizio como el oportunista que sacrifica sus principios morales en pro de sus intereses de clase, sino como un digno perdedor, al que la derrota le empuja a hipotecar su pasado aun a costa de mezclarse con quienes, en tiempos pretéritos, nunca habría confraternizado.

La película es toda una obra de ingeniería técnico-artística, caracterizada por una impecable escenografía que cuida del más mínimo detalle. La alternancia de imágenes estáticas y dinámicas constituyen una síntesis plástica de las bellas artes, que confluyen en un parsimonioso baile de 45 minutos, epitafio de una clase social que se despide de sí misma. Asimismo, sobre todas la imágenes de la película  planea la decadencia.

Y dirán ustedes: ¿a qué vino ese recuerdo en este principio del 2013? Viene a que en esta Venezuela en la que recalé a principio del 2011 los tiempos cambian como en la Italia de Garibaldi. En la actualidad, como entonces, la sociedad venezolana se ve sacudida por transformaciones constantes y una nueva clase, surgida al calor de la revolución bolivariana,  domina en el país latinoamericano mientras la antigua, la de los blancos criollos, de indiscutible preeminencia en el período de la Cuarta República, ve como sus posibilidades se quedan en el pasado a pesar de la muerte de un líder de masas como ha sido el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías. No es lo mismo, leer la historia que vivirla. Y el actual momento de Venezuela es historia pura en progreso.  La historia en Venezuela, en este momento, se conjuga en gerundio.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés cultural
Comenta este artículo
8 marzo 2013 5 08 /03 /marzo /2013 15:42

EL ESTADO PATERNALISTA

 

 banco-latino.jpg  images-copia-4.jpg  crisisb3.gif

 

En estos días me hacía eco de la publicación en twitter de la página de Erich Honecker, el que fue  jefe de estado de la República Democrática Alemana entre 1976 y 1989, y que murió en Santiago de Chile en 1994. Los que llevan su página en Twitter publicaron lo siguiente: “Chávez compraba votos de los venezolanos pobres con trabajo y vivienda digna. Yo voto a los que me los quitan, porque soy europeo y listo”.

Un amigo comentó: los ranchos siguieron creciendo. Sin duda esto es un dato totalmente irrefutable. Pero, sin embargo, en los dos años que llevo en Venezuela he visto, con perplejidad, como  la construcción de viviendas de interés social se ha convertido en una actividad prácticamente de carácter casi masivo.

De tal manera que le respondí: como se nota que no has estado en Caracas o Maiquetía últimamente; la avenida Bolívar, de lado a lado, está llena de edificios de la Misión Vivienda, lo mismo ocurre en Bellas Artes, Avenida Libertador, Andrés Bello, entrada de San Benardino, Avenida Nueva Granada, San Agustín del Sur y del Norte, Quinta Crespo, Avenida Baralt...y en Maiquetía, cuando vas para Naiguatá llega un momento que pasas por una línea continua de este tipo de viviendas...sin contar Ciudad Fuerte Tiuna,  Guarenas, Guatire...en el estado Nueva Esparta (isla Margarita)...

Mi información hizo que se integrasen  a los comentarios otros venezolanos y uno de ellos decía: “(…) es verdad que este proceso político le ha dado al pueblo, marginado por muchos años, lo necesario para vivir ....eso es innegable....pero este proyecto paternalista basado en el modelo anacrónico cubano también ha dañado nuestra nación ..... no podemos surgir hacia una nación libre y próspera mientras estamos esperando que “papa gobierno” nos solucione todo...”.

 Mi respuesta a esta intervención fue: (…) la clase media venezolana(…) crítica con este "estado paternalista" no es crítica,  sin embargo, con la ingente cantidad de recursos económicos que el gobierno le dio, en su día, a los bancos para "rescatarlos". Y, por cierto, tampoco se preocupa por querer saber si ese dinero fue devuelto, si ese dinero fue invertido en el país o salió fuera... ni tampoco parece preocuparse por la forma cómo llegó a esa situación el sistema financiero venezolano ¿Por qué esa preocupación por lo que se "gasta" en los pobres y esa nula crítica a lo que se dio a los bancos? ¿No será que la clase media venezolana tiene una visión "parcializada" de la realidad por, justamente, falta de información?

Y es que en las últimas décadas en Venezuela se han producido las dos más importantes crisis financieras que se han registrado a nivel mundial. Voy a referirme a una de las más importantes, la de enero de 1994, la primera de ellas. En aquel momento el segundo banco en importancia del país -el Banco Latino- salió del sistema  financiero  por lo que pareció en principio un problema circunstancial de liquidez. Como en un efecto dominó, otros bancos, grandes y pequeños, empezaron a sufrir las consecuencias de lo que ya se perfilaba como una crisis de "insolvencia estructural" que se extendía por todo el sector financiero venezolano.

En realidad de que algo pasaba en los bancos venezolanos se intuyó años antes, desde el mismo momento en que el público comenzó a recibir intereses por sus ahorros de hasta un 80% en diferentes instrumentos financieros. Mientras, el problema crecía silenciosamente, muchos venezolanos llegaron a vender su vivienda principal, dividían el dinero en varias instituciones financieras y planificaban un cómodo futuro "viviendo de las rentas" que les generaban los generosos beneficios.

Pero el caso es que la bomba de tiempo que era el sistema financiero venezolano estalló finalmente y afectó a un tercio de la población, a casi la mitad de las instituciones financieras y el costó para el estado venezolano se elevó al 10% del PIB (Producto Interno Bruto). Como resultado de este rescate ese año el PIB del país cerró con una caída del 3,3% y millones de personas terminaron con sus fondos congelados en la banca intervenida.

Los economistas que analizaron la situación indicaron que antes del  crash se había registrado  una falta de control sobre la banca y, como consecuencia,  una actitud irresponsable y delictiva por parte de los banqueros que, según Luis Fernando Egaña, ministro de Comunicación del presidente Rafael Caldera, al frente de la magistratura en aquel momento, “en muchos casos dejaron a un lado su función fundamental de intermediación financiera para convertirse en instrumento de negocios con mucha osadía,  comprometiendo con su conducta los recursos del sistema financiero venezolano".

Según Egaña los sistemas de vigilancia del estado no detectaron, o no prestaron suficiente atención, a algunas malas prácticas bancarias, como la de contratar préstamos con sectores conexos: los banqueros se prestaban dinero a sí mismos. A esto hay que añadir que se  registró una combinación peligrosa e insana entre sectores políticos y sectores financieros que ayudó a crear aquella burbuja debido a que en parte los recursos se desviaban a actividades de los propios accionistas y directivos de las instituciones financieras. Muchas de estas actividades eran altamente riesgosas.

El rescate se realizó, además, en un marco  económico muy malo para el país por la caída del precio del crudo en el mercado internacional (llegó a cotizarse en US$ 8). Todo ello provocó que se  agudizara una inédita inestabilidad política que ya había empezado en 1989 con el estallido social conocido como el Caracazo, reacción de la población ante las medidas impuestas por el FMI durante el inicio del segundo mandato de Carlos Andrés Pérez.

Tras el crash, y la intervención estatal,  el sistema financiero estaba saneado a los 18 meses y a los 36 muchas de las entidades intervenidas, y nacionalizadas, fueron privatizadas nuevamente. Por todo esto hoy en día me sorprende escuchar a los venezolanos criticar al estado “paternalista” por su actitud de ayuda a los más desfavorecidos, al mismo tiempo que no escucho que ningún ciudadano critique la actuación “paternalista” del estado que auxilió a los bancos durante una de las peores crisis que, por concepto de ingresos,  sufrió el país.

La clase media venezolana ni siquiera se pregunta si aquel dinero fue recuperado, que por suepuesto, no lo fue. Les da igual que los ingresos por concepto del petróleo, patrimonio de todos, hayan terminado subsanando una conducta delictiva de los dueños y los altos dirigentes de los bancos en un momento en que la población estaba sufriendo las consecuencias de la baja de ingresos procedente de la venta del petróleo y por el pago de intereses de una cuantiosa deuda externa.

¡Qué diferente esta clase media venezolana, por ejemplo, con la clase media de los  países del sur de Europa! Mientras la clase media de Venezuela se desentiende de las necesidades de los más desfavorecidos de su entorno,  las clases medias europeas, en un gesto de lucidez sin precedentes, reclaman solidaridad para los más afectados por la crisis y castigo para los que la causaron. Cuidar la cohesión social de un país trae sus efectos favorables. No en vano durante el siglo XX esta sociedad consiguió conquistar un bienestar para la mayoría nunca antes visto. Esperemos que no lo pierdan y , al mismo tiempo, esperemos que la clase media venezolana despierte de su largo letargo y tome conciencia de que el bienestar general y común forma parte de su bienestar.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Situación venezolana
Comenta este artículo
6 marzo 2013 3 06 /03 /marzo /2013 23:15

¿A QUIÉN ESCUCHARÁ DIOS?

 

 

172359.jpg 172396.jpg 172362.jpg

 

 

Ha muerto el presidente Hugo Chávez Frías. Ha muerto el hombre venezolano que le puso un pie de tranca en la puerta de Venezuela a los intereses de las grandes corporaciones y  las trasnacionales y, en general, a los intereses privados foráneos en Venezuela. En el país que él gobernó no había resquicio para la injerencia de los poderes económicos en las decisiones políticas. El poder económico ha tenido que someterse al aparato del estado venezolano  y acatar sus decisiones.

El presidente Hugo Chávez no se dejó deslumbrar ni seducir por los faustos del poder; asumió lo que era: un hombre mestizo, salido del mundo pobre y marginal de  la Venezuela actual. Y lo hizo con orgullo y dignidad. Esto es en concreto lo que se desprende de sus desplantes a Bush (en el libro Chávez sin uniforme,  Cristina Marcano y Alberto Barrera cuentan como el ex presidente de USA lo invitó a una reunión a la cual jamás asistió)  o de su reacción frente al planteamiento que el mismo Aznar le hizo cuando le dijo que Venezuela era un país digno de estar entre los invitados al Club  Bildelberg: ¿Y Haití no? Pues no le interesaba.

Presumió, desde su Aló presidente de niño pobre, el arañero, el que vendía arañas, y logró que todo un pueblo se identificase con él. Podía presumir de pobre, pues aquel niño pobre que un día anduvo descalzo porque no tenía zapatos que ponerse, llegó a la primera magistratura de su país y desafió a los más poderosos hombres del mundo. ¿Quién puede decir lo mismo? Muy pocos.

Tras él quedan hombres y mujeres llorando. Como Rocío, una buhonera ecuatoriana que tiene muy claro quién es ella y quien era “su comandante” como ella lo llamaba. “Yo voy a votar por mi comandante señora Mary, porque mi comandante está con los pobres. ¿Qué hace una mujer insignificante como yo votando a un Radonski a quien los de mi clase no le importan ni poco ni mucho? Yo voy  a votar a un hombre que sabe lo que es ser pobre, que piensa en los pobres, no a un niño de cuna que se lo han dado todo y no sabe lo que es pasar trabajos”.

Mientras escuchaba a Rocío pensaba: ¿y estos son los que la clase media señala como ignorantes por votar a Chávez? ¿Quiénes son en esta historia los ignorantes? ¿No serán los que “ignoran”, nunca mejor dicho, la realidad ajena?  

Cuando se conoció el resultado de las elecciones generales celebradas el 7 de octubre del 2012, al día siguiente, pasé felicitando a todos los que me habían confesado que  eran afines al comandante y estos fueron algunos de los comentarios que me hicieron: hemos votado porque sigan los cubanos en Venezuela, hemos votado por los Pedeval y los Mercal, hemos votado porque los viejecitos sigan recibiendo las pensiones, hemos votado por la Fundafarmacia donde se venden las medicinas más baratas, por la Misión Vivienda, por Negra Hipolita…

Sé, porque ellos mismos me lo han dicho, que todos ellos rezaron a su diosito en el cielo porque su presidente comandante recuperase la salud. Pero también sé que muchos de la clase media opositora rezaron porque el mismo presidente comandante desapareciese, la forma no la especificaron. Querían que dejase el poder. En esta Venezuela que tanto se invoca a dios, yo me pregunto ¿a quién escuchó ese dios? Ahora la misma gente que rezó pidiendo por su salud, rezan pidiendo que los proteja, que siga cobijando su proyecto revolucionario. Ahora si no tengo datos, pero me imagino que la clase media opositora va a rezar por lo contrario. ¿A quién escuchará dios esta vez?   

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Situación venezolana
Comenta este artículo
28 febrero 2013 4 28 /02 /febrero /2013 01:48

NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER

 

 

      

Hace unos días atrás el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aceptó, ante la opinión pública, que el bipartidismo en España se está hundiendo en aguas más gélidas que las albergaron al Titanic en su día.  Y ello lo hizo en su forma muy particular de ver y enfrentar los acontecimientos: simplemente anunció que si el bipartidismo se hundía, España se convertiría en el paraíso de “partidos estrafalarios”.

Más de uno, entre los que me encuentro, se quedó en Babia, con la boca un tanto entreabierta y preguntándose qué es lo que el señor Rajoy entiende por “partidos estrafalarios”. La respuesta no puede ser más nítida: para el señor Rajoy,  el PP y el PSOE “no son partidos estrafalarios” y por tanto, en ellos debemos ver todo aquello que es deseable en un partido.

Sin duda al registrador de la propiedad  que gobierna España le parece idóneo un partido que paga a sus líderes en sobres; que lleva una contabilidad en B; que mantiene como ministros a personas sospechosas de estar en tramas corruptas; que incumple su programa electoral y hace alarde de ello con el eufemismo de que “ha cumplido con su deber”. Este orden de la situación le parece el ideal, aunque a los ciudadanos españoles, a los que se supone que representa, repudien dicho orden. Tal parece decirnos: ustedes no están para pensar; están para obedecer. Para pensar estoy yo y los que me rodean. Un alarde de prepotencia sacada de contexto- espacio tiempo que no retrotrae a un pasado tan oscuro como el de la Edad Media.

A partir de aquí se puede entender que él y los miembros de su gobierno acometan tareas como las de privatizar la sanidad pública, recortar en educación, mandar a las fuerzas de seguridad del estado a desahuciar ancianas, mujeres cabezas de familias mono parentales en paro con hijos pequeños a cargo,  mientras defienden los intereses de los bancos y le inyectan raudales de dinero en su arcas vacías. Todo ello sin inmutarse. Con una frialdad espeluznante. ¿Cómo obrarían si Merkel les dijese que condujesen a los pacíficos ciudadanos de España a los campos de exterminio? Seguramente con la misma calma impasible del que piensa y siente que está cumpliendo con su deber. Así lo hicieron los que ejecutaron las órdenes de Hitler.

Ante todo esto no se puede llegar más que a una conclusión: los valores cívicos de la ciudadanía están totalmente enfrentados con los valores cívicos del gobierno y de todos sus miembros. Y en esta situación, en la medida que las instituciones del estado  están   imbuidas de los valores opuestos a los de la ciudadanía, en esa misma medida, estas instituciones no cumplen su función que es la de representar a los ciudadanos. De ahí que los manifestantes griten que estas instituciones, y los que en ellas se encuentran,  “no les representan”.

No cabe duda de que los ciudadanos tienen muy claro cuál es el papel de los políticos y el de las instituciones del estado: la de servir a los ciudadanos. Pero en tanto y en cuanto los representantes electos en las urnas se oponen y enfrentan tratando de desvirtuar las protestas de los electores, desconociendo su descontento y desacuerdo, en esa misma medida demuestran que no tienen nada claro cuál es su papel; o sufren de un trastorno de desfase en le ejecución de su rol como decía hace algunos meses el cómico español Wyoming: no se han  enterado de que no son los putos amos, sino los administradores. Y como administradores tienen que rendir cuentas ante los que se manifiestan.

Esta es, precisamente,  una de las exigencias que hacen las mareas que recorren el territorio español cuando piden mayor democracia con listas abiertas,  transparencia de las instituciones y sus representantes, plebiscitos y referéndums vinculantes. Y es que hoy en día está claro que las instituciones del Estado, que debían estar al servicio de los ciudadanos, están secuestradas por intereses espurios e inconfesables. Por bastardos sin conciencia.

No queda duda de que el presidente del gobierno español, los ministros de estado, la delegada de gobierno, los alcaldes y concejales de los diferentes municipios, los presidentes y consejeros de las comunidades autónomas, no tienen nada claro a quien se deben, punto elemental, como elemental es el ABC. Y es que el ABC es de sentido común, pero no hay un sentido menos común que el sentido común; o en otras palabras, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Pero claro, tanto sobre va y viene la nebulosa que cayó sobre los ojos de estos señores del PP ha sido de órdago… y es que los sobres, tienen, no cabe duda, su enjundia en esta oscura historia de desubicación y despersonalización.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
16 febrero 2013 6 16 /02 /febrero /2013 22:56

REENCUENTRO

        356_30874824143_5452_n.jpg  356_30874839143_6613_n.jpg

En las fotos, la primera desde la izquierda, en las instalaciones de IBM de Venezuela acompañada de diversos gerentes de la empresa y el director de Computerworld Venezuela a mediados de los años ochenta, Kalman Von Vajna Nagy. En la segunda fotografía con los periodistas asistentes al primer seminario sobre computación que  ofreció  IBM a los profesionales de la prensa. En la foto, representando a la revista de economía para la cual trabajaba en ese momento, coincidí con el corrector de estilo de Computerworld, Nicanor Pérez, uno de los presentes en este reencuentro del 2013, y dos compañeros de carrera, Diógenes Mayol y Marisa Díaz, organizadora del evento por IBM. En la foto el ponente Carlos Padrón, que hoy en día tiene su propio blog.

A veces el destino trae a nuestra vida eventos que transforman nuestra trayectoria. Esto es lo que pensé en estas fiestas de carnavales. Después de veinte años, casi toda la plantilla de redacción del periódico Computerworld Venezuela nos reunimos alrededor de una paella preparada por uno de los compañeros. El  reencuentro fue propicio para que evocase cómo comencé a trabajar en esta publicación de la cadena International Data Group (IDG). Y lo cierto es que todo fue el resultado de un juego de azar; de esos juegos de azar de los que somos partícipes sin darnos cuenta.

Recuerdo que apenas hacía cuatro años que había finalizado los estudios de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. En ese momento desempeñaba el cargo de redactor jefe  de una revista de economía y estaba barajando la posibilidad de inscribirme en un máster de computación, por aquello de que el  profesional que no dominase dicha materia se quedaría descolgado de las nuevas tecnologías y  pasaría a ser un analfabeto tecnológico en el marco de los años que estaban por venir.

Un día, leyendo el periódico, en horas del mediodía, tropecé con un anuncio donde se solicitaba un periodista con conocimientos de computación. Recuerdo que asumí que sería difícil encontrar un profesional con tales características y estaba en el proceso de pasar la página cuando un detalle me hizo recapacitar: el anuncio hacía hincapié en que el periodista debía pertenecer al género masculino.

Y fue esta acotación la que me hizo detenerme y, con manifiesto enfado, marcar el número que se daba para contestar al anuncio. Y aquí comenzó el juego de azar. En aquel momento se me antojaba inadmisible leer semejante demostración pública de discriminación profesional hacia la población femenina. Fue tal mi indignación que no reparé en la hora que era: la del receso para comer en una jornada laboral partida. Por tanto, era lógico suponer que no habría nadie en la oficina para responder al teléfono. Pero, sorpresivamente, estaba el director de la publicación que solía escoger los momentos de soledad, cuando las oficinas que quedaban vacías, para trabajar. Tras el primer saludo espeté:

-  Estoy llamando por el anuncio que aparece en el periódico donde solicitan un periodista con conocimientos de computación. Y quiero saber si la condición de caballero es indispensable para optar al puesto, pues está claro que no tengo dicho requisito y quiero presentar mi candidatura al mismo.

Al otro lado del teléfono la persona que contestó guardó unos segundos de silencio y a continuación dijo:

-   No. No es indispensable, pero dígame: ¿tiene conocimientos de la materia a tratar?

No. Por supuesto que no  –contesté- Pero ¿tiene usted confianza en encontrar un periodista masculino con dichos conocimientos?

-    La verdad es que no –contestó la voz que me atendió.

-  Pues ya ve: el posible periodista hombre y yo, periodista mujer, estamos en igualdad de condiciones. Por ello considero que debería darme la oportunidad de presentarme.

De esta manera fue que conseguí la entrevista de trabajo para el puesto. En todo momento me conduje animada por la certidumbre de enfrentarme a un claro caso de discriminación laboral por razones de género. Por tanto, el día acordado acudí con mi currículum debajo del brazo pisando fuerte y decidida a defender el  derecho de las mujeres a no ser discriminadas laboralmente.

Una vez delante del entrevistador, un ex empleado de IBM de Venezuela, de origen húngaro,  de carácter recio, me colocó en la tesitura  de responder a la interrogante  de  cómo podía asegurarle que sería capaz de hacerme cargo de la publicación sin saber nada de la materia que trataba. "Lo único que  le puedo asegurar –dije en aquel momento- es que en aquellos  trabajos en los que he estado, sin previo conocimiento de la materia, éste ha sido un problema resuelto en un plazo no mayor a tres meses".

El que más tarde sería mi jefe, me informó en ese momento que tras revisar todos los currículos recibidos  saldría para  Alaska a una reunión de directivos de IDG donde se trataría la problemática de conseguir periodistas idóneos. A su regreso fui llamada para una segunda entrevista. En ella me  comentó lo tratado en dicha reunión: la posibilidad de conseguir un periodista con conocimientos de computación era tarea imposible; ni en Venezuela, ni en Alemania, Estados Unidos o cualquier otro país del mundo era un objetivo fácil de alcanzar.

Ante esta dificultad las publicaciones habían acudido, en un primer momento,  a la idea de colocar a un ingeniero con conocimientos de informática ejerciendo el papel de periodista; pero esta solución no había funcionado. La experiencia demostró que era preferible un periodista sin conocimientos de computación, antes que un ingeniero del área sin conocimientos de periodismo.

Tras varios años de  ensayo y error, en diferentes países del mundo, IDG se había percatado que los periodistas que venían de cubrir la fuente de economía habían resultado ser los más idóneos para dicha tarea. Por tanto, el perfil recomendado para cubrir esta fuente era el de un periodista con experiencia en economía. Y el que sería mi jefe me dijo que de todos los currículos el mío reunía  el requisito exigido.

De esta forma, por accidente, comencé una nueva experiencia laboral que me marcó para el resto de mi vida, además de que hizo las veces,  en la práctica, del deseado máster. Pasar por Computerworld Venezuela fue el mejor máster en informática que nunca pude haber hecho. Además el equipo de trabajo era excelente y los logros alcanzados todavía nos llenan de orgullo a aquellos que estuvimos presentes en dicha etapa. Y eso se nota hasta en los lazos de aprecio mutuo de los profesionales de aquella plantilla. Quizás por ello estos carnavales pudimos decir, como la novela de Alejandro Dumas, veinte años después.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Personal
Comenta este artículo
9 febrero 2013 6 09 /02 /febrero /2013 23:48

LA CORRUPCIÓN ES INHERENTE

E INDISOLUBLE AL SISTEMA CAPITALISTA

 

  staford-hospital.jpg     1360352819_extras_portadilla_0.jpg

 

En estos días he estado viendo la segunda temporada de la serie de los Tudor, que como bien es conocido trata sobre la vida y matrimonio de Enrique VIII con su segunda esposa Ana Bolena. Enrique VIII fue un rey que, sin duda, marcó el destino de la Inglaterra que hoy en día conocemos. Un destino que fue definido en medio de  la lucha de poder, la vanidad y la barbarie de la que se hacía ostentación en aquella época; lucha de poder, vanidad y barbarie que ya creíamos desparecidas de la vieja Europa.

Sin embargo, la realidad cotidiana se encarga de mostrarnos que esto no es así. Esta es la sensación que hoy en día tienen los ciudadanos europeos, en mayor o menor medida, cuando ven cómo, por ejemplo, en Inglaterra se desata un escándalo con la gerencia privada de los hospitales públicos. O en el caso de España, cuando un joven de  36 años se suicida porque al final el banco con el que tenía una hipoteca no ha aceptado la dación en pago de su piso y se quedaba debiendo aún, tras entregar el inmueble, veintidós mil euros.

En el primer caso acontece que los británicos se han indignado, con razón, cuando  la prensa publicó los datos de un informe oficial en el cual se destaca que, en un solo hospital de la red sanitaria de ese país, el de Stafford, la falta de atención y la negligencia han provocado unas mil doscientas muertes innecesarias entre los años 2005 y 2009.

El texto oficial, de más de dos mil páginas, “describe de manera exhaustiva fallos espantosos y graves negligencias en el trato dado a los pacientes y a sus familias por parte del personal auxiliar. La lista de barbaridades incluye actuaciones como permitir a los enfermos beber agua de los jarrones de flores y que se dejase que las recepcionistas tomaran decisiones sobre sus tratamientos”. Pero, lo que es más importante, y más grave: rubrica que la dirección del hospital ignoró las señales de alarma porque en todo momento colocó  los intereses corporativos y el control de los costes por encima de la seguridad de los pacientes.

En el informe se identifica claramente al culpable: la cultura del National Health Service (NHS) “que mira por el negocio y no por los pacientes”, tal como lo expresó el periodista  Randeep Ramesh  del periódico  The Guardian: “Se denuncia una cultura inspirada en la ideología de los dirigentes empresariales, en la que éstos ven el vaso medio lleno, cuando en realidad está vacío. Porque la baja calidad que ponía en riesgo a los pacientes era tolerada y existía una cultura institucional que daba más importancia a la información positiva sobre el servicio que la información que podía ser una causa de preocupación”.

Y claro, al leer esto, la pregunta que uno se hace es: ¿qué esperaban las autoridades británicas cuando entregaron a la gestión privada la gerencia de los hospitales públicos? ¿Acaso esperaban que los gerentes beneficiarios colocasen  la seguridad de los pacientes por encima de los intereses empresariales?  ¿Acaso esperaban que la ideología empresarial mirase más por los pacientes que por el negocio? ¿Tan ingenuos son? Yo no lo creo ni tampoco imagino que los indignados británicos lo puedan creer. Sin duda los políticos británicos, encabezados por la señora Thatcher en su día, creyeron lo que quisieron creer: aquello que beneficiaba los intereses de su partido, los de ellos mismos y sus amigos. Lo mismo que está haciendo actualmente en España  el señor Rajoy, la señora Aguirre , la señora Cospedal y el resto de sus compañeros del PP. Exactamente lo mismo.

Y hasta resulta ridículo  que un  compungido  primer ministro, David Cameron, salga a la palestra a pedir perdón a los británicos por los desmanes ocurridos en el servicio público de salud, como si con eso se arreglase algo. Y a continuación  todavía tiene la desfachatez de prometer que otros cinco hospitales serán investigados tan minuciosamente como el de Stafford como si ese trabajo no fuese una obligación en lugar de una opción. El diario The Independent  citó a  los hospitales sospechosos de los mismos delitos:  Colchester, Tameside, Blackpool, Basildon y Lancashire. Por su parte el The Telegrahp ya avanzó  que en esos cinco centros se habrían producido otras tres mil muertes innecesarias por culpa de las mismas malas prácticas sanitarias señalas por el informe redactado sobre el Stafford.

Mientras en territorio español el gobierno encabezado por el señor Mariano Rajoy  mira para otro lado en tanto los ciudadanos se ven obligados no sólo ya a dejar su casa, sino además a quedar como deudores de unos bancos que se comportan como los usureros de la Edad Media cuya imagen degradada, y que hasta hace poco creía extremadamente deformada, ha llegado hasta nuestros días. Si en algún momento se tuvo dudas sobre la certeza de esta imagen o de este adjetivo, el de usureros,  que les fue dado en aquel tiempo, creo que con las actuales prácticas que se observan, no queda la menor atisbo de incertidumbre de lo merecido que lo tenían. Si así se comportan en el siglo XXI estos prestamistas no quiero saber como lo hacían en los siglos que  precedieron al XX.

Y es que pareciese que estos tiempos que vivimos fuesen desarrollados a propósito para aclarar aquellas visiones del pasado que parecían oscuras, borrosas, tales como los desmanes de la ambición desmedida que se presenta, por ejemplo en la familia Bolena. Esa ambición los lleva a luchar por llegar hasta la cumbre del poder de su tiempo como tan bien refleja la serie de los Tudor: la corte, al lado del rey.  De la misma manera que los políticos, banqueros y  gerentes financieros en los tiempos actuales luchan por conseguir el mismo objetivo sin que los detenga ningún tipo de impedimento. Ser un triunfador es lo que está bien visto, no importa a qué precio.

Y ahí tenemos a todos los representantes de la política europea, de todos los signos y de todos los estamentos; las Margaret Thatcher, los Bush, los Mariano Rajoy, las Merkel, los David Cameron, el Berlusconi… todos ellos entregados  a los poderes fácticos de nuestro tiempo, los amos del mundo…para ello no importa si se prostituyen como tampoco les concernía a los padres de las damas de la reina cuando el monarca las reclamaba como amantes. Por ello, buscando encumbrarse, los políticos actuales no dudan en dejarse comprar por  las familias más acaudaladas de sus países, ya sea en Europa o Estados Unidos. Pero además, como someterse a los designios de los poderosos nacionales es poca cosa,  lo hacen también a los extranjeros. Una vez en el terreno de la prostitución ya no hay cortapisas que les detengan.

De ahí que tengamos  a una Esperanza Aguirre infantilmente emocionada cuando fue invitada a una de las reuniones de Club Bildeberg;  o que nos encontremos con el hecho de que la alcaldesa Rita Barberá se deje "cortejar" por el lado oscuro de El  Bigotes de forma pueril con regalos tan simples, pero costosos, como un bolso louis vuittoni.   Ninguna de estas señoras tiene la más mínima idea de lo que es la dignidad y por ello se venden como mercancía de saldo. Pero el poder es el poder y ya soplan vientos de cambio que pueden llevar a que estos señores terminen como los hermanos Bolena: con la cabeza rodando por el cadalso. Porque eso, no cabe duda, sucederá tarde o temprano. Y el hacha o la espada que la hará rodar será misma a la que han servido. Porque el poder ya ha demostrado, más de una vez, como termina pagando.

Pero antes de que esto suceda, los que ruedan, nunca mejor dicho, son los cuerpos y cabezas de personas inocentes que están pagando el fraude que el estamento financiero mundial ha perpetrado contra la ciudadanía con el apoyo y la anuencia de estos corruptos sin distinción de nacionalidades. Y es que si antes la corrupción estaba señalada como característica  indisoluble de los países del tercer mundo, especialmente de los países del continente Africano y Centro y Suramericano, hoy en día, en los albores del siglo XXI, ha quedado claro que ningún país, ni Canadá ni Estados Unidos o cualquier otro de la vieja Europa, se libran de esta maldición: son tan putrefactos como aquellos que antes señalaban. Pero como bien apuntan los analistas de este fraude, que no crisis, la corrupción es inherente e indisoluble al sistema capitalista que vivimos y dicha corrupción es universal.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
27 enero 2013 7 27 /01 /enero /2013 17:11

 

EL ANTISEMITISMO COMO RESPUESTA ANTE

UN EJERCICIO DESMEDIDO DE PODER

 

  the-Rothschilds-lived-here.jpgrockefeller davidlehman-brothers.jpggoldman-sachs  

 

 

 

 

 

 

En estos días salió en la prensa internacional el tira y afloja entre Twitter y un tribunal francés  para que ayude a identificar a los autores de unos mensajes antisemitas que fueron distribuidos por esta red social.  En dicha noticia se añadía que si sus directivos se negaban a suministrar esta información la empresa se enfrentaría a multas de 1.000 euros al día,  ello debido a que la autoridades francesas están en la tesitura  de combatir los mensajes racistas y extremistas que sean publicados de forma individual en la redes sociales.

Como respuesta a esta noticia uno de mis amigos de Facebook escribió en su muro: ¿Son los mensajes referidos a Goldman Sachs, a Lehman Brothers? Es cosa de afinar el oído para no escribir ni denunciar con letra gorda… y a continuación publicaba la dirección de la web que daba la noticia, en este caso el diario español el ABC. Al leer el mensaje le pregunté a  su autor:  “¿Qué quieres decir con: son los mensajes referidos a Goldman Sachs, a Lehman Brothers?”.

Mi amigo contesto: “Quiero decir que ese presunto antisemitismo puede ser una interpretación sesgada de las críticas dirigidas a los superpoderes financieros,  en manos de lobbys  judíos. No se trata, por tanto, de un antisemitismo racial, de estirpe neonazi, como da a entender la noticia del ABC  a partir de la sentencia del tribunal francés, sino de la denuncia de una élite dominante que, "casualmente" coincide con una minoría étnica. La denuncia de la oligarquía no tiene por qué identificarse con el prejuicio racial. Sería manipulación informativa y distracción de las razones de fondo”.

Y efectivamente, mi amigo estaba dando en el clavo. Las dos entidades financieras mencionadas, Goldman Sachs[1] y Lehman Brothers, han sido las artífices de la actual crisis global, pero no sólo eso, son además las que están manejando los hilos de la supuesta “salida de la crisis”  a través de sus ex empleados: Mario Draghi[2], actual presidente del Banco Central Europeo, Mario Monti[3], ahora frente al gobierno de Italia, en su momento  Lucas Papademos[4] (el dirigente Griego que asumió el gobierno tras la dimisión de Papandreu). Y en el caso de España el actual ministro de economía, Luis de Guindos,  ex empleado de Lehman Brothers.

Y aquí es donde nos podemos decir: ¡qué casualidad! Todos los que supuestamente están encargados de sacar al continente europeo de la crisis vienen de la mano de Goldman Sachs. Los que crearon la crisis se presentan ahora como la única opción viable para salir de la misma, en lo que la prensa estadounidense está llamando desde hace tiempo “El gobierno de Goldman Sachs en Europa” y lo que los ciudadanos europeos señalan cómo "colocar al zorro al cuidado de las gallinas".

Pero aquí no quedan las coincidencias: tanto los dueños de Goldman Sachs y Lehman Brothers son judíos sionistas. Y están relacionados con el Club de Bildeberg[5]  que se constituyó del 29 al 31 de mayo de 1954, en un hotel de la localidad holandesa de Oosterbeckl, el Bilderberg[6], que acabaría dándole su nombre a la sociedad y cuyos principales miembros, Lord Rothschild y Laurance Rockefeller, son también judíos sionistas, y además miembros clave de  las dos familias más poderosas del mundo. Ambos personajes fueron los que escogieron a  los 100 primeros participantes de este club procedentes de la élite mundial.

Hoy en día es ya público que tras los manejos de la política y la economía mundial se encuentran no sólo las entidades financieras mencionadas, controladas por judíos sionistas, sino también está el club Bildeberg a cuyas reuniones acudieron diferentes representantes políticos y empresariales españoles en los últimos años[7].

Por tanto, dado el papel ostentado en la crisis mundial de prominentes figuras del judaísmo sionista mundial, no debe ser extraño que la población reaccione lanzando proclamas contra su grupo “étnico” de referencia. En todo caso no deja de ser una reacción de autodefensa por parte de los ciudadanos frente a una agresión sentida y sufrida de unas entidades supranacionales al frente de las cuales se encuentran miembros de este grupo “étnico”. 

Como bien me decía una  ex compañera de bachillerato, de origen judío sefardita, en todo caso los protagonistas del judaísmo sionista no han trabajado solos para provocar la crisis actual; tiene muchos seguidores en los países donde se ha desencadenado dichas crisis. Y, sin duda esto es cierto. Pero también es cierto que a estos elementos nacionales, tanto de la política como de la economía, los tenemos muy bien identificados y parte de la gran indignación de la población y los distintos estamentos de la sociedad van dirigidos hacia ellos, lo que ocasionará que, tarde o temprano, caigan dado el acoso y derribo de que son objeto en la actualidad con las manifestaciones que se suceden en los diferentes países que sufren con mayor severidad la crisis.

Pero no es justo que estos catalizadores de la crisis, y además protagonistas ineludibles en sus inicios, se queden en el armario al no poder ser identificados ya que se encuentran en un nivel supranacional; sus intereses y sus propiedades se encuentran dispersas alrededor del mundo y difícilmente se les puede identificar como de una sola nación. En todo caso se les puede relacionar son su indudable apoyo tanto geopolítico como económico al estado de Israel.

Si además tomamos en cuenta que en medio de la actual crisis económico financiera mundial el estado de Israel está insuflando un sentimiento bélico hacia el estado iraní, sustentando en un supuesto desarrollo de armas nucleares por parte del gobierno de este país, sumado a una ofensiva de ocupación en tierras palestinas, tenemos sobre la mesa todos los ingredientes para que desaten los demonios antisemitas.

Lo que no es de recibo es que se plague de comentarios e información reaccionando en contra de estas expresiones en contra del pueblo judío sin explicar lo que hay detrás de las mismas. En algún medio se ha leído simplemente que está renaciendo este  odio y xenofobia sin ahondar en sus razones. Pareciese que, una vez más, se levanta la voz en defensa de este grupo humano sin esgrimir que es lo que origina dicho rechazo por parte de la población “gentil”, término utilizado en el pasado por las comunidades judías para designar a los que no pertenecían a ellas.

Por ello considero justo reclamar y colocar en su justo punto de mira  dichos ataques al pueblo judío ya que ello forman parte de una "lucha de poder" legítima, por un lado, y  desigual por otro. No cabe duda de que los actuales lobbys de presión  sobre los gobiernos  en el mundo actual se asemejan mucho a las "influencias" que en su día se ejercían sobre los reyes los prestamistas del momento, en su mayoría judíos.

No olvidemos que dada su tradicional actividad como “prestamistas” el pueblo judío ha tendido a ostentar un considerable poder sobre los monarcas de turno; y ayer, igual que hoy, tenían, y ejercían, el poder de perdonar dichas deudas en base a ciertas contraprestaciones como era la de recaudar los impuestos del reino o la de colocar a miembros destacados como administradores de la casa real. ¿No les suena  familiar?

Si nos venimos al siglo XX podemos encontrar que los antiguos prestamistas judíos se ha convertido en los dueños de las principales entidades bancarias del mundo como son las de los Rothschilds[8], August Belmont y Co., J. y W. Seligman y Co., Kuhn Loeb y Co., Warburg, Hermanos de Lehman y Goldman, Sachs y Co., entre otros.

En estos momentos sabemos que el Banco Central Europeo, el BCE, es una entidad que no responde a los intereses de los ciudadanos del viejo continente y existen  informaciones dignas de crédito que señalan que la familia  Rothschild está tras esta  falta de respuesta. Los Rothschilds  se hicieron cargo del Banco de Inglaterra alrededor de 1815 y desde entonces han ampliado  su control sobre la banca de todos los países del mundo.Se indica que su método ha sido conseguir que los políticos corruptos de un país acepten préstamos a gran escala, que nunca podrán pagar, y, por lo tanto, que se endeuden a favor de la banca Rothschild[9].


De esta manera parte de la información que circula en internet señala que los Rothschild no sólo controlan el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal  y  el Banco Central Europeo,  sino también el FMI, el Banco Mundial y el Banco de Pagos Internacionales. También son dueños de la mayor parte del oro del mundo, así como del London Gold Exchange, que fija el precio del oro cada día. Por tanto no es extraño que se diga que la familia es propietaria de más de la mitad de la riqueza del planeta, estimada por el Credit Suisse en unos $ 231 billones, y que es controlada por Evelyn Rothschild, el actual jefe de la familia[10].

Por esta razón si algunos medios señalan que “El antisemitismo es un cáncer" en el cerebro de la humanidad habría también que explicar  el por qué de ese cáncer; en resumen, sería conveniente y necesario, para ser justos, identificar el origen y las causas  de dicho cáncer. Lo que no se puede entender es que un ataque al estilo y al sistema de vida de un grupo de seres humanos se quede sin respuesta. Y sin duda el antisemitismo es la respuesta de un grupo humano ante un “ejercicio desmedido de poder” de otro grupo humano[11].

De tal manera que se puede afirmar  que si el pueblo judío hubiese tenido un territorio en la Alta Edad Media hubiese sido objeto de invasiones por parte del enemigo en defensa de sus intereses, como cualquier otro territorio, y si durante la II Guerra Mundial hubiese sido una nación sus enemigos no hubiesen dudado en bombardearla. Y es que el procurar detentar el poder forma parte intrínseca de todo ser vivo, y  el luchar contra ese poder, como forma de autodefensa, también forma parte intrínsica de todo ser vivo.Está bien que el pueblo judío se sienta "el pueblo elegido de dios", pero  el resto de la humanidad tiene derecho a no sentirse menos y, en todo caso, tiene derecho a  enfrentar a ese mismo dios si ello es  necesario para la defensa de sus sistema de vida. No olvidemos que luchar por la superviviencia forma parte de la naturaleza humana.

 



[1] Para aquellos que no sepan lo que es  Goldman Sachs es necesario señalar que es uno de los mayores bancos de inversión mundial y co-responsable directo, junto otras entidades como la agencia de calificación Moody’s, de la crisis actual, y uno de sus mayores beneficiarios. Sólo a modo de pincelada, en 2007 ganaron 4 mil millones de dólares en operaciones que desembocaron en el desastre actual. 

[2] Actual presidente del Banco Central Europeo, en sustitución de Jean-Claude Trichet. Ex-director ejecutivo del Banco Mundial entre 1985 y 1990 y vicepresidente por Europa de Goldman Sachs entre 2002 y 2006, periodo en  que se realizó el falseo antes mencionado. Hay que ver la cantidad de gente que trabajaba para Goldman Sachs. 

[3] Actual primer ministro de Italia tras la dimisión de Berlusconi. No elegido por el pueblo. Ex-director europeo de la Comisión Trilateral antes mencionada y  ex-miembro del equipo directivo del grupo Bilderberg.  Fue asesor de Goldman Sachs durante el periodo en que ésta ayudó a ocultar el déficit del gobierno griego.

[4] Primer ministro griego, tras la dimisión  de Papandreu. No elegido por el pueblo. Fue ex-gobernador del Banco de la Reserva Federal de Boston entre 1993 y 1994 y vicepresidente del Banco Central Europeo de 2002 a 2010. Además fue miembro de la Comisión Trilateral desde 1998, fundada por  Rockefeller, lobby neo-liberal (se dedican a comprar políticos a cambio de sobornarles). También ostento el cargo de gobernador del Banco de Central Grecia entre 1994 y  2002, periodo durante el cual falseó las cuentas de déficit público del país con la ayuda activa de su ex entidad empleadora, Goldman Sachs, lo que condujo en gran parte a la actual crisis que sufre el país.

[5] El club, conferencia, grupo o foro Bilderberg es una reunión anual a la que asisten aproximadamente las 130 personas más influyentes del mundo, mediante invitación. Objeto de diversas teorías conspirativas, los miembros se reúnen en complejos de lujo ubicados en Europa y Norteamerica donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso. Su oficina está en Leiden(Holanda) y el nombre procede del primer hotel en el que tuvo lugar la primera reunión, en los Países Bajos.

[6] El organizador del evento fue el príncipe Bernardo de Holanda. El borrador de las actas de Bi1derberg de 1989 dice: «Ese Encuentro pionero puso de manifiesto la creciente preocupación de muchos insignes  ciudadanos de ambos lados del Atlántico, de que Europa Occidental y EE. UU. no estaban trabajando coordinadamente en asuntos de importancia crítica. Se llegó a la conclusión de que unos debates regulares y confidenciales ayudarían a un mayor entendimiento de las complejas fuerzas que dirigían el porvenir de Occidente en el difícil período de la posguerra. 

[7] Si nos fijamos bien, la crisis financiera actual  se parece mucho a la que se sufrió en las primeras década del siglo pasado y su origen está en el mismo punto: la desregulación del sistema financiero mundial.  Como siempre ocurre con las crisis financieras, el Crash de 1929 dejó en evidencia el fraude, abuso y corrupción que caracterizaron al sistema financiero de los Estados Unidos durante los años veinte. En un contexto caracterizado por la Gran Depresión, la administración Roosevelt procedió a implementar una fuerte serie de regulaciones para el sector financiero. La ley de Glass – Steagall de 1933 limito el accionar de los bancos, separando bancos comerciales y de inversión. Dicha ley también fijo límites a las a tasas de interés y dio origen al Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) entidad encargada de proteger a los ahorradores. Durante este periodo también fueron creadas la Security Exchange Commision (SEC) y la Commodity Futures Trading Commision (CFTC) entidades responsables de supervisar el mercado de valores y de futuros, respectivamente.Este conjunto de leyes e instituciones protegieron de forma exitosa a la economía norteamericana de la ocurrencia de crisis financieras a lo largo de más de 50 años. Sin embargo la llegada de la contra-revolución neoliberal en los años ochenta cambio radicalmente la situación. Con la entrada de Ronald Reagan a la Casa Blanca en 1980 inicio un proceso sistemático de removimiento de las regulaciones[7] establecidas con el objeto de facilitar la expansión de las actividades del sistema financiero. La lógica para fundamentar este cambio de dirección se basaba en el presunción de la eficiencia y capacidad de los mercados financieros para auto regularse. Los primeros experimentos involucraron la eliminación de la restricciones sobre tipo de interés y el accionar de cajas de depósitos. El resultado nefasto de este experimento no se hizo esperar. La eliminación de las restricciones llevo a una expansión desenfrenada de las cajas de depósitos sobre bases sumamente inestables. Eventualmente una burbuja financiera en el mercado inmobiliario tuvo lugar y tras de sí el inevitable colapso en la segunda mitad de los años ochentas. Entre 1985 y 1989 el gobierno rescato a las entidades financieras en problemas a un costo estimado de US$ 152 millardos de dólares1. Sobra decir que a pesar del desastre ocurrido, el movimiento hacia la completa desregulación de las actividades financieras recién estaba comenzando. 

[8] Parte de la información que circula por internet señala que tras la ofensiva del estado de Israel hacia Irán se esconde el interés de la familia Rothschilds  por controlar el  Banco Central de la República Islámica de Irán (CBI). Algunos investigadores están señalando que Irán es uno de los únicos tres países que quedan en el mundo cuyo banco central no está bajo el control de los Rothschild. Antes del 11 de septiembre eran siete: Afganistán, Irak, Sudán, Libia, Cuba, Corea del Norte, e Irán. Para el año 2003, sin embargo, Afganistán e Irak fueron tragados por el pulpo Rothschild, y en 2011 Sudán y Libia también habían desaparecido. En Libia el banco Rothschild se estableció en Bengasi mientras el país estaba en guerra.

[9] Objetivos investigadores sostienen que Irán no está siendo demonizada, porque sea una amenaza nuclear, así como los talibanes, Saddam Hussein de Irak y la Libia de Muammar Gadafi no eran una amenaza.

[10] En España se ha señalado que la familia bancaria Rothschild controla como mínimo los dos bancos españoles más importantes, el Santander y el Bilbao y Vizcaya Argentaria (BBVA). El Banco Santander, miembro del Grupo Inter-Alpha controlado por los Rothschild, que lo dirige el Royal Bank of Scotland (Banco Real de Escocia), e incluye grandes bancos de Italia, Francia, Alemania, los Países Bajos, Bélgica, Escandinavia, Grecia, Irlanda, y Portugal. Desde 1986 a 1998, el predecesor del BBVA, el Banco Bilbao Vizcaya, era el miembro español de bancos del Grupo Inter-Alpha, pero se retiro en 1998, dejándole el camino libre al Banco Santander para que tomara su puesto. Ambos bancos el Santander y el BBVA tienen operaciones muy grandes en Iberoamérica.

[11] Los Rothschild ejercen una influencia poderosa sobre las agencias de noticias del mundo más  importantes. Mediante la repetición, las masas son engañadas para que crean las historias de terror acerca de malvados villanos.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
26 enero 2013 6 26 /01 /enero /2013 16:54

CUANDO LA GUERRA COMIENZA

DESDE LOS MEDIOS DE (DES)INFORMACIÓN


maine1.jpgcitizen-kane.jpgde8aa92e-535a-4760-9658-01c7e036991d.jpeg


Con motivo de la publicación de la fotografía falsa del presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, entubado en una cama de un hospital, por parte del diario español El País, una de mis profesoras de bachillerato me hacía las  siguientes preguntas en facebook: ¿Por qué crees que el diario El País se arriesga a publicar algo que no es verdad? ¿No te parece extraño? ¿Qué opinas de eso? Mi respuesta no se hizo esperar: “Esto es frecuente...publicar noticias falsas es más común de lo que crees...” y a continuación le prometí una explicación más larga sobre este tema en mi blog.

En la historia del periodismo, como bien sabemos los que la estudiamos, hay  un famoso suceso  que se ha destacado relativo a este tipo de manejos informativos: la guerra de Cuba en 1898. Aquella guerra hispano-americana tuvo su origen en  intereses económicos enfrentados  y fue la  primera en la que los corresponsales adquirieron un valor inimaginable; fue en este momento que surgió la prensa amarilla, que no dudaba en mentir, exagerar o alterar la verdad.

William Randolph Hearst, el gran magnate norteamericano de los medios de comunicación, que en esos momentos controlaba los diarios Examiner y Morning Journal, precipitó en 1898 la declaración de guerra a España por parte del gobierno estadounidense. Cuba llevaba ya años en su lucha independentista contra España y Hearts ya se había implicado fuertemente en el conflicto.

Fue entonces –sin ninguna relación con la guerra- cuando una fortuita explosión en el acorazado Maine de la marina norteamericana, que le hizo grandes desperfectos y provocó su hundimiento en la bahía de La Habana, dio pie a Hearst para que enviase al lugar de los hechos a su dibujante Frederick Remington. Una vez en el sitio Remington constató que no había nada extraño de lo que dar noticia y que el hundimiento no se podía atribuir a la guerra y le envió un telegrama con el siguiente mensaje: “Todo está en calma. No habrá guerra. Quiero volver”. Hearts contestó en otro telegrama: “Usted facilite las ilustraciones que yo pondré la guerra”.

Al día siguiente del incidente, a pesar de que más de cien años después no están claras las causas de la explosión, y de que otros  periódicos norteamericanos pedían a sus lectores que antes de sacar conclusiones esperaran a las pruebas,  el Journal publicaba el siguiente titular: “El Maine partido en dos en La Habana por un infernal artefacto del enemigo”.  Este periódico no dudó un instante en mostrar a España como culpable: “En opinión de los oficiales de la Armada, la destrucción ha sido provocada por una mina española”.

A partir de ese momento cada mañana los americanos amanecían con un nuevo titular, en el que se dejaba claro, sin dudas, la barbarie española en El Caribe. David Nasaw, en la biografía de William Randolph Hearst, publicada por Tusquets Editores, recoge esa misma idea del poder que tenía el magnate de la prensa, para quien la competencia daba noticias mientras que sus diarios las creaban. Por eso preguntaba orgulloso cuando España perdía Cuba y Puerto Rico “¿qué les parece la guerra del Journal?”, convencido de que era el New York Journal quien había desencadenado las hostilidades bélicas entre Estados Unidos y España[1].

Esta manipulación informativa es ampliamente conocida no sólo por todo estudiante de periodismo, sino también por todo cinéfilo que haya visto la película de Orson Wells, El ciudadano Kane[2],  en cuyo argumento la guerra del 98  y su manipulación informativa por New York Journal es un elemento esencial.

No obstante, a nivel personal he conocido muchos casos relativos a la invención de noticias. Uno de ellos lo escuché contado por uno de sus protagonistas, el periodista venezolano Asdrubal Zurita, el cual fue mi jefe en dos oportunidades, una de ellas en las revistas Élite de la Cadena  Capriles,  medio hoy en día desaparecido y cuya temática versaba sobre política,  y en Renta, revista de carácter económico, también fuera de circulación.

Asdrubal, en una ocasión que estábamos la plantilla del medio que dirigía compartiendo mesa y mantel, nos contó cómo siendo él jefe de redacción del diario venezolano El Mundo, decidió, junto con su equipo, inventar una noticia sobre un pretendido violador que era el azote de las desprevenidas féminas caraqueñas a las cuales les rajaba el culo. El violador bonchón fue el nombre que recibió esta figura de ficción.

 La invención de este  personaje surgió durante un período feriado  en el país que mantenía al reportero de sucesos del periódico en dique seco al no contar con una impactante noticia por parte  de sus fuentes. Este diario que estaba, y sigue estando, dirigido a la capa social más desfavorecida  de  Venezuela sustentaba su éxito entre los lectores gracias a la cobertura de sucesos.

Ya fuera de la jefatura de redacción del periódico, Asdrubal Zurita nos refirió cómo esta supuesta noticia inventada tenía a la policía venezolana del momento atónita al no tener conocimiento de dónde procedía dicha pesquisa. Cuando se dieron cuenta del juego del equipo periodístico de El Mundo decidieron participar en el mismo convirtiendo la noticia falsa en un toma y daca humorístico  entre la fuente y el periodista de turno hasta llegar al desenlace de que dicho violador había sido finalmente capturado. Mientras el periódico vio crecer, una vez más,  sus ventas en los kioscos.

En otra oportunidad recuerdo también cómo estando yo en la plantilla de El Mundo me mandaron, junto con el fotógrafo Ángel Navas, a cubrir unos pretendidos disturbios protagonizados por los estudiantes de la Universidad Central de  Venezuela. En aquel momento me encontraba al frente de la fuente policial y tanto el fotógrafo Ángel Navas como servidora contábamos con un jeep de la cadena  de publicaciones para trasladarnos al sitio de los eventos. Con este vehículo recorrimos la zona donde la pretendida  manifestación sucedía sin encontrar ninguna señal de ella.

Al día siguiente el jefe de redacción de El Mundo me recibió con una acusación humorística: ¿cómo era posible que no hubiese visto ninguna contingencia provocada por los estudiantes de la UCV cuando  el reportero de otro diario de la cadena, Ultimas Noticias, la había cubierto profusamente? Mi asombro fue total: ¿pero cómo si el fotógrafo Ángel Navas, el conductor del jeep y yo misma no habíamos visto nada de nada de dichos disturbios?  Ahí fue cuando me aclararon, entre  risas, que el reportero de Ultimas Noticias no se había tomado el trabajo de ir al sitio donde se suponía que habían ocurrido los hechos y, creyendo que eran ciertos, había escrito una información genérica de los mismos acudiendo a otros disturbios que le había tocado cubrir con anterioridad. Al ser el único que escribió dicha noticia inexistente quedó descubierta su falta de ética  entre los colegas de la profesión.

Pero el conocimiento que tengo de la publicación de noticias falsas no se queda ahí. Un amigo, rumano-judío que había emigrado desde Israel para un país africano en el momento de la descolonización de este continente, en la década de los años sesenta, me contó cómo conoció a un periodista inglés que estaba destinado en África para cubrir las noticias de las escaramuzas que sucedían en los diferentes países en este período. Al no tener nada que contar este periodista inglés decidió dedicarse a la buena vida con el salario que percibía por el cometido de ser corresponsal de guerra, de tal manera que la mayor parte del tiempo estaba jugando al tenis o al golf en uno de los clubes de la élite londinense en el país que se encontraba, mientras mandaba noticias de enfrentamientos falsos acompañadas por fotografías de personas fallecidas a consecuencia del hampa común.

En la actualidad la creación de noticias falsas ha sido denunciada por los periodistas españoles  que estaban trabajando en el canal de televisión público de la comunidad de Madrid, Telemadrid,  y los cuales fueron despedidos por negarse a realizar dicha prácticas. Esto ha provocado que algunos intelectuales españoles digan, con justificada indignación, que ahora ya no se trata sólo de tergiversar la realidad noticiosa sino que se ha llegado al colmo de crearla con el objetivo de confundir y desinformar.

En relación con esta aseveración tengo que decir que ésta ha sido y es una práctica común dentro de los que se llama propaganda de algunos sectores, ya sean políticos o económicos, que a veces se disfraza de “noticia” en los medios de comunicación.  Otra cosa es que en estos momentos dicha práctica esté saliendo a la luz pública gracias a los canales alternativos que han surgido a raíz de la aparición de herramientas de la web 2.0, que pone al alcance de cualquier ciudadano un medio que no está sometido a los designios del poder, como, por ejemplo, este mi blog personal y otros que se pueden encontrar en la red.

Con la web 2.0 ha surgido lo que se llama el periodismo ciudadano, el cual se ha convertido, para cierto sector de la sociedad, en una forma de combatir la información sesgada de los grandes medios que responde a los intereses de sus dueños y de los grupos económicamente poderosos. Con esta herramienta y la ayuda de las redes sociales se ha hecho visible está practica periodística tan poco ética que tiene ya una larga trayectoria.

Por tanto, es lógico deducir que tras EL País, y otros periódicos españoles, existen grupos de personas o empresas interesados en que el presidente venezolano Hugo Chávez tenga los días contados. Ello provoca que cuando estos medios cubren las noticias sobre la enfermedad del mandatario se delaten al confundir la realidad con el deseo, frecuente ya en toda noticia que se relacione directamente con el artífice de la revolución bolivariana  y el movimiento que encabeza.

Por ello muchos seguidores de la oposición, que sólo se informan a través de estos medios,  suelen quedarse frustrados preguntándose  cómo es posible que ciertos hechos que dan como ciertos de repente sean desmentidos en el día a día. Uno de estos desmentidos es por ejemplo, el de la aplanadora victoria conseguida por los chavistas en las últimas elecciones estatales y regionales.

Tras las elecciones venezolanas se vio no sólo que la oposición estaba lejos de poder ganarlas sino que, además, perdió tres de los estados  opositores más emblemáticos de los últimos veinte años: el estado Zulia, el Nueva Esparta y el estado Táchira. La derrota no pudo ser más contundente dejando a la mitad de la población buscando en el limbo las razones que la justifiquen dado que a través de los medios que leen, escuchan o ven se les presentaba una victoria avasalladora. Y es que, como bien decía en un post de su muro en facebook mi ex compañera de bachillerato, Fernanda Blanco Alonso, en este mundo según cómo y de qué manera te informes, se vive en “mundos paralelos”.



[1] Los excesos del Journal fueron muy criticados. Godkin, director y propietario del New York Evening Post escribió pocos días después del hundimiento del Maine: “Nada tan desgraciado como el comportamiento (...) de estos periódicos se ha conocido en la historia del periodismo norteamericano. Representación indebida de los hechos, invención deliberada de cuentos calculados para excitar al público y temeridad desenfrenada en la composición de titulares (...) Es una verguenza pública que los hombres puedan hacer tanto daño con el objeto de vender más periódicos” (The New York Evening Post, 19 de febrero de 1898)

[2] Orson Welles se había convertido en un niño prodigio en 1938 con su famosa emisión radiofónica de Tite War of tite Worlds de H. G. Wells que llegó a provocar el pánico de la población porque creyeron que el programa era una información periodística veraz. Esta notoriedad obtenida durante la emisión de su primer programa de radio hizo que dos años después firmase con la RKO el mejor contrato inicial que nadie había firmado con una compañía cinematográfica que consistía en cien mil dólares por una película cada año producida, escrita, dirigida e interpretada por él. Orson Welles tenía entonces veinticinco años. Comenzó así el rodaje de Citizen Kane que se basaba abiertamente en la vida del magnate de la prensa William Randolph Hearst. La película se nos presenta como un rompecabezas de flash back que no respetan en absoluto el orden cronológico. Sólo nueve secuencias de toda la película están situadas en 1898. Concretamente las secuencias 41 a 49, ambas inclusive, están situadas en ese año. En ellas la guerra es un trasfondo permanente aunque no tiene siempre presencia explícita. Es más, se produjeron modificaciones entre el guión y lo realmente rodado. Concretamente la secuencia 42 no existe en la película pues el código Hays no permitía la presentación de un burdel y en la  41 se modificaron los diálogos,. Y es que la preocupación de Leland por el belicismo abierto de Kane se reduce a una sola línea mientras que en el guión original tiene un tratamiento más amplio. También queda omitida en la película la referencia explícita de Kane a William Randolph Hearst, aunque se mantiene la referencia explícita a Richard Harding Davis en la secuencia 41 cuando Kane se vuelve a Leían y dice que acaban de dar el nombre del corresponsal a un cigarro por su buen trabajo en Cuba.

 

 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
9 enero 2013 3 09 /01 /enero /2013 22:58

PELEAS DE PERROS Y GATOS

 

Alta4.jpgAlta3.jpg

 

Este fin de año que he pasado en Caracas estuvo, por mi parte, exento de toda celebración. Dedicada, prácticamente, a ser la cabeza de la casa de mis padres, el tiempo que dedico a la solución de los problemas legales, la atención a su negocio y el cuidado de mi madre, llena de achaques, se comen toda mi energía.

Por, otra parte, el rato para compartir con amigos  casi no existe; la mayoría de mis amistades están en situaciones  parecidas: padres mayores a los que hay que cuidar, además del propio trabajo y  las responsabilidades con los hijos que están en la universidad o saliendo de ella. En ocasiones se suma que algunos de mis amigos se encuentran afectados por sus propios problemas de salud, los de un hijo  o  los de su cónyuge.

No obstante, llenos de generosidad las invitaciones se han cruzado, no siendo posible, muchas veces, hacer honor a ellas: la realidad se impone y con familiares enfermos es necesario recogerse temprano. Este sin duda fue mi caso el último día del año.

Tras la cena, mi madre se acostó y yo me dispuse a disfrutar de la serie Los Tudor que en su día no había visto. Mientras estaba en ello, extrañada de no escuchar los cohetazos del 24 de diciembre a la misma hora, suena el teléfono. Era mi vecina, la señora Gisela que me llamaba para dar la felicitación de año nuevo y al mismo tiempo compartir su preocupación sobre la situación que vive el país con el presidente Chávez enfermo.

-         - ¿Qué le parece señora Mercedes cómo se encuentra el país con el problema de salud de presidente? Qué triste se ve todo, con esas misas que se multiplican pidiendo por su salud… ¡Y esta incertidumbre!

-       -   Bueno señora Gisela: ¿qué quiere qué le diga? Sin duda mucho mejor sería que el presidente estuviese bien, que tomase posesión de su cargo porque esta incertidumbre no es buena. No obstante, creo que los grandes lineamientos han quedado esbozados con el pronunciamiento de las fuerzas armadas diciendo que respaldan al actual gobierno, con el presidente o sin él; la respuesta del pueblo ante las urnas donde le han dado el triunfo en 19 gobernaciones al  oficialismo contra tres de la oposición; la ventaja de un millón de votos en la elecciones generales… creo que más claro no puede ser.

-        -  Sí, exactamente; el problema es que no sabemos si la cabeza sigue o no. Y a esta cabeza ya la conocíamos, ya  había dicho por donde iba…pero ahora ya no sabemos si sigue la misma cabeza…ahí está el problema.  

-         - Pero nada se puede hacer señora Gisela…en estos momentos se puede decir aquello de más “vale malo conocido que bueno por conocer”, sin duda,  porque ante la incertidumbre esta es la reacción y yo lo entiendo. Pero ante el desenlace, cualquiera que sea, no podemos hacer nada así que la preocupación me parece poco útil, al menos en mi caso.

-         - ¡Ay, sí, señora Mercedes! Y el dicho de “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. Y a usted todo esto no la favorece nada porque le retrasa su regreso a España y usted ya lleva tiempo en Venezuela. ¡Ya está perdiendo los colores y se están poniendo usted jipata…!

-         - ¿Jipata?

-         - Sí señora Mercedes…¡amarillaaa!

La señora Gisela es llanera. Siempre lo recuerda en nuestras conversaciones. Su plática suele estar salpicada de dichos llaneros que personalmente me encantan. Ella es de una zona cerca del río Arauca, un punto  que frecuentemente es tema  del presidente Chávez  en sus alocuciones  porque parece que él conoce muy bien esa zona. Yo estoy enterada porque la señora Gisela suele contarme lo que dice al respecto. A  pesar de esto la señora Gisela no es favorable a su gobierno. Por ello me sorprende cuando dice:

-         - Por un lado unos llorando y dando misas para pedir por su salud y por el otro esta oposición que no lo deja tranquilo; ¡por dios: es un hombre enfermo! Que dejen de estar dando vueltas alrededor de ese tema. ¡Qué tengan un poco de respeto! Parece que tienen  prisa por enterrarlo. Eso no es cristiano.

Bueno, la verdad es que yo no sigo de cerca ni lo que se dice por parte de la oposición ni lo que se dice por parte del oficialismo; con mi crisis doméstica sumada a la crisis que vive Europa creo que ya es suficiente. Cuando dejé España todavía no se habían realizado las elecciones estatales y un año más tarde, tras ganar el PP, el país en el que levanté mi proyecto de vida se está haciendo pedazos y lo que allí ocurre me recuerda demasiado lo que viví en Venezuela en los años previos a mi partida. Todo se repite.

En aquel momento, la década de los 90, mi actitud fue la huida: la incertidumbre de lo que podía pasar en Venezuela, junto con unos sentimientos muy pesimistas, me hicieron dar el paso. Y ahora siento una enorme rabia viendo que los que provocaron la crisis en América Latina durante los años 80 vuelven a las andadas. No han aprendido nada. Entiendo que para ellos es difícil aprender pues mientras duré lo que buscan van a obtener enormes beneficios en detrimento de la mayoría.

Actualmente estos buitres se han lanzado en pos del mundo que conocí, y en el que viví los últimos veinte años. Ese mundo que, a mi entender, era un modelo a seguir. Lo están torpedeando en aras de intereses bastardos. Y pretenden, igual que en el pasado, echar balones fuera mientras desvían el sentimiento de culpa hacia la población en general teniendo éxito parcial.

     - Mire señora Gisela, yo puedo resolver lo más inmediato. Lo que me toca de más cerca: el problema de la úlcera de la pierna de  mi madre, en lo que pueda, y poco más. Y en relación con las preocupaciones políticas, las imprescindibles, porque poca cosa puedo  hacer para resolver tantos imprevistos que se están presentando a nivel nacional e internacional. 

Y la verdad es. Me encuentro en la parte de la población que sufre o va a sufrir los varapalos de la gestión de los corruptos de turno, de los avariciosos de siempre, de los que roban a las arcas públicas de los países aprovechando la crisis[1] en nombre de una teoría neoliberal ideada por un profesor universitario judío sionista americano, Milton Friedman.No estoy entre el pequeñísimo grupo, el 1%, como dicen los indignados, que se está favoreciendo con esta crisis en base a las ideas que sostienen los Think Tank de organizaciones como la Fundación para el análisis y los estudios sociales, las FAES, fundada por “señor” Aznar.[2]

Tampoco estaba yo entre ese grupo de privilegiados en la década  de los 90 cuando en Venezuela, inmersa en el problema de la deuda, fue víctima de esa embestida neoliberal para implementar, bajo las directrices del FMI, las ideas propugnadas por estos señores: ello provocó que se viese claramente cómo los ricos eran cada vez más ricos y los pobres, de por sí muy depauperados, eran cada vez más pobres. Y es lo mismo que ocurre en Europa actualmente. Viví plenamente consciente aquella época en Venezuela y la vivo ahora en España.  

Como en aquel entonces en Venezuela, en España de hoy los ciudadanos se dividen según sus opiniones; están aquellos que combaten a estas sectas avariciosas y los que las apoyan, ya sea por desconocimiento,  ya sea porque están en el lugar donde pueden sacar una buena tajada o porque son susceptibles de recoger unas cuantas migajas que caigan de la mesa donde se celebra el banquete. Y en este marco, mientras en los tiempos buenos era fácil la tolerancia, en tiempos de crisis donde el nivel de la mayoría cae en picado, surge  eso de “o estás conmigo o contra mi” y ese “sálvese quien pueda”. De esta manera las familias, las amistades se enfrentan y muchas veces se pierde la relación. Comienzan las peleas de perros y gatos.

Y justamente mientras hablo con la señora Gisela  mi reciente adquisición, Boby, el perrito poodle rescatado de su abandono en la calle, comienza a perseguir a la gata que tenemos en casa. Una relación muy mal avenida desde que llegó: de la cocina al balcón; del balcón a la cocina. Tras un acorralamiento donde la gata se defiende admirablemente,  tal como observo desde donde estoy hablando por teléfono, la minina consigue escapar y cruzan ambos a toda velocidad, delante de mi, entre violentos ladridos del poodle. Llega un momento que se nota que Boby vuelve a tener acorralada a Mixu, la gata, pero ya no los veo. No me queda más remedio que suspender la  conversación telefónica  para acudir al rescate de la parte más débil.

Cuando llego llamo a Boby para que se  retire, pero se niega. Le doy una palmada mientras lo regaño y reacciona mostrándome los dientes. Me enfado y lo sacó a la terraza que queda en la parte trasera de la casa. Cierro la puerta y regreso a buscar la gata; no aparece. La llamó, pero no sale a mi paso como suele hacerlo: “¡Ay!, me digo. A ver si la gata ha sufrido un infarto con el susto y mañana la voy a encontrar en un  rincón tiesita!”, me digo. Esta idea me inquieta: menuda me espera con mi madre: “¡te lo dije! Que no entre a la casa el perro. La gata estaba aquí. El es el recién llegado y si no respeta a la gata que se quede en la terraza”. Pero yo sucumbo antes sus quejidos que parecen un lloro sentido que dice: quiero estar dentro con ustedes.

Decido que mejor dejo para el día siguiente la búsqueda de la gata.  Es muy tarde. Me acuesto y cerca de la madrugada me despierto dos veces. Las dos veces realizó una ronda de búsqueda de la gata. La llamo. Mixu, Mixu…nada… no aparece. Normalmente siempre que la llamo dirige  sus pasos hacia mí, pero en esta ocasión no da señales de vida…  Me acuesto con la misma sensación de fracaso: ¡mira que si ha muerto de un infarto por el susto!

En la mañana  del uno de enero despierto tarde. Cuando abro la puerta de la habitación siento el olor a café recién hecho. Veo a mi madre desayunando. De repente la gata sale de la cocina caminando ágil hacia donde yo estoy; la veo maravillada: ¡Mixu, estás viva! , le digo. ¡Qué alegría! Mi madre desayunando y la gata viva. Siento que ya es  suficiente  para sentir que el nuevo año es un nuevo año feliz. Definitivamente mis crisis domésticas son más importantes que cualquier otra cosa que pasé en Venezuela o España. Esperemos que los nuevos tiempos no nos agraven más de lo necesario nuestros pequeños problemas.

No obstante, pienso que eso no ocurre en la España de hoy donde ya más de una persona se ha quitado la vida lazándose por el balcón de su casa o quemándose a lo bonzo. Lástima pienso, que no fuesen los banqueros los que estuviesen en su lugar. O todos aquellos que están alrededor de los buitres que acosan las empresas públicas dejando al estado español cada vez más empobrecido, mientras colocan a la sanidad a expensas de empresas de capital de riesgo.

 Habrá que luchar por cambiar las tornas; el siglo XXI va camino a convertirse en un siglo de retrocesos. Pero la historia es la historia y el devenir de las sociedades dice que nada permanece, todo permuta. Y también esto cambiará y esta vez quiero estar para ayudar en ese cambio, en medio de esta “pelea de perros y gatos” y de ese: “o estás conmigo o en contra”. Ante esta disyuntiva y los que la plantean sé donde estoy: siempre en contra aunque nada más sea por la simple razón de plantearlo y de llevar la contraria para no perder la costumbre. Sin duda, una buena costumbre.



[1] Naomi Klein ha desarrollado lo que ella llama “la doctrina del shock”: la historia muestra muchos ejemplos de países en los cuales las políticas neoliberales de la escuela de Chicago dirigida entonces por Milton Friedman, que no hubieran sido aceptadas en tiempos normales, se impusieron aprovechando la confusión y el desconcierto que provocaron en la población acontecimientos traumáticos o catástrofes naturales. Friedman propone claramente esta estrategia en su libro Capitalism and freedom: “solo una crisis —real o percibida— da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se llevan a cabo dependen de las ideas que flotan en el ambiente.  Creo que esa ha de ser nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes para mantenerlas vivas y activas hasta que lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable”. Traducido: es necesario aprovechar las crisis para imponer nuestras ideas —las que “flotan en el ambiente”— que no serían aceptadas democráticamente en tiempos normales. 

[2] Las FAES no deja de ser una secta más de la muchas que se han establecido en el mundo con el objetivo de mantener  las ideas del líder de la escuela de los Chicago Boys  vivas, como bien señalan los Yes Men en su vídeo The ¡Yes Men al ataque! (al capitalismo se le cae la careta).  

 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Personal
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces