Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
10 septiembre 2013 2 10 /09 /septiembre /2013 01:58

INTERCAMBIO COMERCIAL Y MANUFACTURA

NO DEFINEN  AL CAPITALISMO

 

fenicios_barco.jpgfenicios_colonia.jpg000101060.png

En los dibujos: interior de un barco comercial fenicio con los distintos compartimentos dedicados a guardar las mercancías que después venderían al llegar a las colonias. Un puerto con el trasiego de mercancías y a continuación los distintos territorios o colonias que fueron ocupando los fenicios a lo largo del Mediterráneo, saliendo de Fenicia con sus grandes barcos.

 

“Mucha gente identifica el capitalismo con la existencia de los mercados e incluso de las empresas pero eso es un grave error. Ambos existieron desde mucho antes que el capitalismo y seguirán existiendo cuando desaparezca, aunque sí es cierto que en cada sistema económico funcionan con características y funciones diversas”.

Con este párrafo abría su artículo, “La economía, el capitalismo y la guerra”,  Juan Torres, profesor de economía en la Universidad de Sevilla, y miembro del  Consejo Científico de ATTAC España. Nunca una entrada de un artículo llegó tan a tiempo a mis manos. Este punto lo he estado rumiando hace ya algún tiempo dada la desinformación de la que hacen gala muchas personas  que me rodean y que detestan visceralmente  todo lo que refleje ideas socialistas (de sociales) y comunistas (de comunitarias).

Como bien dice el profesor Torres la actividad del intercambio comercial  es tan antigua como  los primeros asentamientos neolíticos y ya en tiempos de los cartagineses y de los fenicios el intercambio  por el mediterráneo era una actividad intensiva y extensiva.  Por esta razón Cártago[1] tenía dos grandes puertos, uno comercial y otro militar.Y en el caso de los fenicios que tenían que recorrer distancias mucho mayores, tenían ya establecidos a los largo del mediterráneo puertos que les servían de puntos de escala. 

En el puerto comercial cartaginés fondeaban los barcos  que en su mayoría importaban  garum, trigo, púrpura, marfil, oro, estaño y esclavos, además de piezas manufacturadas como vidrio o cerámicas, objetos de hierro o bronce y tejidos de las colonias y de las explotaciones agrícolas creadas en numerosos enclaves costeros a lo largo del Mediterráneo[2]. Y en el caso de los fenicios llegaron a desarrollar compañías de navegación. Una de estas compañías fue contratada por el rey persa Darío I en el siglo V a.C. (Ver en la Wikipedia Cártago y Fenicia)

Por tanto, si el intercambio comercial y la manufactura no tiene mucho que ver con el capitalismo, porque  son actividades humanas  previas al surgimiento de este sistema económico ¿qué es lo que realmente define al capitalismo? ¿Cuál es su característica principal si no es la manufactura ni el intercambio comercial?

Juan Torres lo aclara muy bien en su artículo: el rasgo distintivo del capitalismo es que  incorporó a la órbita del mercado recursos que antes se utilizaban fuera de él, como el tiempo de trabajo y la tierra. Antes se podía comprar o vender a las personas pero no se adquiría su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Por su parte  la tierra se conquistaba o transmitía pero no se intercambiaba en mercados como se hace en el capitalismo.

Este hecho, y el que más adelante se haya mercantilizado incluso hasta las expresiones más íntimas de la vida humana y social, hacen que el capitalismo se distinga por haber creado la sociedad de mercado. Y, por tanto, someter la vida social en su conjunto al afán de lucro.

Es la relación entre  los recursos humanos, como se conoce  al grupo de individuos  que “ofertan” su tiempo y trabajo en el mercado   laboral, y los empresarios, es lo que realmente caracteriza al sistema capitalista así como la compra y venta de la tierra. Y es aquí donde está el verdadero desacuerdo entre los dos sistemas que se oponen, el capitalismo y aquel que surgió tomando como base las teorías de Karl Marx. Este punto en concreto es el que se cuestiona. Dicho cuestionamiento se intensificó en los últimos años con la aparición del neoliberalismo en la década de los 80 y el progresivo deterioro del poder adquisitivo de la fuerza laboral.  Y es que el neoliberalismo profundizó las relaciones asimétricas del las relaciones del mercado de trabajo con el laboral y, además, perpetró una estafa legalizada por el mismo estado. En otro artículo  trataré este tema.



[1] Cártago fue durante mucho tiempo una ciudad más próspera y rica que Roma. Durante su mayor apogeo llegó a tener 400.000 habitantes, edificios de hasta seis y siete pisos de altura, un sistema de alcantarillado unificado y docenas de baños públicos.Los fenicios fueron uno de los primeros pueblos antiguos en tener un importante efecto sobre la historia del vino. A través del contacto y el comercio difundieron su conocimiento de la viticultura y la producción de vino y propagaron varias variedades antiguas de vid. Varios países  siguen elaborando variedades aptas para el mercado internacional, como el mismo territorio que ocuparon los fenicios, el Líbano, Argelia, Túnez, Egipto, Grecia, Italia, España y Portugal. Aunque pudieron ejercer un efecto indirecto en la expansión de la viticultura en  Francia , a menudo se confunden con los griegosfoceos, que fundaron la colonia viticultora de Massilla(Marsella) en el 600 a. C. y llevaron la producción de vino tierra adentro.

[2] En su apogeo Cártago fue la primera potencia económica y militar en el Mediterráneo occidental. En sus inicios, el territorio cartaginés comprendía sólo la ciudad y una pequeña área de unos 50 km². En el siglo VI a.C.  los cartaginenses fueron ocupando un territorio entre 30.000 y 50.000 km², que constituyó la base del Estado Cartaginés. Partiendo de esta área, que se suele denominar metropolitana, se expandieron para crear entre los siglos V y III a. C. un imperio mercantil marítimo, aprovechando las factorías y ciudades existentes fundadas por los fenicios, o estableciendo otras nuevas, en Hispania, Sicilia, Cerdeña, Ibiza y en el norte de África, consolidando además su poder sobre Numidia y Mauritania.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
11 agosto 2013 7 11 /08 /agosto /2013 03:17

 

 

CUANDO EL “ÉXITO” ES TRAMPOSO

 

 

 

images-copia-5.jpgimages2.jpgejecutivos02.jpg

 

En estos días pasados tuve un intercambio de opiniones con una ex compañera de instituto en el cual discrepamos por tener puntos de vista diferentes sobre un mismo tema. Sin que venga a cuento mencionar el motivo de dicho intercambio de opiniones, si quiero referirme al momento en el que mi ex compañera, para aclarar un punto relativo a su persona dijo, literalmente: “…he sido exitosa profesionalmente”. Dicha frase, debo admitir, me arrancó un par de parpadeos y una leve, muy leve sonrisa.

Y es que eso de ser exitoso o exitosa reconozco que, personalmente, para mi tiene infinidad de matices. Desde muy pronto, y confieso que no tan pronto como hubiese deseado, comencé a ver las trampas que escondía el reconocido por la mayoría de la gente como “éxito”. Y es que el “éxito”, hoy como antaño, conlleva una trampa que es, en más de una ocasión, insalvable, puesto que en muchas oportunidades, diría yo demasiadas, provoca que en pos del “éxito” una persona pierda toda su vida.

Siempre he comparado a los “exitosos” ejecutivos de nuestro tiempo con los caballeros andantes de la Edad Media. Y ustedes se preguntarán qué relación tienen los unos con los otros para que yo realice semejante paralelismo. Y debo decirles que salvando las distancias de los siglos y las costumbres, considero que es claro que nuestros actuales ejecutivos suelen estar tan engañados como en su día lo fueron los caballeros andantes del Medioevo.  Y en ello, si es verdad, no hay mucho cambio. Me explico.

A los profesionales de nuestro tiempo,  ya sea través de los medios de comunicación o de la literatura de consumo rápido, se les inunda de publicidad sobre  las prebendas que conlleva ser “exitoso”. Claro, hay que especificar que pueden llegar a ser “exitosos” siempre y cuando cumplan a cabalidad con su rol de profesionales de “éxito”. Y he aquí el dilema: ¿en qué consiste dicho rol?

Antes de explicarlo, voy a aclarar que esta función que cumplen  nuestros medios de comunicación se me antoja muy similar a la que cumplían  los relatos de los trovadores durante la Edad Media que hablaban del fino amor entre un caballero y una dama. Dichos poemas solían encerrar en el nudo gordiano de su trama la promesa  de riquezas y el disfrute del amor con una bella y encumbrada dama; claro, siempre y cuando el caballero cumpliese con el objetivo de ser un “auténtico” caballero. Y de nuevo tenemos el dilema: ¿en qué consistía ser un “auténtico” caballero?[1]

Un auténtico caballero debía ser, antes que nada,  un siervo fiel; su fidelidad sería  “recompensada” por su señor. Debía dedicar su empeño, además a una mujer, que solía ser la esposa del señor, la dueña del castillo. A ella debía dedicar su empeño y sus desvelos porque un buen caballero era hombre de un solo amor. Y una mujer digna de ser amada y considerada una dama, debía exigir al hombre que la cortejase que cumpliese con los preceptos del fino amor y de la caballería.

La realidad, cuando uno lee los libros de historia, es que los caballeros se pasaban toda su vida en pos de la fama, la gloria, el honor y del amor de una dama, pero la triste realidad es que en la persecución de este “sueño” se consumía su vida. Y como bien recogen los que estudiaron las órdenes  de la  caballería,   entre ellos los medievalistas George Duby y su discípulo Jean Flori,  los que fueron recompensados por sus desvelos se cuentan con los dedos de una mano y sobran[2].

La mayoría de los caballeros llegaba a los cincuenta, si llegaban, en muy malas condiciones, muchas de las veces mutilados de algún miembro y teniendo que retirarse solos, pobres  y sin familia a un convento para pasar los últimos años de su vida.[3]El que mejor reflejó este triste destino fue un soldado de la corte de Felipe II, Miguel de Cervantes y Saavedra que sirvió al hermanastro del rey, Juan de Austria, y que se convirtió, posiblemente gracias a la lectura de los poemas caballerescos de Ludovico de Ariosto y Los Diálogos de amor de León Hebreo[4], en un convencido caballero andante[5].

Pero el caso es que, regresando a nuestra época, durante mi ejercicio como periodista me percaté que el rol de “exitoso” ejecutivo de una gran empresa de nuestro tiempo camuflaba bajo sus promesas de bienestar y reconocimiento social una trampa tremenda; conocí numerosos ejecutivos y ejecutivas, todos ellos profesionales “exitosos” cuya vida personal se había quedado truncada en el empeño. Su familia, y sus afectos, se habían quedado olvidados en el camino gracias a los sacrificios que debían realizar en pos del éxito: trabajar hasta tarde, incansablemente, sirviendo a la corporación y a la empresa, estando siempre dispuesto a viajar en caso necesario…etcétera, etcétera…

Y con estos etcéteras estos “exitosos” profesionales llegaban a una edad donde ya no eran necesarios y pasaban a ser relegados a un segundo término. Regresaban a casa, después de haber vivido una especie de viaje mediático, para enfrentarse con un esposo o una esposa, si todavía estaba en casa esperando, que ya era un o una desconocida, unos hijos que ya estaban independizados y que ya no necesitaban del padre o la madre exitosa. Y entonces, el hombre o la mujer de “éxito” se enfrentaba a su dura realidad: el fracaso de su proyecto personal, el único duradero y el único que dependía de ellos mismos. Y el antiguo “éxito” pasaba a ser un “éxito amargo” y la realidad pasaba a ser una “realidad de fracaso”. Por ello, tengan mucho cuidado con el “éxito” porque el “éxito” según se mire es tramposo, muy tramposo. Tras las promesas de "éxito" suelen estar los intereses de otros, los señores feudales en la Edad Media y las corporaciones en la Edad Moderna; ellos son los verdaderos exitosos, especialmente en convencer a otros de que persigan el "éxito" que termina siendo su "éxito".



[1] Cualquiera que revise los textos relativos a esta época se encontrará  que un caballero,  debía ser un miembro de una regimiento militar a las órdenes de un señor por obligación moral o por  imposición de una promesa a su dama.  Debía estar dispuesto a viajar  grandes distancias, ya sea persiguiendo un objetivo concreto o no, aceptando o provocando desafíos  resolviendo injusticias, a las que Don Quijote llama entuertos  y protegiendo a los desfavorecidos (doncellas, viudas y huérfanos).

 

[2] Uno de esos pocos caballeros que alcanzó hacerse rico y famoso fue Guillermo El Mariscal,  de origen normando como sus señores,  sirvió a cuatro  reyes del Imperio Angevino: Enrique II de Inglaterra, Ricardo Corazón de León, Juan Sin Tierra y Enrique III.

Guillermo el Mariscal llegó a ser un caballero exitoso entre otras  razones gracias a su longevidad; en una época donde la mayoría de las personas no pasaban de los cincuenta años, (de hecho su primer señor Enrique II muere a esa edad) él recibe su reconocimiento del sucesor de su primer señor, Ricardo Corazón de León cuando ya tenía medio siglo. Con este gesto el nuevo rey quería granjearse la fidelidad de aquel que tan fielmente había servido a su padre.

Y a los cincuenta años Guillermo el Mariscal recibió las tierras de una rica heredera de quince años que el rey le dio en matrimonio, junto con el título de conde. Guillermo el Mariscal apreció tanto las prendas que le dio Ricardo Corazón de León que se hizo acompañar por su mujer a todas partes. Murió a los 82 años en su cama en su compañía  y rodeado de su numerosa prole. Pero su caso no se repitió.

 

[3] La época de oro de estos caballeros fue durante lo que se conoce como el imperio Angevino, etapa en la que los normandos dominaban Inglaterra, entre el 1150 y el 1200. Bien entrado el siglo XIII en las novelas de caballería se lamenta que la época de los caballeros andantes haya quedado en el pasado recordando el siglo anterior como un siglo de oro para la caballería.


[4] Las reglas del amor cortés fueron codificadas por el muy influyente trabajo de Andreas Capellanus (Andrés el Capellán) titulado De Amore, a fines del siglo XII. Esta obra tiene una lista de  reglas tales como "El matrimonio no es una excusa real para no amar", "El que no es celoso no puede amar", "Nadie puede estar obligado por un doble amor" y "Cuando haces el amor público rara vez perdura". El libro de León Hebreo recoge estas mismas ideas pero tres siglos más tarde.

 

[5] Y este caballero andante, manco, envejecido, regresó a su tierra después de muchas vicisitudes y el premio que consiguió fue ser recaudador de impuestos, oficio que no llevaban precisamente de muy buen grado. Se casó con una heredera, pero añosa, y separado de ella, conviviendo con sus hermanas, que los chismes de la gente señalaban como mujeres de mal vivir, y cuyo honor  su hermano, caballero andante hasta las últimas consecuencias, defendió terminando por ello con los huesos en la cárcel.

Pero, sin amargura, sin hiel, como más tarde diría la mujer del poeta gaditano  Rafael Alberti , María Teresa León, en su libro El soldado que nos enseñó a hablar,  Miguel de Cervantes escribió Don Quijote; con humor, y burlándose, seguramente, de sus sueños de juventud. Envejecido, pobre, sin reconocimiento, tuvo al final de su vida la dicha de ver como su historia arrancaba carcajadas a todos los que la escuchaban del lector de turno. Su gloria estaba  destinada a ser póstuma y duradera, pero él autor del Quijote  nunca supo que sería así.

 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
6 agosto 2013 2 06 /08 /agosto /2013 02:35

 

 

¿LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

DEPENDE DE PARA QUIÉN.

 

  517949402_60bc42d884.jpg     8965607186_d44fb4fa1d.jpg

En la primera foto Marcel Granier,  presidente de RCTV para el momento en el que el gobierno del presidente  Hugo Chávez decidió no renovar la licencia de emisión abierta al canal.

 

Hace algunos días me suspendieron la cuenta de Twitter. Ello sucedió unas semanas más tarde se suspender la cuenta de Facebook y justo en el momento del descarrilamiento del tren de Santiago. Estoy muy clara en que comparto información que no gusta al establishment dado que soy de las que creen  que la presente no es una crisis sino una enorme estafa y que estamos gobernados, a nivel mundial, por delincuentes que, junto con el sistema político, conforman una mafia que tenemos que desterrar del poder.

Como soy periodista y ejercí en un país de América Latina, Venezuela,  supe pronto que para el estatus quo la libertad de prensa tenía matices, porque dicha libertad es libertad según para quién sea. De  ello dio buena demostración Eladio Lárez, un famoso animador de la televisión venezolana,  cuando la directiva de Radio Caracas Televisión (RCTV)[1] lo mandó a principios de la década de los ochenta a supervisar el informativo El Observador que hasta esa fecha había dirigido el periodista Clemente  Cohen.

Recuerdo cuando Eladio Lárez llegó al centro de producción del informativo y  viendo a un ciudadano que estaba siendo entrevistado por un periodista, en uno de los videos que se estaban editando,  preguntó: “¿quién es este? ¿Qué hace saliendo en pantalla? Este señor no es nadie. No tiene ninguna importancia. Este tipo de gente tiene que salir del informativo. Hay que entrevistar a gente importante”. Vamos, en resumidas cuentas la opinión de la ciudadanía para el señor Lárez no contaba.

Estando en este canal, en esas mismas fechas,  recuerdo que llegó la noticia sobre la represión del gobierno de Pinochet contra la población más desfavorecida de los barrios marginales de Santiago de Chile. Los tanques de guerra  estaban entrando en esas fechas en los barrios para obligar a los ciudadanos a que se replegasen y contuviesen su descontento. Me encontraba al frente de la sección de internacionales e hice algo que disgustó a la directiva  del canal: di la noticia en la primera parte y dejé correr el vídeo con la entrada de los tanques en los barrios en silencio. El impacto de las imágenes era bestial, pero claro: los ciudadanos de esos barrios, según el señor Eladio Lárez y la directiva de RCTV eran unos “don nadie” y para los “don nadie” no había ni hay libertad de prensa.

Pero estamos en la era digital y las cosas cambian. Los “don nadie” tenemos ahora al alcance de una tecla la posibilidad de saltarnos la mordaza que impusieron en su día los “don alguien”. Jon Henley, del diario  The Guardian que participó en el 3r Congreso Mundial de Periodismo y Educación, celebrado en Bélgica del 3 al 5 de este 2013 habló sobre este tema.

Henley indicó en su intervención que para él  fueron vitales las redes sociales cuando visitó Grecia, por razones de trabajo en el 2012, para investigar el verdadero impacto de la crisis financiera. Este periodista señaló que  Twitter le ayudó a llegar al punto central del tema que tenía que tratar. Esta red social le permitió tener contacto con las fuentes ciudadanas y, de esta forma,  transmitir su punto de vista.

Henley indicaba que en la actual era del periodismo digital ya los periodistas no son los únicos guardianes de la información porque el público se siente implicado con lo que sucede y los ciudadanos  son conscientes de que son los protagonista. Por ello, no desean que su punto de vista se vea tamizado por el de otro emisor que no sea él mismo. Pero esto, sin duda, es visto como un peligro por el poder que gobierna el mundo el cual ha llegado al extremo de espiar hasta a los usuarios de la Wikipedia[2]. Se nota que la transmisión de información unidireccional, de la cual ellos tenían el control, se le escapa de las manos y este hecho les disgusta. El estatus quo corre peligro de saltar por los aires.

Y mientras se vive esta transición, en la que cada día el ciudadano es más consciente de la información que se les roba, y del engaño perpetrado por el poder, salen noticias como el encuentro de los rieles que hundían los cuerpos de los desaparecidos durante la dictadura de Pinochet sin la cobertura que este hecho ameritaría por parte de los grandes medios. Como en RCTV la represión con tanques a los chilenos “don nadie” no interesaba, la aparición de los rieles que hundían los cuerpos de los desaparecidos durante la dictadura tampoco interesa. Hay que enterarse por los canales alternativos. Esta es la situación del mundo del periodismo. (Aqui dejo una reflexión del comandante Marcos sobre este tema).

En tanto, a los que participamos en las redes sociales, por muy humildes que seamos, si hablamos de la verdad y la compartimos, se nos suspende con la excusa que  violamos las reglas, en el caso de facebook que podíamos estar compartiendo pornografía y en el caso de twitter que podríamos estar agrediendo a otro usuario. Esto es lo que hay. El poder tratando de que no se le escape el control de las manos. Nuestra es la labor de acelerar este proceso con las herramientas que se tengan a mano.

Pero me temo que hoy, como ayer, corremos el peligro de que personas como el alcalde del Partido Popular español, de Baralla, Lugo, Manuel González Capón, piensen que "nos merecemos" que nos fusilen, como ocurrió con los repúblicanos durante el régimen franquista o que "nos desaparezcan" como se hizo durante las dictaduras argentina y chilena. Y el caso es que estas personas no se consideran criminales y , por el contrario, se sienten "honorables". ¡Qué frágil es la moral de ciertas personas que, de un momento a otro pasan, con mucha facilidad, de una situación de honorabilidad a otra hamponil!  

 



[1] Esta es la emisora a la cual el presidente de Venezuela Hugo Chávez no le renovó el permiso de licencia para seguir transmitiendo en abierto. Continua con sus emisiones por cable.

[2] El estatus en Wikipedia de Edward Snowden, el excolaborador de la CIA que acaba de recibir asilo temporal en Rusia, intentó ser cambiado de "disidente" a "traidor" desde una dirección IP que se corresponde al Senado de EE.UU., según WikiLeaks. La información fue proporcionada por el portal WikiLeaks a través de su cuenta en Twitter  donde han publicado un enlace que muestra la propuesta de modificación del artículo. En la imagen se aprecia cómo una revisión aprobada tacha al jóven de disidente, mientras que la versión pendiente lo califica como traidor. 


 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
31 julio 2013 3 31 /07 /julio /2013 02:46

DE CUANDO LA COSTURERA DE LAS CHAQUETAS

DE BOLÍVAR SE QUEDÓ EN LA CALLE

    5927932706_3085dd068a.jpg13790199_96cb61a7bd.jpg2676866737_1f173f1663.jpg

En estos días leía  en Alternet.org que la visión del periodista estadounidense Thomas Friedman se estudia en las universidades de ese país simplemente porque refleja la perspectiva  distorsionada  del uno por cierto de la sociedad  acomodada de Estados Unidos. El primer párrafo del artículo que se titula   Why Tom Friedman Is the Ayn Rand[1] of Our Times , decía  que en la visión del mundo de este periodista y sus lectores se reduce a una simple línea fija de un código   que no requiere ningún tipo de  sacrificio por parte de sus billonarios admiradores.

 A continuación señalaba que si Thomas Friedman no hubiese existido  los grandes empresarios estadounidenses habrían tenido que inventarlo para a continuación afirmar: pensándolo bien, puede que lo hayan hecho, porque, no cabe duda, su oscuro punto de vista de ciencia ficción de la realidad, que ellos tanto celebran, les ha servido muy satisfactoriamente para sus intereses. 

Y efectivamente así es. En este mundo occidental, que creíamos  democrático y libre, la sujeción del individuo es muy, pero que muy sutil. La libertad, y el triunfo,  están destinados a aquellos que sirven bien, pero que muy bien al sistema y a los poderosos. En el caso de Thomas Friedman, como periodista, desde su columna del New York Times, idealizando un mundo global de los mercados sin ningún tipo de reglas donde el dejar hacer era la norma, es así. 

Yo tuve oportunidad de comprobar está teoría que comenzaba a intuir cuando siendo becaria en un periódico vespertino venezolano me tocó cubrir, por compromiso con un jefe de redacción de una de las publicaciones de la cadena donde trabajaba, el caso de  una joven costurera viuda: tras el impago de alquiler tras ocho meses consecutivos la justicia la había desahuciado y se había quedado en la calle. 

Cuando me pasaron el compromiso de ir a entrevistarla, para defender su caso en el periódico, me sentí molesta: ¿qué iba a escribir? ¿Debía ponerme en contra de la justicia que había cumplido con la legalidad vigente? Me pareció absurdo. Aquel caso tenía todas las trazas de ser un “caliche” (información sin importancia). Pero lo cierto es que, además, no tenía ni idea de cómo defender a aquella mujer sin caer en obviedades estúpidas. 

Cuando en la tarde regresé a la redacción con todo el trabajo de investigación realizado para escribir las diferentes noticias, la encomienda me seguía molestando. No veía cómo enfocar el tema. Por ello me puse manos al trabajo para salir de ese “caliche” cuanto antes. Y así lo hice. 

La mujer, ante su desdichada condición,  recibió mucha ayuda de sus conocidos y,  por ello, había conseguido participar, como costurera, en las celebraciones que se estaban preparando para el bicentenario del libertador: estaba cosiendo las chaquetas de los personajes de  la representación que se iba a hacer de la vida de Bolívar en el recién construido Teatro Teresa Carreño.

A tenor de este dato titulé el artículo En el bicentenario del libertador, la costurera de las chaquetas de Bolívar se queda en la calle. Y a partir de ahí, tras contar su caso, pasé a hablar de un sistema  injusto que la convertía a ella y sus cuatro hijos, tras enviudar, en un ser humano marginal cuya lucha sería titánica para sacar a sus vastagos en medio de salarios precarios e injustos que difícilmente le permitirían pagar un alquiler, cubrir los servicios básicos, mantener a sus hijos y mandarlos a la escuela. 

Tan pronto terminé el artículo lo pasé a la mesa de redacción del Jefe de turno y regresé a mi escritorio para escribir las noticias “importantes”. Mientras lo hacía me fijé que, inusitadamente, el Jefe de Redacción del turno de noche estaba leyendo con interés lo que le acababa de entregar. 

-          Muy bueno tu trabajo Mercedes – me dijo desde su mesa. 

Bueno, pensé, al menos lo leyó y, sin más, seguí con mi labor. Al día siguiente la nota apareció en la página anterior a la de las estelas mortuorias, justo en la parte izquierda inferior: vamos, un lugar tan poco visible como para que nadie la leyese. Sin embargo, de forma inesperada, la nota fue muy leída, de tal manera que, incluso La Asociación de Limpiabotas de Venezuela me hizo llegar una carta donde, aparte de felicitarme por la “excelente defensa” de la ciudadana costurera, me informaba de que habían comenzado a realizar las gestiones necesarias para conseguir para la joven viuda una casa del Instituto Nacional de la Vivienda de aquel entonces, el INAVI. 

El presidente de la asociación me auguraba un porvenir brillante como  profesional del periodismo por  el que él consideraba un excelente trabajo. No obstante, el dueño del la cadena de publicaciones donde  yo estaba como becaria, al leer el artículo, (si desgraciadamente  también lo leyó), no pensó lo mismo: consideró que mi artículo atentaba contra sus intereses y los de su clase; demasiada buena mi defensa de los trabajadores precarios, los bajos salarios, los altos precios de los alquileres y la inflación que estaba empobreciendo a los venezolanos. Becarios como yo no los quería en su redacción. Así que, sin permitir que terminase mi tiempo reglamentario de trabajadora  becaria, me despidió del periódico. 

Por tanto, como becaria lo primero que aprendí era que en el periodismo  decir la verdad y defender a los más débiles estaba penalizado porque iba en contra de los intereses de los dueños de los medios y el brillante futuro que me auguraba el presidente del gremio de limpiabotas estaba en pico de zamuro. Posteriormente volvería a vivir la experiencia, pero en este caso, en un canal de televisión. Pero esto lo cuento en otra entrega.

 



[1] Ayn Rand, seudónimo de Alisa Zinóvievna Rosenbaum,  fue una escritora judío estadounidense de origen ruso, ampliamente conocida por haber escrito varios libros bestseller como  El manantial  y La rebelión de Atlas,  y por haber desarrollado un sistema filosófico al que denominó objetivismo.

Rand defendía el egoísmo racional, el individualismo, y el capitalismo laissez faire,  argumentando que es el único sistema económico que le permite al ser humano vivir como ser humano, es decir, haciendo uso de su facultad de razonar. En consecuencia, rechazaba absolutamente el socialismo, el altruismo y la religión. Más información: http://es.wikipedia.org/wiki/Ayn_Rand

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
19 julio 2013 5 19 /07 /julio /2013 02:49

 

 

SI EL SISTEMA CAPITALISTA SE HA DE SUICIDAR,

CUANTO ANTES LO HAGA MEJOR

 

  4571470314_ea48a717c5.jpg  6247475455_2d23c6dca5.jpg

 

En estos momentos, con la que está cayendo a nivel internacional, me siento cansada de soportar las estúpidas intervenciones de los desinformados y fanáticos anticomunistas. Y es que estos señores se aferran a las críticas tradicionales en contra de los que cuestionamos el sistema capitalista, sin darse cuenta de que las circunstancias y los tiempos han cambiado.

Esto lo deja muy bien reflejado en uno de sus trabajos  el profesor universitario  de economía Vicenç Navarro en Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual. El profesor Vicenç  explica en su artículo cómo, desde la segunda guerra mundial, evolucionó la relación  entre el mundo del capital y el mundo del trabajo, punto imprescindible para entender lo que está pasando.

Como bien indica el profesor Vicenç Navarro, en el periodo que siguió a la Segunda Guerra Mundial, el conflicto renta del capital versus renta del trabajo se apaciguó gracias a un pacto entre los adversarios. Este pacto determinó que los salarios, incluyendo el salario social -con aumento de la protección social basada en el desarrollo de los servicios públicos del Estado del Bienestar-evolucionaran con el aumento de la productividad.

Como consecuencia de lo anterior las rentas del trabajo subieron considerablemente, alcanzando su máximo a los dos lados del Atlántico Norte, en la década de 1970. La participación de los salarios, en términos de compensación por empleado, en EEUU fue del 70% del PIB y en los países que formarían más tarde la Unión Europea de los quince, este porcentaje rondaba el 72,9%.

A finales de la década de los 70 y principios de los 80, este pacto social se rompió como consecuencia de la rebelión del capital ante los avances del mundo del trabajo. Fue entonces cuando el  mundo del capital desarrolló una cultura económica muy agresiva que se  conoce como  neoliberalismo y cuyo objetivo ha sido, desde entonces, recuperar el terreno perdido mediante el debilitamiento del mundo del trabajo. A partir de de ese momento, el crecimiento de la productividad no se tradujo tanto en el incremento de las rentas del trabajo, sino en el aumento de las rentas del capital.

Y esta  polarización de las rentas, con gran crecimiento de las rentas de capital a costa de las rentas del trabajo, es el origen de las crisis económicas y financiera actual. Entre las  razones  está la disminución de las rentas del trabajo que creó un gran escasez de demanda privada que, no obstante,  pasó desapercibida como consecuencia de varios hechos que confluyeron: por una parte  la reunificación alemana y, por otra parte, la facilidad de crédito para los ciudadanos.

La consecuencia inmediata de crédito barato fue el progresivo endeudamiento de la población y el retraso del impacto en la reducción de la demanda. Este endeudamiento fue facilitado en Europa por la creación del euro, que tuvo como consecuencia la tendencia a hacer confluir los intereses de los países de la Eurozona con los de Alemania.

La sustitución del marco alemán y la de todas las monedas de la Eurozona por el euro, tuvo como consecuencia la “alemanización” de los intereses monetarios. España es un claro ejemplo. El precio del crédito nunca había sido tan bajo, facilitando el enorme endeudamiento de las familias y empresas españolas, pasando así desapercibida la enorme pérdida de capacidad adquisitiva de la población trabajadora.

Por otra parte, esta acumulación de riqueza en pocas manos explica el aumento de las actividades especulativas y la aparición de las burbujas, de las cuales las inmobiliarias fueron las más comunes, aunque no las únicas. Dado que la rentabilidad era mucho más elevada en el sector especulativo que en el productivo, el cual estaba estancado, como resultado de la disminución de la demanda, el crecimiento del capital financiero fue la característica de este periodo a los dos lados del Atlántico Norte.

Por tanto, a todos estos anticomunistas trasnochados que no entienden el discurso actual de  las personas de izquierda hay que decirles que el verdadero problema que existe hoy por hoy es que la enorme concentración de capital en pocas manos ha provocado que el mismo sea destinado, en un gran volumen, en actividades especulativas y no a actividades productivas.

Por esta razón, dado que las rentas de trabajo continúan un descenso imparable y son inversamente proporcionales a la subida de las rentas de capital que, además, no están dirigidas al sistema productivo porque no hay demanda suficiente debido a que los ciudadanos no tienen con que comprar,  la pregunta qué hay que hacerse es ¿cuánto tiempo puede durar este sistema de funcionamiento del capitalismo? ¿Creen estos anticomunistas trasnochados que la sociedad puede seguir su desarrollo con un sistema económico parasitario que no aporta nada al conjunto de la ciudadanía? 

A estos fanáticos  y poco informados anticomunista hay que sugerirles que se formen e informen para que se enteren de una vez de lo que se está discutiendo. Es difícil concebir que un sistema que no aporta nada al conjunto de una comunidad tenga delante de sí un largo camino de éxito. Es lógico prever que no va a ser así.  Por tanto, la cuestión de fondo para los que cuestionamos el funcionamiento del sistema capitalista, no es cómo ni cuándo terminar con el capitalismo; la cuestión de fondo es saber hasta cuándo puede durar este proceso de auto fagocitación del sistema, porque en su ciega autodestrucción está causando mucho sufrimiento y se está llevando unas cuantas vidas por delante. O como dice Paul Rosenberg, un bloguero estadounidense, empresario e ingeniero en el blog Freeman Perspective, las grandes empresas y gobiernos le están cavando la tumba al capitalismo. Por ello, si el sistema se ha de suicidar, cuanto antes lo haga mejor. 

 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
7 julio 2013 7 07 /07 /julio /2013 16:16

DIFERENCIA ENTRE OBTENER REGISTROS

Y ESCUCHAR CONVERSACIONES

 

9125418802_71d2fd4aca.jpg3981867077_05baf14fce.jpg

 

En estos días me bloquearon la cuenta en facebook. Durante unas horas permanecí  sin poder entrar a esta red social. El aviso que me daba era que posiblemente había tratado de publicar pornografía, exhortaciones terroristas u otras razones parecidas. En una de las ocasiones me preguntaron que intentaba publicar cuando me bloquearon. Se lo mandé: información sobre el caso del ex empleado de la CIA, Edward Snowden. 

La noticia que trataba de publicar era de RT, también conocida como Rusia Today, una cadena de televisión de noticias multilingüe que transmite en varios idiomas, entre ellos en inglés y español. Inmediatamente la red me hizo saber que podría acceder a mi muro en el transcurso de una setenta y dos horas. Y efectivamente así fue.  

Cuando pude acceder a mi caralibro me encontré con la sugerencia de ver una nueva página de noticias, en este caso de Estados Unidos, que se llama USA Hispanic.  Y fíjense ustedes, qué casualidad, que la página me sugería, así mismo, entrar en una información relacionada con  Snowden. Tras un antetítulo que lo precedía, Caballero Audaz  -que me deja la duda de si es en realidad el antetítulo o el seudónimo del que escribe- seguía el siguiente titular: “Snowden, el debate de fondo”.

Estoy acostumbrada, desde mi experiencia de periodista a este tipo de páginas que han terminado por provocarme aversión, especialmente por las contradicciones que encierran entre líneas y, por supuesto, en este sentido la que tenía para leer no me defraudó. Tras varios párrafos de lectura se llega a uno donde se comienza a tratar con cierta burla al presidente de Ecuador Rafael Correa con oraciones como las siguientes: “Menos mal que está Correa en Ecuador para volver a instaurar la justicia y la moralidad mundiales. ¡Qué haría el planeta sin él!”. 

Por la forma  de redactar imaginé que el escritor tenía que ser latino y si me enervó la forma como  hablaba de un presidente latinoamericano más me enervó que lo hiciese alguien de la región. Inmediatamente pienso: ¿acaso no es Estados Unidos el país que ha estado alardeando durante todo el siglo XX de ser el paladín de la justicia y la libertad? ¿Y no se merecía ese alarde unas palabras tan burlonas y despreciativas como las que se expresan aquí? Pero bueno. Dejémoslo así y sigamos.  

En los siguientes párrafos, tras tratar despectivamente el papel de Ecuador y  su presidente, comienzan a aparecer esas contradicciones entre líneas que tanto me han molestado desde mi experiencia como periodista. Primero explica el título ¿Cuál es el debate de fondo?  Y lo responde: cómo Estados Unidos entiende la libertad y cómo ésta se  percibe desde la óptica crítica hacia Estados Unidos tras el affaire de Snowden. Y dice textualmente: “por un lado defiende la libertad, y por otro vigila a sus ciudadanos”.

Pero en el siguiente párrafo aclara que está visión, propia de países como Cuba China, Ecuador, Venezuela, es errónea porque Estados Unidos no vigila a sus ciudadanos; tan sólo obtiene sus registros telefónicos, puertas adentro. Y aclara contundente: “Esto es muy diferente a escuchar conversaciones de los estadounidenses, frente a lo que hacen los países mencionados con quienes cuestionan su regímenes”. 

Menos mal, pienso yo, persona cuestionadora del régimen estadounidense. Palabras “tranquilizadoras”, sin duda,  que recibirán con “beneplácito” los miembros del movimiento Ocupa Wall Street. Tanto ellos como yo ya podemos dormir tranquilos. El Tío Sam no nos tiene en su mira.

Pero a continuación sigue diciendo que esto no es válido para los extranjeros; y pienso, mi gozo en un pozo. Tengo que salirme del conjunto nacional de Wall Street y colocarme en el de  los sospechosos.  Claro que dice que es para todo extranjero que resida en territorio estadounidense. ¡Debe ser ésta, sin duda, una invitación a vivir en Estados Unidos! Voy a preparar las maletas y mi pasaporte.

Pero lo cierto es que una vez más una información proveniente de un medio pro estadounidense tiene la virtud de mover mi cerebro es un estado de confusión notable. Y es que claro, mira por donde nosotros  pobres tontos de los que vivimos en países como Venezuela o Ecuador, que no comprendemos que “obtener los registros telefónicos, puertas adentro, es diferente a escuchar las conversaciones de los ciudadanos”.  ¿En que estaremos pensando? 

Debe ser que vivo en un mundo paralelo, como decía mi ex compañera de instituto María Fernanda Blanco Alonsdo en facebook,  y por eso no veo con claridad las virtudes que los "verdaderos" paladines de la libertad nos intentan inculcar. Sí estaba creyendo que  Snowden  es un luchador, un defensor de los derechos humanos, de la libertad y que en nombre de estos principios se está sacrificando él y su familia, va a ser que no ¡Qué equivocada ando!

 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
6 julio 2013 6 06 /07 /julio /2013 00:23

 

LAS MISERIAS DE UN SISTEMA IRREFORMABLE

 

3649487888_ccf778258c.jpg6912107267_141517229d.jpg


En estos días se encuentra en la prensa la vergonzosa “bajada de pantalones” de los gobiernos de España, Francia, Portugal e Irlanda frente al todo poderoso Estados Unidos, una potencia en declive, pero que sigue siendo potencia al fin y al cabo.

Resulta bochornoso que los líderes de los países europeos prohibiesen al avión de un mandatario hispanoamericano sobrevolar su territorio, violando de esta manera los acuerdos internacionales promocionados y suscritos por ellos mismos,  con la excusa de que transportaba al joven ex miembro de la CIA, Edward Snowden.   

Pero si vergonzosa es la actitud de los gobiernos de los países mencionados, lo es aún más el comportamiento del presidente de la más poderosa nación del mundo cuyo poder de decisión se encuentra secuestrado por los poderes fácticos de nuestro tiempo. Como dice Manuel Poch en su artículo de La Vanguardia, "Héroes, cobardes o vasallos"  el presidente estadounidense no deja de ser un rehén de un sistema irreformable y sus cómplices europeos no dejan de ser unos vasallos.

No sé el público en general, pero personalmente añoro las figuras que con orgullo fueron considerados estadistas en su tiempo,   tales como el presidente Franklin D. Roosevelt que promulgó en su día la Ley Glass-Steagall bajo el lema Prefiero rescatar a los que producen alimentos que a los que producen miseria, con el objetivo de atacar una situación de crisis económica provocada por el sistema financiero.

La decisión que como estadista abordó el presidente Roosevelt fue, sin duda, un quebradero de cabeza para las gran banca que a partir de ese momento estuvo al acecho de hacer caer una a una todas la regulaciones impuestas: la total separación entre la banca de depósitos y la banca de inversión – la bolsa-, la creación de un sistema bancario conformado por bancos nacionales, estatales y locales y la Ley  antimonopolio que impedía la competencia desleal entre ellas. Y finalmente, dicha ley vetaba la participación de los banqueros en los consejos de administración de las empresas industriales, comerciales y de servicios.

La finalidad de estas medidas era que no se pudiera especular con el dinero que la gente había depositado en los bancos. De esta manera el presidente Roosevelt le dio un golpe de timón a todo el sistema financiero estadounidense gobernando en nombre de la mayoría, los ciudadanos.

Por supuesto, los hombres que vieron sus intereses perjudicados por dicha ley, reiniciaron desde su misma promulgación su lucha para derribarla. Para ellos contaron con la ayuda de jefes de estado a los que ya no se puede llamar estadistas porque  todos estos años estuvieron mandando con un solo fin: reponer en el poder al sistema financiero y sus intereses por encima de los intereses de los ciudadanos.

Aquí podríamos decir que en lugar del gobierno de los estadistas comenzó el gobierno de los mediocres tanto a un lado como al otro del Océano Atlántico: Ronald Reagan y Margaret Thachert encabezan la lista de esta muy poco meritoria época. Atrás quedaba la etapa de Roosevelt o el mismo Churchil. Por supuesto, la entidades financieras que estuvieron al acecho de abatir la Ley  Glass Steagal lo consiguieron gracias  a estos líderes. Y tras el derrumbe de la ley - la última desregulación de la ley la firmó Bill Clinton- llegó el crash financiero y toda una retahila de líderes marioneta a  cuya cabeza se encuentra la cánciller alemana  Angela Merkel. 

Aquel Estados Unidos, un país que ya se visualizaba como potencia hegemónica, y aquella  Europa, marcaron un camino de triunfo y de consecución de un futuro bienestar social impensable. Y todo tuvo su origen en una crisis parecida a la actual. La crisis es parecida, pero los que están al mando, tanto en Estados Unidos como en Europa, no son ni la sombra de aquellos hombres de estado.

Me imagino que es por esta razón, porque los mandatarios de un lado y otro del atlántico son un ramillete de polichinelas manejadas por intereses espurios, son incapaces de agarrar por los cuernos al toro de la debacle, y en su lugar se embarcan en misiones peregrinas de perseguir a los jóvenes que desafian su poder y que dejan entrever todas las miserias de un sistema corrupto[1]al frente del cual se encuentran. Un sistema que erróneamente llaman democracia pero que de forma acertada los ciudadanos la conocen  como cleptocracia[2].

Los que realmente detentan el poder, este conjunto de entidades financieras, que roban los ahorros de la gente común, incluyendo gente mayor,  y las grandes transnacionales, son las que realmente están al mando del timón. El barco navega por aguas turbulentas pero ellos siguen impasibles mientras que los líderes políticos actuales tales como Barack Obama y la señora Angela Merkel, prefieren responder cual títeres a la “voz de sus amos” mientras desoyen a los ciudadanos y a cuyas demandas responden con represión.

No tengo duda de que estamos ante un eclipse; ante un cierre de época. Si todo sigue como va, no sabemos cuán profundo puede llegar a ser el abismo, pero de que hay abismo, lo hay. No cabe duda.  Y todo esto lo dejó claro, muy claro el absurdo affaire del presidente Evo Morales. Lamentable. ¡Qué gobiernos tan débiles tenemos que son capaces de subvertir el orden establecido transgrediendo sus propias reglas! Hasta aquí se podía llegar, y ya se ha llegado.



[1] Recientemente con el caso del ex agente de la CIA Edward Snowden, el joven analista de inteligencia del Ejército de los Estados Unidos Bradley E. Manning así como Julian Assange, programador, periodista y activista de Internet australiano, conocido por ser el fundador, editor y portavoz del sitio web WikiLeaks.

[2] Cleptocracia, del griego clepto, quitar, y cracia, fuerza = dominio de los ladrones. Es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo del capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político, el peculado, de manera que estas acciones delictivas quedan impunes debido a que todos los sectores del poder  están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley, y todo el sistema político y económico.

 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
5 julio 2013 5 05 /07 /julio /2013 03:01

 

EL GALLINERO DE LA MARCA ESPAÑA

 

 

  

 

En estos días he estado viendo El gato al agua, un programa español de La Sexta que se dice a sí mismo de debate, pero que más bien parece un programa dirigido defender y reforzar las posturas oficiales del actual gobierno de España. Ello es debido a que la mayoría de los tertulianos asumen esta posición y deduzco que por ello son llamados a participar. 

Y es que los tertulianos que “debaten” tienen, en sus exposiciones,  la misma calidad que las decisiones, y sus respectivas justificaciones, de los “representantes” de los ciudadanos españoles en el actual gobierno: muy poca por no decir que ninguna.

Como dice Tania Sánchez Melero en su último escrito de opinión Willy Fog y la derecha española las personas que asisten a estos debates se supone que deberían escuchar argumentaciones y rebatirlas con otros si no las comparten. Pero en lugar "de hacer tal cosa, se limitan a hacer chistes, sacar frases de contexto, comportarse groseramente e interrumpir constantemente. Es como si algunas personas de la derecha mediática hubiese decidido no discutir ya, no debatir nada, y limitarse a llenar las tertulias de ruido que desnaturaliza el debate, para después generar absurdos titulares en las redes sociales".

Señala a continuación Tania, con acierto,  que esta técnica imita los principios propagandísticos de Goebbels, "que no tenían como objetivo dialogar y convencer con hechos y argumentos, método propio de una democracia, sino imponer un mensaje y hacerlo pasar por cierto mediante la repetición de consignas, ridiculización del adversario, el silenciamiento de argumentos contra los que no se puede discutir, el fomento de la unanimidad de pensamiento, del odio y el rechazo ante ideas contrarias..."

Y efectivamente, esto es así. Comparto totalmente la opinión de Tania. Estos tertulianos tal parecen dirigirse a esa España, grande, una y unida[1] que comparten las mismas ideas y la misma falta de luces. Supongo que es a esa población a quien se dirige dicho programa y otros de su estilo. A esa España, la que se deja engañar y engatusar, a esa que sigue apoyando al Partido Popular a pesar de la que está cayendo.

Y de esta España depende el futuro de los que  están saqueando al país: el sistema financiero europeo apoyado por el BCE, el FMI, los mismos bancos españoles, los grandes empresarios aglutinados en la CEOE y las grandes corporaciones transnacionales. Por ello, mantener activos este tipo de programación televisiva, con estos contertulios tan avezados en la defensa del expolio,  garantiza a los expoliadores que puedan seguir en la senda trazada: la aniquilación del estado de bienestar español y el empobrecimiento progresivo de la mayoría para que, de esta forma, quede a merced de los poderosos.

Esta es la razón por la que las posturas de la mayoría de estos tertulianos están claras: todos defienden las políticas del PP, todos están en pro de la reforma de la ley de educación  Wert, de los recortes en educación y de sanidad, etc…y, por supuesto, se enfrentan a los indignados  y a la plataforma stop desahucios a quienes consideran hippies de izquierdas, perroflautas  o  poco más que etarras y delincuentes.

Alarma la falta de documentación  de estos individuos, mucho más si se toma en cuenta que muchos de ellos son profesores universitarios que deberían basar sus opiniones en datos contrastables; pero, adicionalmente, llama la atención, muy especialmente, su clara mala educación: no saben escuchar, no saben respetar el turno de palabra y son desagradables con él único asistente que disiente de sus posturas ideológicas, el profesor universitario Pablo Iglesias.

Conozco algunos textos de tercer grado de educación primaria, de la década de los setenta del siglo pasado, en este caso concreto de Venezuela, donde se recogen algunas normas de educación para el ejercicio de escuchar ideas diferentes a las nuestras  y exponer las propias; entre dichas normas  está el respetar el turno de palabra, escuchar al otro con atención y dejarlo terminar, mirarle directamente a los ojos, tomar nota de algún punto al que se quiera referir cuando le toque el  turno de palabra,  y cuando toque hablar exponer las ideas propias con el máximo respeto a las esgrimidas por el interlocutor.

Pero los tertulianos españoles, en general, y muy especialmente los del El Gato al agua, o no estuvieron en esta clase o el programa educativo del Ministerio de Educación español  no contempla estas normas mínimas de educación en su contenido. Ello hace, que, efectivamente, dichas tertulias se conviertan en un gallinero, como bien dice el economista y profesor universitario español, Manuel Vincenc Navarro. Y esta visión, la de un gallinero cuidado por el zorro, parece que es la marca España de la que tanto habla el PP. 



[1] “El nacionalismo españolista, heredero de la dictadura, moviliza todavía hoy a millones de personas que claramente votan en contra de sus intereses, a fin de defender a España frente a los que ese españolismo define como rojos, separatistas y anti-Iglesia. Cuarenta años de fascismo y treinta y cuatro de democracia supervisada y vigilada garantizan la continuidad de este rancio franquismo y su cultura nacional-católica. No es por casualidad que gran número de las reformas educativas y culturales tengan como objetivo recuperar este nacionalismo españolista que en ciertas partes de España, la España mesetaria, es todavía muy poderoso. Tanto en su versión casi religiosa –el PP- como en su versión laica -UPyD-, este nacionalismo centralista españolista está movilizando a España. Este nacionalismo, y en menor grado la religión (en España), continúan siendo utilizados para ocultar el ataque más frontal que el escasamente financiado estado del bienestar español ha padecido”.  Navarro, Vicenc, El gobierno de Rajoy, el más reaccionario de la eurozona.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
29 marzo 2013 5 29 /03 /marzo /2013 22:15

 

ACOSO Y DERRIBO A TRAVÉS DE

LA MANIPULACIÓN INFORMATIVA

601045 488109777909854 1071480056 n     482152_530469073661694_1613580959_n.jpg        

 En estos días pasados Ada Colau[1],  portavoz de la PAH (La Plataforma de Afectados por la Hipoteca) se ha visto  acusada de terrorista por algunos medios de comunicación españoles que han iniciado, de esta manera, una guerra sucia de desinformación y manipulación  en relación con su persona y el movimiento que encabeza.

El medio de comunicación español, La Gaceta, publicó un artículo en primera página,  a cuatro columnas, sobre la activista, con el siguiente titular: La verdadera cara del movimiento que acosa y amenaza a los diputados del PP: DESENMASCARADA. 

 A a continuación en el cuerpo de la noticia se decía, textualmente: "La policía confirma la presencia de grupos violentos de ultraizquierda en la Plataforma Antidesahucios que lidera Ada Colau. Los agentes rastrean a los radicales de Bukaneros, Contrapoder, Rash, Estrella Roja o la denominada Coordinación Antifascista..."

Aquellos que distribuyeron dicha portada por las redes sociales señalaron, desde un principio, como el anterior párrafo era el  primer paso para crear una mentira. Pero además estos avisados lectores realizaron un análisis que acompañaba dicha portada. No se les escapó que debajo de la fotografía de Ada, también desplegada a cuatro columnas,  estaba la siguiente noticias:  A pesar de las cesiones, ETA amenaza al gobierno si no hay ya una negociación.

Por ello en el siguiente párrafo los estudiosos de  esta  noticia sobre Ada comentaban “…es muy curioso que después de la "supernoticia", siendo Ada Colau portada, la noticia de más abajo sea sobre ETA, teniendo en cuenta que más arriba pretenden relacionarla con grupos terroristas y ultraradicales de izquierda.

Y otro dato importante a tener en cuenta en este análisis es que ¡¡TACHAN !! ETA que hasta ahora no ha respirado por ningún lado lo haga justamente ahora que se está activando una campaña contra Ada Colau, de esta forma, inconscientemente, relacionamos a Colau todavía más con el terrorismo. Cualquier analista de medios vería esto como algo muy evidente”.

El análisis y denuncia del hecho terminaba con la siguiente nota: “Y nosotros ¿Somos capaces de tomar conciencia de la manipulación mediática a la que nos someten?

Por supuesto, republiqué este análisis con su correspondiente denuncia para hacerlo llegar a todos mis conocidos. Pero lo más importante es que, a nivel personal, esta manipulación informativa me trasladó a 1982 cuando me encontraba a punto de finalizar mis estudios de periodismo en Caracas y comencé a preparar la tesis de grado que se exigía para obtener la licenciatura.

 Gracias a los profesores que me asesoraban, entre ellos,  junto con el tutor de mis tesis,  el sacerdote jesuita Jesús María  Aguirre, fundador  con José María Bisbal de la revista Comunicación de la Universidad Católica Andrés Bello,UCAB, me instalé en el Centro de Investigación de la UCAB en cuya biblioteca encontré diversos análisis sobre la manipulación del hecho informativo.

El principal, el relacionado con la noticia de La Gaceta, y que en su día me llamó poderosamente la atención, fue el relativo a las investigaciones realizadas por diversas  universidades, entre ellas varias de Estados Unidos, sobre la manipulación informativa de los medios chilenos durante los días previos al golpe de estado de Pinochet contra el presidente elegido Salvador Allende.

En 1976, un escrito de Juan Rojo- De La Rosa, en el número 25 de la revista  Nueva Sociedad, comentaba   como desde el mismo momento que fue asesinado el ex ministro de Interior de la Democracia Cristiana, Edmundo Pérez Zujovic, los medios de comunicación de Chile comenzaron una campaña de desprestigio contra Salvador Allende  tratando de relacionarlo con la violencia a través de titulares colocados muy cerca de una de sus fotografías y de cualquier noticia relacionada con él.

Por supuesto, esta campaña, que se prolongó en el tiempo, fue extraordinariamente exitosa y la misma terminó con el golpe de estado y el fallecimiento del presidente latinoamericano. Pero lo fundamental de este artículo es la impresión que me causó  que a estas altura de la historia se pudiese repetir este estilo de manipulación.

Pero si me asombró que resurgiese esta manipulación criminal y sucia en los medios de comunicación españoles, mucho más  me asombró que dicha guerra sucia estuviese dirigida en contra de una activista cuyo objetivo altruista  no da pie a ningún atisbo de duda; la lucha contra una injusticia   perpetrada por el sistema financiero español es más que evidente. Muy atrevidos son los que intentan desvirturla.

Y es que la utilización de esta arma de acoso y derribo en base a semejante desprestigio dice mucho de lo que están detrás de esta crisis. Sin duda los denota como auténticos bandidos, como si ya no lo tuviésemos suficientemente claro.

Afortunadamente  somos muchos los que hemos estudiado estos sistemas de manipulación y aún cuando esta “basura informativa mediática” pueda todavía colar en ciertas capas de la población, existen otras capas en las que nos encontramos comunicadores y profesionales diversos, como el colectivo de jueces, formados y lúcidos, que estamos presentes y bien presentes, para denunciarlas y señalar con el dedo a sus  criminales diseñadores.   



[1] Ada Colau Ballano (Barcelona, 3 de marzo de 1974) reconocida por ser cofundadora y portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Barcelona, y portavoz de la PAH (La Plataforma de Afectados por la Hipoteca). Es coautora del libro Vidas Hipotecadas, publicado originalmente en catalán y editado en español en junio de 2012.

 

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo
28 febrero 2013 4 28 /02 /febrero /2013 01:48

NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER

 

 

      

Hace unos días atrás el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aceptó, ante la opinión pública, que el bipartidismo en España se está hundiendo en aguas más gélidas que las albergaron al Titanic en su día.  Y ello lo hizo en su forma muy particular de ver y enfrentar los acontecimientos: simplemente anunció que si el bipartidismo se hundía, España se convertiría en el paraíso de “partidos estrafalarios”.

Más de uno, entre los que me encuentro, se quedó en Babia, con la boca un tanto entreabierta y preguntándose qué es lo que el señor Rajoy entiende por “partidos estrafalarios”. La respuesta no puede ser más nítida: para el señor Rajoy,  el PP y el PSOE “no son partidos estrafalarios” y por tanto, en ellos debemos ver todo aquello que es deseable en un partido.

Sin duda al registrador de la propiedad  que gobierna España le parece idóneo un partido que paga a sus líderes en sobres; que lleva una contabilidad en B; que mantiene como ministros a personas sospechosas de estar en tramas corruptas; que incumple su programa electoral y hace alarde de ello con el eufemismo de que “ha cumplido con su deber”. Este orden de la situación le parece el ideal, aunque a los ciudadanos españoles, a los que se supone que representa, repudien dicho orden. Tal parece decirnos: ustedes no están para pensar; están para obedecer. Para pensar estoy yo y los que me rodean. Un alarde de prepotencia sacada de contexto- espacio tiempo que no retrotrae a un pasado tan oscuro como el de la Edad Media.

A partir de aquí se puede entender que él y los miembros de su gobierno acometan tareas como las de privatizar la sanidad pública, recortar en educación, mandar a las fuerzas de seguridad del estado a desahuciar ancianas, mujeres cabezas de familias mono parentales en paro con hijos pequeños a cargo,  mientras defienden los intereses de los bancos y le inyectan raudales de dinero en su arcas vacías. Todo ello sin inmutarse. Con una frialdad espeluznante. ¿Cómo obrarían si Merkel les dijese que condujesen a los pacíficos ciudadanos de España a los campos de exterminio? Seguramente con la misma calma impasible del que piensa y siente que está cumpliendo con su deber. Así lo hicieron los que ejecutaron las órdenes de Hitler.

Ante todo esto no se puede llegar más que a una conclusión: los valores cívicos de la ciudadanía están totalmente enfrentados con los valores cívicos del gobierno y de todos sus miembros. Y en esta situación, en la medida que las instituciones del estado  están   imbuidas de los valores opuestos a los de la ciudadanía, en esa misma medida, estas instituciones no cumplen su función que es la de representar a los ciudadanos. De ahí que los manifestantes griten que estas instituciones, y los que en ellas se encuentran,  “no les representan”.

No cabe duda de que los ciudadanos tienen muy claro cuál es el papel de los políticos y el de las instituciones del estado: la de servir a los ciudadanos. Pero en tanto y en cuanto los representantes electos en las urnas se oponen y enfrentan tratando de desvirtuar las protestas de los electores, desconociendo su descontento y desacuerdo, en esa misma medida demuestran que no tienen nada claro cuál es su papel; o sufren de un trastorno de desfase en le ejecución de su rol como decía hace algunos meses el cómico español Wyoming: no se han  enterado de que no son los putos amos, sino los administradores. Y como administradores tienen que rendir cuentas ante los que se manifiestan.

Esta es, precisamente,  una de las exigencias que hacen las mareas que recorren el territorio español cuando piden mayor democracia con listas abiertas,  transparencia de las instituciones y sus representantes, plebiscitos y referéndums vinculantes. Y es que hoy en día está claro que las instituciones del Estado, que debían estar al servicio de los ciudadanos, están secuestradas por intereses espurios e inconfesables. Por bastardos sin conciencia.

No queda duda de que el presidente del gobierno español, los ministros de estado, la delegada de gobierno, los alcaldes y concejales de los diferentes municipios, los presidentes y consejeros de las comunidades autónomas, no tienen nada claro a quien se deben, punto elemental, como elemental es el ABC. Y es que el ABC es de sentido común, pero no hay un sentido menos común que el sentido común; o en otras palabras, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Pero claro, tanto sobre va y viene la nebulosa que cayó sobre los ojos de estos señores del PP ha sido de órdago… y es que los sobres, tienen, no cabe duda, su enjundia en esta oscura historia de desubicación y despersonalización.

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces