Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

 

 

DESDE LOS EXTREMOS LA POLITICA SE VE MÁS SIMPLE

  

   images--13-.jpg  20100915-venezuelaelecciones.jpg

   En las últimas elecciones los Ni Ni representaban el 30% del electorado.

 

Tomado de EL Nacional

 

IGNACIO ÁVALOS GUTIÉRREZ

 

MIÉRCOLES 25 DE NOVIEMBRE DE 2009

 

 

La tarea de pensar el país se vuelve binaria, una metáfora del interruptor de luz, on, off, blanco o negro, nosotros o ellos. En política, el extremismo es, pues, una posición atractiva; por lo cómoda, destierra la duda y vuelve innecesaria cualquier lectura alternativa sobre la sociedad.

En este contexto, el ni-ni no la tiene fácil. Es acusado de guabinoso. De apático. De tonto útil. De querer estar bien con Dios y con el diablo. De avestruz porque entierra la cabeza para convencerse de que no pasa lo que pasa. De pusilánime porque no defiende la así llamada revolución bolivariana ni se defiende de ella, es decir, es culpable, a la vez, de que avance o
retroceda, según sea quien lo juzgue. En fin, el ni-ni es un equivocado y, para colmo de la mala opinión, algunos creen que sale ileso de esta situación, e incluso sabe medrar en ella.

Pero, ojo, en el marco de esta campaña electoral que aún no es campaña electoral, pero que sí es campaña electoral cosas de esta Venezuela que  ahora tenemos con un grave déficit de rayas amarillas que sirvan para indicar lo que se puede y lo que no, las encuestas indican que los ni-ni vienen pisando duro, son más de la mitad, según los datos, o, en el peor escenario, la minoría más grande. Se trata, en todo caso, de una población numerosa, pero realenga y silenciosa, además de muy heterogénea, que sólo comparte el despecho por el menú político que se le ofrece.

Y aun cuando es cierto que al final acude a las urnas, lo hace a través de un voto entre perezoso y escéptico, dominado por el criterio del mal menor, el cual no augura buenas cosas para el futuro democrático del país porque despide cierto tufillo político, desagradable y peligroso, al estilo del "que se vayan todos", puesto en boga en otras partes de la misma América Latina.

Es que diez años después, no parece que un buen número de venezolanos sienta que vayamos bien por donde vamos. El país se les parece cada vez menos a aquel que despertó sus expectativas, al tiempo que se les asemeja más al que concitó su rechazo. Mientras tanto,
los sectores que adversan al Gobierno no terminan de saber cómo se encara la épica ineficiente del presidente Chávez (empecinado en salvarnos a su manera y aunque no queramos) y en materia de inclusión social el tema central de la agenda política nacional aún salen ideológica y emocionalmente reprobados.

En fin, en el actual contexto nacional, la expansión de los ni-ni es un mal síntoma político que implica dudas e interrogantes que no nos hemos tomado el cuidado de responder.

 

 

Compartir esta página

Repost 0
Published by

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces