Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 diciembre 2012 1 24 /12 /diciembre /2012 22:14

 

¡CUIDADO CON EL CUENTO DE LA HORMIGUITA!

      
     
  

        479932 406233029453313 53917569 n-copia-1 

                                              
        

Hace unos meses un excompañero de bachillerato, odontólogo de profesión, con una situación personal más que holgada según entiendo, me envió a mi correo el cuento de la hormiguita en versión española. Los lectores recordarán  este cuento clásico que relata cómo la hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante, construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno, mientras la cigarra piensa que es tonta y se pasa el verano de fiesta, bailando y cantando.
 Mi excompañero me pasaba un correo masivo con la versión revisada del cuento a “la española”, me imagino que a tenor de que algún español o española se lo hizo llegar, puesto que mi excompañero es de origen sueco, vive en Venezuela y su única vinculación con España, que yo sepa, es que estudió en un colegio en Venezuela dirigido por profesoras españolas y donde se impartía también bachillerato español.

En este caso la nueva versión era como sigue: “cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera. Un día, tiritando a la salida de un bar de copas, la cigarra organiza con la Sexta una rueda de prensa en la que se pregunta ¿por qué la hormiga tiene derecho a vivienda y comida cuando quiere, mientras ella tiene frío y hambre?”

La  verdad que no merece la pena reseñar el resto del cuento. Yo misma en aquel momento tampoco lo seguí leyendo. La verdad es que lo que había leído era suficiente para que pudiese visualizar que la historia  era una interpretación bastante simple de la actual crisis económica mundial debido a la falta de conocimientos necesarios, en este caso de economía, para poder entenderla en toda su dramática dimensión financiera y humana.

Mi excompañero no es el único profesional universitario que se encuentra en esta situación. Entiendo que tener un nivel académico alto puede acarrear que se exija a la persona que lo detenta un nivel cultural suficiente incluso para entender de economía. Pero la realidad es que, aún cuando los ciudadanos deberíamos estar más informados en temas de economía, lo cierto es que no es así independientemente del nivel académico que se tenga.

Dicen algunos economistas que muchos de sus colegas se empeñan en difundir que la economía es una ciencia exacta y que tratan de hacer de ella un galimatías con el objetivo de poder engañar mejor a los ciudadanos en virtud de cumplir con unos objetivos inconfesables y poco trasparentes por lo que en sí conllevan de engaño y latrocinio de las arcas privadas y públicas.  Y sin duda tienen razón los que esto afirman. Por su parte los  que perpetran el engaño con fines avariciosos  de enriquecer a unos pocos  descollan, sin duda, por su exitosa gestión.

Lo cierto es que en el momento que recibí el correo de mi excompañero de bachillerato  le contesté con una “versión revisada” de la actualización del cuento de la hormiguita. En este caso la “versión revisada” era producto de mi cosecha personal. Y decía así:

“La verdadera actualización de este cuento nos dice que la hormiga guarda sus granitos en una entidad bancaria que juega con ellos a la ruleta rusa con productos financieros estructurados como los hedge funds en los que pululan productos tóxicos, tales como los que compran créditos sub-prime estadounidenses, o los de las compañías de seguros que emiten derivados de crédito para cubrir riesgos financieros faraónicos que no tienen medio de asumir, pero que les permite quedarse con comisiones jugosas. Hay que añadir las  acciones en bolsa de valores de alto riego y otros productos que la pobre hormiga desconoce tales como  los “pagarés” de un banco o las “preferentes”.

Estos "almacenes entidades financieras" en ese juego pierden todos los granos de la hormiga y muchas otros y por esa razón tienen que pedir a los gobiernos que les reponga los granos "perdidos" en los "productos tóxicos". Una vez que los gobiernos le han "prestado los granos" a las entidades financieras con un 1% de interés, (un grano de devolución, tal como hace el BCE al resto de los bancos europeos en crisis ), las entidades financieras le prestan a su vez a los gobiernos para financiar su propio préstamo de granos con un interés del 5 y 7% (los gobiernos deben darle a las entidades financieras entre 5 y 7 granos más por el préstamo necesario para socorrerles en su apuro).

Por su parte los bancos y  los gestores de los hedge funds y acciones en bolsa siguen invirtiendo esos granos en sus productos de alta rentabilidad. Los que obtienen las ganancias, unos pocos entendidos, mandan esos granos a los paraísos fiscales tales como la Islas Caimán, Seychelles, Andorra, Malta Mónaco, etc... Pero en el caso de la pobre hormiga, que sólo conoce de depósitos garantizados, pierde todos sus granos en virtud de que el asesor de turno de su "entidad financiera almacén" la engaño.

Ahora, para colmo, la hormiga ya no tiene donde recoger más granos porque el gobierno tiene que recortar en servicios básicos e inversión pública para poder pagar los granos dados a los  bancos para cubrir el agujero negro provocado por sus directivos  en su gestión de almacenamiento de los granos de maíz y abaratar el despido según dice  "y que para relanzar la economía".

En tanto las "entidades financieras almacenes" ni retornan ni prestan sus granos para cultivar y producir más granos, situación que provoca que la hormiguita ya no tenga dónde recoger más granos y por esta razón se queda sin  casita pues la desahuician por no  pagar los granitos de maíz que debe. La hormiguita ve con asombro  como para colmos el gerente de la entidad almacén que perdió sus granos recibe una compensación  cuantiosa por su "brillante" gestión del "almacén entidad financiera".
Yo le espetaba a mi ex compañero: ¡Qué felicidad vivir en la ignorancia! ¿Verdad? Al menos la hormiguita llega un momento que pierde sus granos y no tiene posibilidad de  encontrar más granos pero no sabe por qué...No se ha dado cuenta de que unos ladronzuelos se llevaron sus granos con la complicidad de los políticos y todo su esfuerzo se convirtió en humo gracias a la avaricia de unos personajes inescrupulosos.

El caso es que el recuerdo de este evento con mi excompañero viene a colación debido a que recientemente leía  Las tres edades de la piratería financiera. El autor menciona varios libros que se deberían leer, entre ellos  El Casino que nos Gobierna de Juan Hernández Vigueras, “tan completo y esclarecedor de lo que realmente está pasando en la economía mundial, que todo el mundo debería conocerlo”.

El artículo al completo versa sobre la recomendación de otros  tres artículos recogidos en el libro El Estado del mundo 2010, aunque su autor aclara que el libro entero era muy recomendable. Según parece EL Estado del mundo…   se repite todos los años desde 1984  y el autor de la reseña indica que personalmente sigue todas las ediciones intermitentemente desde su primera aparición por sus comparativas estadísticas y los resúmenes históricos y de actualidad por países.[1]

Mientras leía esta información, me repetía, una vez más, que sí, que es muy recomendable para cualquier ciudadano leer estos libros sobre economía, tan ilustrativos sobre lo que está ocurriendo, sobre la estafa, la decadencia de valores y la delincuencia de cuello blanco que  alcanza a   los altos directivos de las entidades financieras más encumbradas del mundo y que son Demasiado poderosos para ir a la cárcel, y de esa manera ver dónde reside el verdadero problema de esta crisis.

Y es que en los tiempos recientes  no pasa una semana sin que tengamos alguna noticia de crímenes financieros cometidos por los bancos o de la impunidad con que siguen actuando sus responsables tal como  afirma Max Keiser de Keiser Report  debido a que no existe voluntad política para poner coto a estos desmanes. Lo que es más, aquellas personas que los denuncian están en las cárceles, mientras que los verdaderos delincuentes  siguen en la cumbre de esta sociedad funcionando como seres privilegiados e intocables. 

Por ello es necesario repetir y recordar que como los ciudadanos no nos informemos y formemos  en lo que a temas económicos financieros se refiere, puede venir por ahí un desaprensivo, como ya está ocurriendo,  que retome el viejo cuento de la hormiguita y nos haga creer no sólo que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, sino que, además, nos hemos pasado el verano haraganeando. Todo ello con la ayuda de La Razón que nos cuenta el ABC que deletrea la COPE y promociona Intereconomía. Esto en España, que en otros ámbitos tienen también sus homólogos.

Mientras, los verdaderos delincuentes siguen viviendo a nuestra costa y en esta ocasión sí, por encima de nuestras posibilidades, que, como bien decía una pancarta de los indignados, “ya no queda pan para tanto chorizo” y tal como está dejando el panorama la furia privatizadora y de austeridad del gobierno de Mariano Rajoy, bajo la batuta de Merkel, el pueblo español se va a dejar la piel hecha jirones. En cuanto a las arcas del estado, como no busquen los granos de maíz de los paraísos fiscales, también se van a quedar vacías.

Y lo mismo se puede decir de Portugal, Irlanda, Grecia o Italia. A lo mejor todavía se le ocurre a Merkel, al BCE, al BM, al FMI y al Bundesbank, tal  como al mercader de Venecia, que esa piel hecha jirones servirá para pagar las deudas. Y es que Sheaspeare fue muy premonitor, o simplemente un observador de una realidad que se repite. Tengo que confesar que El mercader de Venecia es una pieza de teatro que hasta hace muy poco se me antojaba antisemita y que se ha convertido en furioso escenario real de nuestra cruda actualidad.

Sin duda, Goldman Sachs, con eso de que es la entidad financiera que está al frente de esta inmensa estafa, y cuyos dueños son de origen judío como el mercader de Venecia, hace que aprecie mejor la pieza del dramaturgo británico, sin olvidar el papel que cumple en este escenario la City. Y es que dos mil años más tarde se hace cierto aquello de que es necesario sacar a los mercaderes del templo tal como en su día hizo Jesús o más bien, en su forma actualizada, del dominio que ejercen sobre los gobiernos y la sociedad en general. Quizás por ello algunos indignados escogieron esa gráfica actualizada para convertirla en su postal de navidad y algunos más se dedicaron a actualizar algún que otro villancico. Y es que estamos en tiempos de actualizaciones porque los cuentos y las canciones tradicionales de navidad necesitan también su revisión.



[1] Aclaraba que en la actualidad comparando la versión de 2012, se tiene  acceso por un año a las bases de datos on-line que hay en www.akal.com y que posee todas las ediciones anteriores.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces