Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 agosto 2013 7 11 /08 /agosto /2013 02:17

 

 

CUANDO EL “ÉXITO” ES TRAMPOSO

 

 

 

images-copia-5.jpgimages2.jpgejecutivos02.jpg

 

En estos días pasados tuve un intercambio de opiniones con una ex compañera de instituto en el cual discrepamos por tener puntos de vista diferentes sobre un mismo tema. Sin que venga a cuento mencionar el motivo de dicho intercambio de opiniones, si quiero referirme al momento en el que mi ex compañera, para aclarar un punto relativo a su persona dijo, literalmente: “…he sido exitosa profesionalmente”. Dicha frase, debo admitir, me arrancó un par de parpadeos y una leve, muy leve sonrisa.

Y es que eso de ser exitoso o exitosa reconozco que, personalmente, para mi tiene infinidad de matices. Desde muy pronto, y confieso que no tan pronto como hubiese deseado, comencé a ver las trampas que escondía el reconocido por la mayoría de la gente como “éxito”. Y es que el “éxito”, hoy como antaño, conlleva una trampa que es, en más de una ocasión, insalvable, puesto que en muchas oportunidades, diría yo demasiadas, provoca que en pos del “éxito” una persona pierda toda su vida.

Siempre he comparado a los “exitosos” ejecutivos de nuestro tiempo con los caballeros andantes de la Edad Media. Y ustedes se preguntarán qué relación tienen los unos con los otros para que yo realice semejante paralelismo. Y debo decirles que salvando las distancias de los siglos y las costumbres, considero que es claro que nuestros actuales ejecutivos suelen estar tan engañados como en su día lo fueron los caballeros andantes del Medioevo.  Y en ello, si es verdad, no hay mucho cambio. Me explico.

A los profesionales de nuestro tiempo,  ya sea través de los medios de comunicación o de la literatura de consumo rápido, se les inunda de publicidad sobre  las prebendas que conlleva ser “exitoso”. Claro, hay que especificar que pueden llegar a ser “exitosos” siempre y cuando cumplan a cabalidad con su rol de profesionales de “éxito”. Y he aquí el dilema: ¿en qué consiste dicho rol?

Antes de explicarlo, voy a aclarar que esta función que cumplen  nuestros medios de comunicación se me antoja muy similar a la que cumplían  los relatos de los trovadores durante la Edad Media que hablaban del fino amor entre un caballero y una dama. Dichos poemas solían encerrar en el nudo gordiano de su trama la promesa  de riquezas y el disfrute del amor con una bella y encumbrada dama; claro, siempre y cuando el caballero cumpliese con el objetivo de ser un “auténtico” caballero. Y de nuevo tenemos el dilema: ¿en qué consistía ser un “auténtico” caballero?[1]

Un auténtico caballero debía ser, antes que nada,  un siervo fiel; su fidelidad sería  “recompensada” por su señor. Debía dedicar su empeño, además a una mujer, que solía ser la esposa del señor, la dueña del castillo. A ella debía dedicar su empeño y sus desvelos porque un buen caballero era hombre de un solo amor. Y una mujer digna de ser amada y considerada una dama, debía exigir al hombre que la cortejase que cumpliese con los preceptos del fino amor y de la caballería.

La realidad, cuando uno lee los libros de historia, es que los caballeros se pasaban toda su vida en pos de la fama, la gloria, el honor y del amor de una dama, pero la triste realidad es que en la persecución de este “sueño” se consumía su vida. Y como bien recogen los que estudiaron las órdenes  de la  caballería,   entre ellos los medievalistas George Duby y su discípulo Jean Flori,  los que fueron recompensados por sus desvelos se cuentan con los dedos de una mano y sobran[2].

La mayoría de los caballeros llegaba a los cincuenta, si llegaban, en muy malas condiciones, muchas de las veces mutilados de algún miembro y teniendo que retirarse solos, pobres  y sin familia a un convento para pasar los últimos años de su vida.[3]El que mejor reflejó este triste destino fue un soldado de la corte de Felipe II, Miguel de Cervantes y Saavedra que sirvió al hermanastro del rey, Juan de Austria, y que se convirtió, posiblemente gracias a la lectura de los poemas caballerescos de Ludovico de Ariosto y Los Diálogos de amor de León Hebreo[4], en un convencido caballero andante[5].

Pero el caso es que, regresando a nuestra época, durante mi ejercicio como periodista me percaté que el rol de “exitoso” ejecutivo de una gran empresa de nuestro tiempo camuflaba bajo sus promesas de bienestar y reconocimiento social una trampa tremenda; conocí numerosos ejecutivos y ejecutivas, todos ellos profesionales “exitosos” cuya vida personal se había quedado truncada en el empeño. Su familia, y sus afectos, se habían quedado olvidados en el camino gracias a los sacrificios que debían realizar en pos del éxito: trabajar hasta tarde, incansablemente, sirviendo a la corporación y a la empresa, estando siempre dispuesto a viajar en caso necesario…etcétera, etcétera…

Y con estos etcéteras estos “exitosos” profesionales llegaban a una edad donde ya no eran necesarios y pasaban a ser relegados a un segundo término. Regresaban a casa, después de haber vivido una especie de viaje mediático, para enfrentarse con un esposo o una esposa, si todavía estaba en casa esperando, que ya era un o una desconocida, unos hijos que ya estaban independizados y que ya no necesitaban del padre o la madre exitosa. Y entonces, el hombre o la mujer de “éxito” se enfrentaba a su dura realidad: el fracaso de su proyecto personal, el único duradero y el único que dependía de ellos mismos. Y el antiguo “éxito” pasaba a ser un “éxito amargo” y la realidad pasaba a ser una “realidad de fracaso”. Por ello, tengan mucho cuidado con el “éxito” porque el “éxito” según se mire es tramposo, muy tramposo. Tras las promesas de "éxito" suelen estar los intereses de otros, los señores feudales en la Edad Media y las corporaciones en la Edad Moderna; ellos son los verdaderos exitosos, especialmente en convencer a otros de que persigan el "éxito" que termina siendo su "éxito".



[1] Cualquiera que revise los textos relativos a esta época se encontrará  que un caballero,  debía ser un miembro de una regimiento militar a las órdenes de un señor por obligación moral o por  imposición de una promesa a su dama.  Debía estar dispuesto a viajar  grandes distancias, ya sea persiguiendo un objetivo concreto o no, aceptando o provocando desafíos  resolviendo injusticias, a las que Don Quijote llama entuertos  y protegiendo a los desfavorecidos (doncellas, viudas y huérfanos).

 

[2] Uno de esos pocos caballeros que alcanzó hacerse rico y famoso fue Guillermo El Mariscal,  de origen normando como sus señores,  sirvió a cuatro  reyes del Imperio Angevino: Enrique II de Inglaterra, Ricardo Corazón de León, Juan Sin Tierra y Enrique III.

Guillermo el Mariscal llegó a ser un caballero exitoso entre otras  razones gracias a su longevidad; en una época donde la mayoría de las personas no pasaban de los cincuenta años, (de hecho su primer señor Enrique II muere a esa edad) él recibe su reconocimiento del sucesor de su primer señor, Ricardo Corazón de León cuando ya tenía medio siglo. Con este gesto el nuevo rey quería granjearse la fidelidad de aquel que tan fielmente había servido a su padre.

Y a los cincuenta años Guillermo el Mariscal recibió las tierras de una rica heredera de quince años que el rey le dio en matrimonio, junto con el título de conde. Guillermo el Mariscal apreció tanto las prendas que le dio Ricardo Corazón de León que se hizo acompañar por su mujer a todas partes. Murió a los 82 años en su cama en su compañía  y rodeado de su numerosa prole. Pero su caso no se repitió.

 

[3] La época de oro de estos caballeros fue durante lo que se conoce como el imperio Angevino, etapa en la que los normandos dominaban Inglaterra, entre el 1150 y el 1200. Bien entrado el siglo XIII en las novelas de caballería se lamenta que la época de los caballeros andantes haya quedado en el pasado recordando el siglo anterior como un siglo de oro para la caballería.


[4] Las reglas del amor cortés fueron codificadas por el muy influyente trabajo de Andreas Capellanus (Andrés el Capellán) titulado De Amore, a fines del siglo XII. Esta obra tiene una lista de  reglas tales como "El matrimonio no es una excusa real para no amar", "El que no es celoso no puede amar", "Nadie puede estar obligado por un doble amor" y "Cuando haces el amor público rara vez perdura". El libro de León Hebreo recoge estas mismas ideas pero tres siglos más tarde.

 

[5] Y este caballero andante, manco, envejecido, regresó a su tierra después de muchas vicisitudes y el premio que consiguió fue ser recaudador de impuestos, oficio que no llevaban precisamente de muy buen grado. Se casó con una heredera, pero añosa, y separado de ella, conviviendo con sus hermanas, que los chismes de la gente señalaban como mujeres de mal vivir, y cuyo honor  su hermano, caballero andante hasta las últimas consecuencias, defendió terminando por ello con los huesos en la cárcel.

Pero, sin amargura, sin hiel, como más tarde diría la mujer del poeta gaditano  Rafael Alberti , María Teresa León, en su libro El soldado que nos enseñó a hablar,  Miguel de Cervantes escribió Don Quijote; con humor, y burlándose, seguramente, de sus sueños de juventud. Envejecido, pobre, sin reconocimiento, tuvo al final de su vida la dicha de ver como su historia arrancaba carcajadas a todos los que la escuchaban del lector de turno. Su gloria estaba  destinada a ser póstuma y duradera, pero él autor del Quijote  nunca supo que sería así.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces