Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 marzo 2013 1 25 /03 /marzo /2013 19:35

EDITH, UNA MÁCULA EN EXPEDIENTE IMPECABLE

 cdi-ibis-pino-copia-2.jpg

Todos los que hayan visitado mi blog podrán comprobar que tengo varios artículos dedicados a la Consulta del pie diabético que el Ministerio del Poder Popular para la Salud de Venezuela tiene en el Centro de Diagnóstico Ibis Pino del 23 de enero. Sin embargo, hoy voy a tratar una irregularidad que veo en dicho centro.

Tengo que decir, antes que nada, que me encanta el ambiente que se respira en todos los CDIs, especialmente entre todo el personal cubano (médicos, enfermeras, técnicos de diagnóstico, personal de laboratorio) y  los enfermos. Me siento especialmente orgullosa como ciudadana del ambiente que se respira por parte de los pacientes que es el punto que, en todo caso, como venezolana, me toca.

Nunca he visto en ningún otro servicio de Venezuela una actitud tan receptiva, humana y cálida como la que exhiben los  usuarios de dichos centros caraqueños tanto entre sí como con el personal de la institución. Y mi impresión es que los usuarios responden a los que los sirven con las mismas formas que los tratan.

Pero, sin embargo, en este ambiente cálido entre pacientes y personal sanitario, hay una manzana de la discordia. La recepción, la primera imagen el centro ante los usuarios, está en manos de dos compatriotas del género femenino. Para desempañar esa labor no se necesita una formación demasiado cualificada, sólo buena voluntad y mejor carácter. En todo caso lo que debe ser requisito imprescindible es una actitud receptiva y servicial ante el enfermo que llega al centro sanitario, adolorido, en busca de ayuda, muchas veces con problemas familiares y sociales de difícil solución.

Evidentemente, como dice Edith, una de las recepcionistas, los problemas sociales que puedan tener los que al centro acuden no son “su problema”. Pero entiendo que sí es “su problema” atenderlos bien, ponerles cara agradable y recibirlos en actitud de servicio y eso no lo hace. Y ese sí es su “problema” y me temo que no lo sabe.

Edith y compañía tienen  como principal tarea recoger el listado de los que llegan por orden, y a partir de este alzado de datos “tienen” que  estar pendientes de pasarlos a la consulta uno por uno. Pero desde que llevo acudiendo a la consulta del pie diabético, este sencillo cometido es una fuente de conflicto. Y la pregunta es ¿por qué? ¿Por qué una tarea tan sencilla se convierte en un problema?

Cuando Edith  llega ya suelen estar esperando entre tres, cinco, siete, diez o doce pacientes. Lo que desean, algo muy sencillo, es que los anoten según su orden de llegada como está establecido. Pero Edith llega, se mete en las instalaciones del CDI y va a su aire. Cuando la buscan, para que cumpla su función, contesta que ya lo hará, pues en ese momento tiene otras cosas que hacer.

Ante esta respuesta,  los pacientes, diligentemente, se les ocurrió, en una ocasión, conseguir un papel y un  bolígrafo  para hacer la lista ellos mismos. En todo caso una ayuda. Pero la ayuda se convirtió también en fuente de conflicto. Fue mal recibida. No era “su problema” si los pacientes diabéticos, adoloridos con sus úlceras, se sentían en tensión por estar pendiente de no perder su lugar.

La cabeza de Edith no da para percibir estos detalles. Y si tiene alguna otra cosa que hacer parece que su cabeza tampoco le da para decir a otro compañero: “mira ocúpate tú de esto mientras yo realizó esto otro” o, simplemente, antes de hacer lo que tenga que hacer,  perder cinco minuto, o diez,  para anotar a las personas que esperan,  tarea ésta que no parece titánica.

Luego, a reglón seguido, una vez realizada la lista, cuando a bien se le ocurre, la deja por ahí” y ella se va, no se sabe a dónde, pero la lista queda “arrumbada” en algún lugar, normalmente la antesala del quirófano, y cuando llegan los pacientes para ser anotados no hay nadie que los anote. Cuando me ha tocado, yo misma he anotado a mi madre de 80 años, con problemas de movilidad, bastante delicada y la cual le importa muy poco a Edith: tampoco ese es “su problema”. 

Pero esta colaboración mía, espontánea, que abarca incluso a anotar a los que llegan conmigo, no gusta a Edith: me entrometo en su trabajo. Esta señora obra en el CDI como si fuese la dueña, como si no tuviese un jefe,  y parece que se siente, incluso, que está por encima de los médicos, enfermeras y personal técnico.  Esta imagen que proyecta resulta desagradable y chocante. La impresión que da es que el CDI no tiene jerarquías, que no hay un coordinador que ponga orden y que este eslabón, el primero de la cadena, anda suelto sin estar conectado con otro.

La primera pregunta que surge es: ¿de quién depende el personal de recepción? ¿Quién tendría que recordarle a Edith que anotar debidamente a los pacientes SÍ ES SU PROBLEMA? ¿Quién tendría que recordarle a esta trabajadora que su actitud en la recepción del CDI no es la más adecuada porque es la primera imagen que los pacientes reciben del CENTRO y la que ella ofrece es muy, pero que muy deficiente? ¿Quién tendría que decirle a Edith que ese cometido SÍ ES SU OBLIGACIÓN y que si no la desempeña con alegría, cordialidad, y actitud de servicio hacia el paciente está en un lugar que no le corresponde porque no posee las cualidades necesarias?

Lamentablemente la falta de “profesionalidad” de Edith no habla mal de ella sola, pues cuando un empleado se equivoca tanto,  habla mal también  de toda la organización. Y aunque me consta que el personal del CDI hace lo indecible por cubrir este fallo, Edith es una mancha en este expediente impecable. Y alguien tendría que decírselo, para que no obre de forma tan personalista y soberbia como si ella fuese la única a tener derechos dentro y fuera del CDI, por encima del personal sanitario y de los pacientes. Un empleado se puede equivocar, pero tanto, no es posible…

Compartir este post

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Situación venezolana
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces