Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 septiembre 2012 7 16 /09 /septiembre /2012 01:49

 

 

CON LICENCIA PARA ESTAFAR

  casa contruida-copia-2

 

He pasado los últimos veinte años en España. De estos veinte años recuerdo los primeros especialmente. Fue tiempo de cambio, no sólo en lo personal, sino también en el mundo. En una primera etapa estuve dedicada a ver crecer a mis hijos al mismo tiempo que me enfrentaba al reencuentro con el país donde había transcurrido mi primera infancia.

Evoco este lapso de tiempo como poco boyante para España. A pesar de que el país había entrado en la UE el ambiente que reinaba estaba lejos de ser próspero; no se dejaba de hablar de una  Europa de primera vía, entre los que estaban los países del norte, y una Europa conformada por países del sur, de segunda vía.

Lo cierto es que en aquellos tiempos,  donde la peseta era todavía reina y señora en suelo español, los intereses hipotecarios estaban al 13% y las viviendas tenían colgados cartelitos de “se vende” por todas partes. Y es que había muchas casas para vender y pocos compradores.

Las informaciones de corrupción caían día a día sobre el PSOE, partido en el poder con Felipe González al frente. Junto con los escándalos de corrupción surgían fuertes acusaciones contra el partido socialista y su líder por su incapacidad para llevar a España a ocupar un sitio de preeminencia en el privilegiado club que sería la Comunidad Económica Europea de la primera vía. Sus medidas socialistas y proteccionistas eran las responsables se decía en algunos medios.

Personalmente había abandonado una América Latina lacerada por el peso de la deuda y la imposición de unas políticas neoliberales que llevaron a estas sociedades, ya empobrecidas,  a hundirse aún más en la miseria: los que recuerdan aquella década, llamada la década perdida también, recuerdan como muchas personas llegaron a comer perrarina, la comida de perros. Estos cuentos los he escuchado especialmente en Venezuela, país petrolero, y por tanto con una gran parte de la población incompresiblemente en estado de miseria.

 Dejé aquel barco zozobrando a mi espalda y me trasladé a un  nuevo espacio físico, en el norte de la península ibérica, desde donde presencié, con gran asombro, la caída del Muro de Berlín, hecho que no me había podido imaginar ni en mis mejores sueños de primera juventud; el fin de la etapa de la guerra fría parecía abrirse paso sin ningún tipo de obstáculo en el camino. ¡Impensable!

Por otra parte, mis remembranzas de finales de los ochenta en Venezuela me llevan a recordar cómo Estados Unidos se preparaba para competir con una Europa más fuerte. Especialmente nítidos son los recuerdos de los seminarios de IBM dirigidos a los empleados a finales de esa década y principios de la siguiente: ¡ojo, que surge la Europa Unida, con un mercado tan grande como el de USA y una fuerza empresarial, en mucho sentidos, más eficiente y fuerte que la nuestra! Estas observaciones se hacían en todos los seminarios, preparando a una plantilla para enfrentarse a un mercado altamente competitivo. Claro que estas advertencias iban acompañadas de importantes recortes en todas las divisiones de IBM a nivel mundial: la empresa, que tenía en aquel momento 360 mil empleados, comenzó a aplicar una política de despidos y  jubilación anticipada. Eran aquellos malos tiempos para trabajar en IBM.

Estas proclamas de alerta se hacían independientemente de la fuerza que había demostrado Estados Unidos a lo largo de todo el siglo XX y, muy en especial Big Blue, el Gigante Azul, como es conocida IBM en el mundo de la computación[1].

Con toda esta experiencia vivida en IBM, enfrentarse con optimismo a la España de inicio de los 90 era lógico: el futuro no podía presentarse más promisor. Los artículos que hablaban sobre el futuro brillante del país inmerso en Europa se prodigaban. Pero la España de aquellos años seguía luchando contra un fantasma sempiterno: el del paro. No conseguía el país cuotas de paro menores a las del 10% por muchos esfuerzos que hiciese.

La década socialista terminó tras catorce años de gobierno e irrumpió repentinamente el partido de la oposición, el Partido Popular con una nueva forma de hacer política: en la primera etapa el PP tuvo que buscar negociar  con los nacionalistas  vascos, catalanes y canarios para poder formar gobierno lo que suavizó sus formas en el tema del nacionalismo estatal a favor de los nacionalismo regionales. Pero el caso es que en esta etapa del PP España terminó de hacer sus “deberes” para formar parte de los países fundadores del euro. Finalizaba la década de los 90.

De este lapso recuerdo hoy en día, con especial resentimiento, la letanía que se escuchaba sobre las compañías estatales, tanto de la electricidad como de telefonía de España, conocidas las "joyas de la corona". Entre ellas  ENDESA, Tabacalera, REPSOL, Telefónica y Argentaria. Su valor se calculaba  en más de seis billones de pesetas. La privatización de parte de ellas ha sido la mayor partida dentro del capítulo de las privatizaciones en España y  era una de las exigencias para la “convergencia con Europa” porque, según se decía, había que tener tarifas más competitivas. De ahí la necesidad de abrirlas al capital privado.

Lo cierto es que con el paso de los años los ciudadanos consumidores de los servicios de dichas empresas lo que hemos visto es cómo se ha estado y se están vulnerando nuestros  derechos en el cobro por sobreprecio de las tarifas eléctricas o en las diferentes modalidades de “estafa” que se le está aplicando al consumidor. Para no extenderme dejo aquí un par de artículos que se refiere a este tipo de estafas, tanto de las compañías de electricidad, de las entidades financieras o de las perpetradas por ciertas compañías telefónicas: Seguimos indefensos ante otro gran tsunami financiero, Vodafone y su puta madre, Ha perdido lo que tenía en preferentes, se lo canjeamos por acciones de Bankia, La estafa de las compañías de luz, Soria quitará la tarifa protegida de la luz a millones de hogares y La luz subirá el domingo un 4%.

Finalmente, tras ver cómo los servicios, tanto de suministro de energía como de comunicación, han ido a peor tras las privatizaciones,  y después de ver el sonado “robo descarado” perpetrado por los bancos con las preferentes, hay que llegar a la conclusión que los requisitos de convergencia exigidos por la Comunidad Económica Europea para entrar en el euro, no eran otros que el dar a las compañías privadas licencia para estafar. Y eso es lo que ahora se está constatando dolorosamente, a pesar de los cual se habla de más y más privatizaciones; lo que ya entienden los desengañados ciudadanos es:  más y más licencias para seguir estafando en los diferentes ámbitos de los servicios públicos.  

La conclusión es que las compañías estatales de la España que no convergía con el euro eran más fiables y honestas. El mundo de la convergencia europea es un mundo construido para la empresa privada, pero igual que a un hogar no lo conforman los ladrillos de una casa, a un país no lo conforman los intereses privados, especialmente los intereses del gran capital. Una nación está conformada por los ladrillos de los valores sobre los que se asienta una sociedad. Y hoy en día esos valores no existen; en su lugar se ha abierto paso un mundo sin ley y regido por estafadores. ¿Durante cuánto tiempo más se podrá seguir así? Esta no es la Europa que soñaron los ciudadanos; esta es la Europa soñada de los grandes capitalistas. Y la Europa de los grandes capitales es un gran fraude para los ciudadanos.



[1] El Gigante Azul venía en esos años constatando cómo paulatinamente iba perdiendo mercado compartido en ciertos productos (market share) lo que la llevaba a dejar de controlar el 70% de ese mercado en concreto a nivel mundial. En esta crisis IBM pasaba a dominar entre un 60 y un 65% del mismo mercado, pero la caída era paulatina. A pesar de todo esto, en aquel  momento la compañía siguiente más grande que le pisaba los talones a IBM era cinco veces más pequeña en tamaño.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Interés general
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces