Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 enero 2011 4 20 /01 /enero /2011 16:14

¡ITALIANITA, ESPAÑOLITA, PORTUGUESITA!

    n1019136951 376737 403304         n1019136951 202291 5133

  San Bernardino visto desde la autopista Cota Mil.      Inicio de la avenida Manuel Felipe Tovar en al redoma de San Bernardino

 

Como conté anteriormente en “Tenemos dos americanas en clase”, a los 6 años aprendí a pronunciar perfectamente la “Z” y la “C” diferenciándolas de la “S”. Tres años más tarde ese trabajo realizado por la profesora en el colegio gallego resultó inútil, pues regresé a Venezuela donde, seguramente, mi seseo me hubiese permitido reintegrarme sin que se notase mi paso por España. Pero no iba a ser así. Y mi sola presencia transmitía un mensaje involuntario que poco tenía que ver con mi propia percepción.

Tras mi experiencia en España, regresé a Venezuela con una pronunciación muy clara de las tres consonantes,  lo que dio a mi castellano un acento fuertemente peninsular. Pero, además, los siete inviernos vividos en Galicia hicieron que mi piel, blanca de por sí, regresase siendo como la nieve. “Pareces una cucaracha en una panadería”, me decían mis compañeros de clase. Otra afirmación que hacían era que si  tuviese los ojos más rasgados parecería china. 

Las características físicas, junto con mi nuevo acento, me convertían en una niña diferente que  contrastaba en una Venezuela multicolor y de un único sonido consonántico en lo que a la “Z”, “C” y “S” se refiere. Era tal la imagen de niña diferente que ofrecía que  hasta de lejos se notaba.

Durante mi segundo año en Caracas, ya viviendo en San Bernardino, al subir, o bajar, la avenida Manuel Felipe Tovar en dirección al colegio o de regreso, un grupo de niños comenzó a correr a lo largo de la balaustrada que todavía hoy en día rodea a la Panadería que está frente a la redoma gritándome: ¡italianita, españolita portuguesita! La primera vez que escuché los gritos me dejaron en un estado de asombro total, dado a qué no entendía su razón de ser. 

Al llegar a casa fui a donde estaba mi padre y le conté lo sucedido, para a continuación preguntarle: ¿por qué me gritan? ¿Creen que me insultan? Pero si me insultan, ¿por qué piensan que llamarme españolita, portuguesita o italianita es un insulto?   "No hija, no te insultan", me dijo mi padre. "Te ven diferente y creo que lo que quieren saber es de qué país eres. Cuando los veas de nuevo y te griten, diles que eres españolita".

 El consejo de mi padre me llevó, entonces, a aclarar algo que en mi mente permanecía en penumbras y era el punto relativo a mi nacionalidad. Por ello le dije: “no puedo decir que soy españolita. En España me llamaban la americana. Yo soy venezolana”. Mi comentario llenó de asombro a mi padre. Entonces comprendió que tenía explicarme que era española porque ellos, mis padres, lo eran.

 En ese momento  me dijo algo que nunca olvidé: la constitución española dice que es español todo aquel que nace en territorio español o el que nace fuera de él, siempre y cuando sea hijo de españoles. Además, me aclaro, la constitución venezolana también contemplaba que eran venezolanos todos los que nacían en territorio  venezolano y los hijos de venezolanos nacidos en otro lugar. Por tanto, yo era española y era también venezolana. Tenía doble nacionalidad.

 Con mi situación de nacionalidades aclarada, al día siguiente cuando me encontré con los mismos niños, en el mismo lugar y gritándome “italianita, españolita, portuguesita” me volteé y les dije: “no soy italiana ni portuguesa. Soy española porque mis padres lo son. Pero nací en Caracas, y por nacimiento soy también venezolana. Lo dice la constitución”. Entonces el grupo de niños me dijo: “adiós españolita”.

Cuando ya les había dado la espalda para continuar mi camino escuché otro grito: “adiós españolita nacida en Caracas”. Me volteé, y sonriente, alcé la mano y les dije: “adiós”. Entonces ellos me preguntaron: “¿vendrás algún día a jugar con nosotros?” “Pediré permiso a mis padres”. Y con estas últimas palabras seguí mi camino.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Personal
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces