Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 enero 2011 4 27 /01 /enero /2011 03:35

 

¡YO A TI TE CONOZCO!

 

 

                 5015 92569159143 629344143 1828695 2720023 n                   Eloy-V-Filven.JPG 

                 Grupo de alumnos en el Colegio "Arauca"                 El historiador venezolano Eloy Reveron

   

Para seguir con mis relatos de una comunicación involuntaria me traslado en el tiempo al 2010 cuando viajé a Venezuela para realizar  una investigación en la hemeroteca de El Nacional. Una vez en territorio venezolano no me limité a trabajar en el conocido periódico sino que también fui a la Hemeroteca Nacional en cuyas instalaciones me encontré con la filóloga Ángela Rizzo que trabaja en la revista   Altagracia del Instituto Autonómo de la Biblioteca Nacional.  

 A Ángela ya la había conocido durante mi viaje del 2009, por esta razón  pasé a saludarla. En esta ocasión  estaba acompañada por un hombre al cual preguntó: ¿no te parece sorprendente que Mercedes sea venezolana con el aspecto que tiene de española?  

 Tengo que decir que cada vez que escucho algo similar, relacionado con mi poca apariencia venezolana, me duele un poquito aunque reconozco que es una realidad insoslayable. Pero Eloy Reverón, historiador venezolano, escritor y profesor universitario,  estaba ensimismado y parecía no escucharla. Entonces  dijo algo que fue el contrapunto de Ángela, y el comienzo de una satisfactoria sorpresa:  

            -  ¡Yo a ti te conozco!

             -  ¡Claro que la conoces! – comentó Ángela Rizzo- Estuvo en Venezuela el año pasado.    La habrás visto en esta misma oficina.  

          -  No -dijo convencido- Te conozco de antes: ¿donde vivías cuando residías en Venezuela?  

            -   En San Bernardino.  

            -    ¡Yo también viví en San Bernardino! ¿Y dónde estudiaste? ¿En el Tirso de Molina?

            -  No -le contesté- Pude haber estudiado en el Tirso de Molina, pero no, no lo hice.     Estudié en El Colegio Arauca.

            -  ¡Claro! Ese colegio quedaba enfrente de mi casa. Yo vivía en el Terepaima. Todavía vive ahí mi madre.

             -   Sí, claro, El Terepaima. Conozco el conjunto residencial de toda la vida- respondí- Es el único por la zona que tiene piscina.

             - Pues seguramente te conozco de la avenida  Manuel Felipe Tovar. Todos mis amigos vivían por ahí. ¿Con quién te relacionabas tú?

            -  Bueno, tenía varios compañeros de clase que vivían en esa calle, pero a quien más conocía era a Ángela Adamo.

            -  ¡Los Adamo! Giuseppe y su padre Giovanni…- contestó Eloy ilusionado de encontrar puntos de coincidencia.

             -  Claro, Pino (de Giuseppino), el hermano de mi amiga- le dije. Y pasamos a darnos más detalles sobre la familia de mi amiga, conocida para ambos.

Eloy siguió preguntando:

             - ¿Y a quién conoces de la Tovar, además de  la familia Adamo?

             -  Bueno mi ex compañera de clase  Fernanda Blanco Alonso y su hermano Luis, vivían por ahí, en un edificio al lado del Italia (donde vivía mi amiga Ángela, hoy en día desaparecido).

 Pero Eloy no parecía conocer a Fernanda ni a su hermano. Insistió en ver si encontrábamos algún otro nombre común para ambos. Vino a mi memoria sólo el nombre de Carolina Naranjo. Llegó el momento en que él y Ángela Rizzo, su esposa, según me enteré a lo largo de la conversación, se fueron. Eloy se veía pensativo y seguía con cara de ensimismado tratando de evocar de dónde me podría conocer y tratando de recordar a la persona que parecía sugerirle el nombre de Carolina Naranjo.  Era evidente que le costaba  aclarar las zonas oscuras de las profundidades de su memoria.

Una vez en casa parece que recordó a Carolina Naranjo y a su familia con nitidez. Su esposa me lo contó al día siguiente: lo dejaste cabezón, pensando, hasta que le vino a la memoria la conocida de la que le hablaste y su familia no paró. Pero no había conseguido restaurar  de la penumbras del olvido  la razón del por qué mi rostro le era familiar. Yo tampoco. Pero ya una vez lejos, en la distancia, con un océano de por medio,  todavía me pregunto: ¿Era Eloy uno de aquellos niños? ¿Conocerá a aquel chico rubio que me preguntó por dónde andas que hace tiempo no te veo? Al menos con él sí me puedo comunicar hoy en día.

Compartir este post

Repost 0
Published by Mercedes Fuentes - en Personal
Comenta este artículo

Comentarios

Angélica Girón Mendoza 01/27/2011 19:24


Amiga, estoy encantada porque al espolear tu memoria obtienes materia prima para tu blog. Por favor, continua con las remembranzas que se te dan muy bien. Felicitaciones.
Angélica Girón Mendoza


Mercedes Fuentes 01/27/2011 19:27



Gracias Angélica. Tengo mucho material.



Presentación

  • : El blog de Mercedes Fuentes
  • El blog de Mercedes Fuentes
  • : Blog personal para compartir experiencias y expresar ideas.
  • Contacto

Enlaces